CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Entre Copas

Poster

'Pequeña gran película'

21/02/2005 - Por Sycamore

(4/5)

Todos los años se cuela en los Oscar una película menor, no llamada a hacer grandes números en taquilla y que no cuenta con deslumbrantes estrellas entre su reparto. Entre Copas es sin duda el título de este año, una película que ha cosechado éxito de crítica y adoración del público allí por donde ha pasado en una exitosa carrera rodeada de cierta sorpresa. Alexander Payne, que emergió gratamente con su falsa comedia teen Election y recuperó al Jack Nicholson más lacónico, firma aquí su mejor título hasta la fecha con una película absolutamente sencilla desde el principio hasta el final que basa su poder en el perfecto dibujo de sus personajes y en un guión de los de antes, de los que pocos quedan.

La historia se centra en el personaje de Miles, un taciturno, depresivo y mediocre escritor en horas bajas desde que hace dos años se cortara su matrimonio. Miles organiza junto con su mejor amigo, Jack, una original despedida de soltero alrededor de los viñedos de la costa oeste estadounidense para hacer catas de vinos y descubrir rincones tranquilos. Los planes de Jack sin embargo pasan por una diversión algo más infantil y primitiva pues no tiene otra cosa en mente que no sea disfrutar lujuriosamente de sus últimas horas de libertad prematrimonial. En la cruzada de ambos se cruzan las dos protagonistas femeninas con las que nuestros dos amigos vivirán distintas aventuras en las que el amor, la amistad y los sentimientos se pondrán en liza.

Si películas como Las Horas describen perfectamente el mundo femenino, Entre Copas se dedica al mundo masculino con gran acierto. Ambos personajes, tanto Miles como Jack, representan perfectamente dos formas de afrontar los problemas y la vida: Jack con despreocupación y casi de manera instintiva y Miles con reflexión y abatimiento. Todo en Jack y Miles es coherente y brillante y su amistad, que podría parecer imposible, es tan real como la vida misma y se retrata de manera perfecta con el paternalismo que Miles siente hacia el travieso e infantil Jack. La película es sin embargo de Miles, a quien conoceremos a fondo hasta empatizar con él y tomarle un cariño especial. Paul Giamatti es muy culpable de ello y ofrece una actuación que fue injustamente olvidada en los Oscar.

Entre Copas oscila constantemente entre la comedia y el drama de manera perfecta dosificando el clímax a la perfección, y logra un ambiente agridulce constante que impregna a la película de una credibilidad total en su desarrollo. El guión es una obra maestra: absolutamente sencillo y mundano pero con una profundidad perfecta y unos diálogos tremendos, a destacar el protagonizado por Maya y Miles en el porche, entre copas de vino. Los actores son todos un gran acierto e imprimen de humanidad al guión tal y como necesitaba el film. La labor de Payne se nota tras ver todas sus películas: un auténtico artesano a la hora de hacer reir y llorar en la misma película, un maestro a la hora de relatar sin que al espectador le quede claro si está viendo una comedia negra o un drama feliz.

Una pequeña gran película que probablemente no gane en los Oscar ni pase a la historia como un hito del cine pero que sí quedará en la mente de todos aquellos a los que haya tocado muy dentro. Una película de nuestro mundo, de nuestra gente, de cómo somos y cómo nos relacionamos, de lo que la vida nos ofrece y nos quita, y de cómo buscar nuestro propio camino para ser felices. Absolutamente imprescindible.

9/10

 

Visitada: 2107 veces







Puntuación de los Usuarios

7.08

(224 votos/13526 visitas) - Estadísticas >>