CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - La Soga

Poster

'Buen hacer'

19/12/2004 - Por morneo

(4/5)

Lo primero que sorprende en "La soga" es la forma que tuvo Hitchcock de rodarla. Lejos de planos cortos y de muchos cortes, Hitchcock plantea el argumento como si fuera una sola secuencia, exprimiendo al máximo el rollo de la cámara e intentando y consiguiendo dar fluidez al argumento y no deja descentrarse al espectador del hilo principal de la película.

Dentro de un guión excelente, Hitchcock maneja la sexualidad ambigua de los asesinos de forma magistral e incide especialmente en su relación, mostrándonos la obsesión por la perfección de ellos, de lo macabro que resultan ciertas acciones suyas y como se recrean dentro de un ambiente tenso, rodeados de personas y vemos como a la pareja asesina les afecta de distinta manera la presión, de como simples conversaciones se tornan diálogos indirectos, de una dualidad que les da miedo, como si fuera un presagio de lo que va a pasar.

Es difícil concebir una buena película en un espacio tan limitado, las escenas exteriores son prácticamente nulas (En la única que existe, al principio, vemos a Hitchcock en su típico cameo) y el decorado principal, que es un apartamento, es de un sorprendente detallismo, añadiendo además un efectivo fondo de la ciudad, de una visión panorámica, que si se observa a medida que avanza la película va cambiando del día a la noche.
Mas bien se concibe la película como una obra teatral, con unos dialógos muy cuidados, no siendo ninguno vanal o innecesario, toda cuestión entra dentro de la trama, pero el elemento principal es el suspense que produce la presencia oculta de la víctima en la habitación, creando momentos de intriga e incertidumbre y Hitchcock realiza tomas de un elevado suspense centralizando a veces la cámara en una sola acción, lo que da muestras de la genialidad de este director en elegir las tomas adecuadas.
Como en cierta películas de este estilo, en las que se suele utilizar la música como medio de hacer llegar a una escena importante, Hitchcock obvia ese recurso, dando fuerza al diálogo para hacer comprender al espectador lo siguiente que va a ver y todo se ve reforzado con la magnífica actuación de los actores, impecables en sus papeles a la vez que sencillos y naturales en sus forma de expresarse, pero destacando la pareja protagonista, los asesinos, que dan a sus personajes de una cierta complicidad entre ellos y James Stewart, como siempre, excelente.

Un hecho significativo es condensar toda esta intriga en ochenta minutos, tiempo suficiente para desarrollar la película sin que se haga pesada o cargante, una muestra más del buen hacer del maestro Hitchcock.

 

Visitada: 4251 veces