CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - La Primera Cita

Poster

'Cicatrices de la memoria'

05/05/2019 - Por Sergio Roma

(3/5)

La Primera Cita
Director: Jesús Ponce
Intérpretes: Isabel Ampudia (Isabel) / Sebastián Haro (Sebastián) / Mercedes Hoyos (Mercedes) / Víctor Clavijo (Médico militar) / Bruto Pomeroy (Coronel Rivas) / Darío Paso (Hijo del Coronel Rivas) / Ana Cuesta (Policía 1) / Daniel Morilla (Dependiente tienda discos) / Carlos Bernardino (Policía 2) / Lucía Hoyos (Dependienta tienda modas) / Andrea Haro (Novia) / Paqui Montoya (Camarera) / Ana Carvajal (Médico) / Juan Carlos Sánchez (General) / Eduardo Trías (Militar)
Sinopsis: Isabel es una mujer de mediana edad casada con Sebastián, un militar retirado que nunca ha sido precisamente atento ni delicado. Un brote de alzhéimer incipiente en ella obligará a su Sebastián a tener por primera vez que dedicarle atenciones, haciéndole [...]
Lea más en su ficha

Estreno 3 de Mayo de 2019

CRÍTICA



Una suave música de piano y unas antiguas fotografías al inicio de la película ya nos dan una pista acerca del carácter nostálgico y de memorias que va a tener la película. El siguiente paso es la presentación de los personajes, dos principalmente, una pareja compuesta por un militar de la vieja usanza, Sebastián y su tradicional mujer, Isabel. Ambos mantienen una relación muy convencional en la aparente placidez que supone la línea recta marcada por los convencionalismos. De manera nítida (quizás demasiado) podemos ir averiguando los rasgos de Sebastián, su machismo, homofobia y en general su manera cerrada de ver la vida, y de asumir como propios unos valores tradicionales, a los que parece haberse sumado su mujer. Pero la calma placentera y acomodada no suele durar mucho, y un diagnóstico de Alzheimer prematuro rompe todos los planes, desequilibra toda la relación y en definitiva supone todo un volcán de acontecimientos.

Si bien el tema del Alzheimer, siempre tan triste y tan interesante de abordarlo, se ha tratado ya en varias películas (inolvidables El Hijo de la novia, Arrugas o Siempre Alice por poner ejemplos conocidos) en esta película se le da un enfoque con cierta originalidad. El desarrollo de la enfermedad se narra de manera convencional, con esa desesperación que supone que la persona amada vaya olvidando poco a poco, pero en esta ocasión se mira de reojo al pasado, se reviven situaciones y los recuerdos toman todo el protagonismo en lugar de los olvidos.

Aunque se trata de la quinta película del sevillano Jesús Ponce, aún no ha obtenido el reconocimiento popular, y ha ido pasando de puntillas en las salas de cine. En su carrera ha alternado el cine con la televisión, y en lo primero, ha alternado guiones propios con guiones de encargo. En esta última película el guión es propio y supone un pequeño paso adelante en la construcción general de una historia, a pesar de que hay ciertos aspectos que no terminan de funcionar del todo.


(Más imágenes en su galería)



La manera de presentar los personajes y sobre todo sus prejuicios peca quizás de un exceso casi infantil en un intento de mostrar las evidencias con trazos demasiado gruesos. El desarrollo de la enfermedad hace que la convivencia poco a poco se vaya haciendo más complicada, y este desarrollo está bien narrado, ayudado por un curioso personaje (el médico militar protagonizado por Víctor Clavijo) que actúa como sentido común en la mente de Sebastián, como ojos objetivos y también como azote de los convencionalimos más machistas, lo que supone en términos generales una crítica social acertada. A Sebastián le tocará reconducir su vida, plantearse ciertos aspectos de su relación con Isabel, y tener mucha paciencia.

Los problemas de memoria de Isabel destaparán un secreto y la película a partir de entonces se centrará en este acontecimiento del pasado para observar si es posible la reconstrucción en el presente. Este suceso, nos presentará a otro personaje también interesante, Raúl (Bruto Pomeroy) otro militar con un punto de vista y una sensibilidad diferentes a Sebastián sobre los conceptos y valores adquiridos en su profesión.

En esta reconducción del presente, Sebastián tendrá que volver al pasado, o a las cenizas del pasado, y conoceremos a otro personaje importante, Mercedes (Mercedes Hoyos) antiguo vehículo de expansión que servirá en estos momentos como punzantes alfileres en una conciencia que ya de por sí llega desangrada.

Uno de los puntos más valiosos de este drama sobre la enfermedad del olvido son las interpretaciones de protagonistas y secundarios, con trabajos certeros e importantes a pesar de que el guión no siempre acompañe a crear situaciones de elevado nivel dramático. Tampoco los pocos intentos de añadirle algo de humor a la historia resultan acertados y alguno produce algo de sonrojo.

Encuentros como el de Sebastián con Mercedes, o la propia Mercedes con Isabel son reflexivos y nostálgicos a la vez que nos presentan a unos personajes que viven anclados con vestigios del pasado que les cuesta soltar para liberarse de sus propios pecados morales.

“Sabes lo que nos pasa a muchas?”, -le reconoce Mercedes a Isabel- “Que vamos por la vida buscando al hombre ideal, y al final nos quedamos solas. Pero cuando llegamos a una edad, nos damos cuenta de que solas nada, que eres libre”. Reflexión orgullosa de quién ha conocido a muchos hombres en su vida, previo a un paseo muy nostálgico y triste por la playa.

Una emotiva carta, un baile con el mar de fondo, un desdoblamiento de personajes, un bikini como símbolo de libertad y una fotografía (David Barrio Calderón) que acompaña adecuadamente cada momento nos deja un tramo final de buen sabor de boca y de buen ambiente dramático.

Una película sobre la pérdida de la memoria, pero sobre la recuperación de los valores y en ese viaje, la recuperación también de un presente que puede llevar a una “primera cita”.





@sergio_roma

 

Visitada: 229 veces







Puntuación de los Usuarios

0

(0 votos/245 visitas) - Estadísticas >>