CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Gloria Bell

Poster

'Agua en el desierto'

25/04/2019 - Por Sergio Roma

(3/5)

Gloria Bell
Director: Sebastián Lelio
Intérpretes: Julianne Moore (Gloria) / Sean Astin (Jeremy) / Alanna Ubach (Veronica) / Jeanne Tripplehorn / Michael Cera (Peter) / John Turturro (Arnold) / Cassi Thomson (Virginia) / Barbara Sukowa (Melinda) / Brad Garrett (Dustin) / Holland Taylor (Hillary) / Tyson Ritter (Vecino) / Caren Pistorius (Anne) / Sandra Rosko (Las Vegas Couple) / Corinna Harney (Player One) / Sonia Gascón (Girl at Front Desk) / Aileen Burdock (Jane Wingel)
Duración: 102 minutos
Sinopsis: Gloria tiene 58 años y está sola. Para compensarlo, llena sus días de actividades y por las noches busca el amor en el mundo de las fiestas para solteros adultos. La frágil felicidad en la que vive se altera cuando conoce [...]
Lea más en su ficha

Estreno 26 de Abril de 2019

CRÍTICA



En el año 2013 un director chileno no muy conocido presentaba una película en el Festival de Berlín y en el de San Sebastián llamada Gloria (2013). Dicha película le valió el aplauso de la crítica y la confirmación inicial de estar ante un cineasta prometedor, llamado Sebastián Lelio. Posteriormente Disobedience y sobre todo Una Mujer Fantástica, con la que se llevó el Oscar a la Mejor Película de habla no inglesa, le consagraron definitivamente hasta el lugar de relevancia internacional que ocupa actualmente.

Seis años después de aquella Gloria chilena, nos llega la Gloria norteamericana, un remake que sigue teniendo el nombre propio de Sebastián Lelio, al que se le suma además el de Julianne Moore como protagonista y como productora ejecutiva, en una papel hecho a su medida.

Seis años se antoja un tiempo excesivamente corto para la realización de un remake de una película y con el mismo director, si no es por un interés puramente comercial. Y analizarlo obviando la primera película resulta completamente imposible, por tanto se hace necesario comparar y juzgar el resultado final teniendo en cuanta aquella estupenda película, aunque como siempre, las comparaciones terminarán siendo odiosas.

En su inicio de este actual film, parece que Lelio no se va a complicar lo más mínimo, y tenemos el mismo plano elevado en discoteca acercándose entre personas bailando, hacia un mujer que se encuentra en la barra. Se da la vuelta y se trata de Gloria Julianne Moore.
Los primeros compases también mantienen el esquema anterior, variando tan sólo las canciones de la discoteca y los actores que participan.

La historia de Gloria Bell es aparentemente sencilla y mundana, pero como no podía ser de otra forma contiene singularidades que la hacen atractiva. Gloria es una mujer divorciada, madura que busca durante el día recuperar el amor familiar que parece ir perdiendo, y durante la noche el amor pasional que quizás nunca ha encontrado y que quizás nunca encuentre. En esta aventura casi de supervivencia conocerá a Arnold, un gentil caballero que se enamorará de ella desde un primer momento. Con él conocerá aventuras placenteras nuevas, pero también le tocará sufrir de manera directa e indirecta la relación que Arnold mantiene con su ex mujer y con sus hijas y la obsesión que parece tener por Gloria.

Gloria es Julianne Moore y Arnold es John Turturro. Moore realiza un papel sensacional, a la altura de Paulina García que protagonizaba “la otra” Gloria. Conoce perfectamente al personaje, lo entiende y sabe meterse en su piel con la profesionalidad que siempre le ha caracterizado. Incluso podemos encontrar algún fleco de personajes ya realizados por ella que mantienen un nexo en común con Gloria, especialmente en sus aspectos más dramáticos o tristes. John Turturro por su parte nos regala también un buen trabajo. Un personaje que vive con continuas contradicciones y que se debate entre un nuevo amor o la dependencia (autodestructiva) que siente hacia él su familia. Turturro se mantiene firme en esa propuesta y mantiene el pulso con Moore.


(Más imágenes en su galería)



La música de Gloria tiene una parte fundamental. Tanto en las escenas en las que Gloria aparece cantando en el coche, como en la propia discoteca, con temas muy populares y conocidos e incluyendo la propia banda sonora a cargo de Matthew Herbert forman un conjunto muy atractivo y encajan a la perfección con la historia desarrollando escenas de gran equilibrio.

Gloria se debate también entre la soledad y la complejidad de encontrar amor, cariño o pasión. Las llamadas sus hijos parecen desesperadas, así como sus encuentros casuales en la discoteca, pero en realidad Gloria se aleja de la frivolidad y busca el encuentro verdadero de las personas. Las escenas cantando en el coche parecen una válvula de escape espiritual o quizás una llamada de auxilio. En todo caso, consiguen el propósito de conocer más a Gloria, a través de la música y de las propias letras de las canciones. Un personaje fascinante que gracias a Moore alcanza grandes cuotas como también lo hacía con la chilena Paulina García. Tontea con la marihuana, y la poesía le emociona y a veces sus miradas hablan más que sus propias palabras. Esa sonrisa melancólica, esa alegría sincera en algunas ocasiones o tristeza amarga en otras. Esas ganas de vivir…

Pero, en realidad…¿qué busca Gloria? Eso lo iremos averiguando poco a poco en el desarrollo de esta tierna y melancólica historia, un retrato sincero de una mujer aparentemente normal. Una ventana abierta y directa hacia un mundo interior que parece no querer revelar lo más íntimo, lo más personal. La película contiene (como también lo hacía la anterior) curiosos elementos simbólicos como ese extraño gato sin pelo que siempre aparece en la casa de Gloria como queriendo avisarla, como acompañándola de manera extraña, como jugando con ella.

Los planos que Lelio emplea son cercano, ayudan a empatizar, y son certeros y transparentes con la intención de conocer a Gloria, de entenderla, y por qué no de acompañarla. También nos regala bellos planos casi absorventes, como los que aparecen en Las Vegas, con una Gloria subiendo las largas escaleras, o aquel en un pasillo dorado con su traje se noche también dorado en una metáfora sensacional de una posible jaula de oro.

Se podría decir que Lelio, se ha “autoplagiado” con acierto, que nos presenta una “nueva” película bastante respetable, y con aciertos, pero también la duda de si realmente era necesaria…

El tramo final nos deja una escena divertida, llena de pasión e incluso emotiva, acompañada (o impulsada) de Bonnie Tyler y su “Total Eclipse of the Heart”, para posteriormente dar paso a una nueva Gloria, bajo luces fantasmagóricas de neón, bailando, riendo, viviendo…



@sergio_roma

 

Visitada: 421 veces