CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Mug

Poster

'Impactante, tosca, emotiva y un tanto misteriosa'

02/02/2019 - Por Emilio Restrepo

(4/5)

Mug
Director: Malgorzata Szumowska
Intérpretes: Mateusz Kosciukiewicz (Jacek) / Agnieszka Podsiadlik (Hermana de Jacek) / Malgorzata Gorol (Dagmara) / Roman Gancarczyk (Sacerdote) / Dariusz Chojnacki (Hermano de Jacek) / Robert Talarczyk (Hermanastro de Jacek) / Anna Tomaszewska (Madre de Jacek) / Martyna Krzysztofik (Hermanastra de Jacek) / Iwona Bielska (Madre de Dagmara) / Tadeusz Bragiel / Pawel Browczuk / Katarzyna Chlebny (Enfermera) / Juliusz Chrzastowski (Doctor) / Wojciech Citak (Bailarín) / Krzysztof Ciureja
Duración: 91 minutos
Sinopsis: Jacek ama a su novia, a su perro y el heavy metal. Su familia, su pequeña ciudad natal y sus compañeros lo ven como un friki divertido y trabaja en la construcción de la que, se supone, se convertirá en la [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 1 de Febrero de 2019

CRÍTICA



Impactante, tosca, emotiva y un tanto misteriosa. Así es Mug, la nueva cinta de la directora polaca Malgorzata Szumowska que, tras llevarse el gran premio del jurado en la pasada edición de la Berlinale, llega a las salas españolas para consternar y cuestionar.


(Más imágenes en su galería)



La película cuenta la historia de Jacek, un admirador de metallica que trabaja en la construcción de una estatua de Cristo “más grande que la de Río". Este obrero, es un hombre corriente pero atractivo, con una presencia especial; tiene una novia con la que lleva una buena relación y vive una vida normal en una ciudad pequeña que se ha volcado en torno a la construcción de este enorme Jesucristo. Todo cambia cuando Jacek sufre un accidente laboral y cae literalmente dentro del cuerpo de cristo desfigurándose el rostro por completo, accidente que lo obliga a tener el primer trasplante de cara de Europoa.

A partir de este giro, la narración se convierte en un interesante cuestionamiento sobre la identidad, el cuerpo, el yo y el lenguaje; temas ya recurrentes en la filmografía anterior de la directora. Se hace un análisis muy interesante guiado por un personaje mudo y sin rostro que aun así nos genera ternura y desconcierto. Su voz aunque no se escucha, guía al espectador hacia lugares de cuestionamientos éticos muy delicados en donde la sociedad, las relaciones, la familia y la religión se ponen en constante duda ya que este hombre desfigurado sufre el abandono y el rechazo de todo su entorno.

En un juego donde el héroe se desdibuja y se vuelve mártir, donde Jesús no es más que una estatua o una excusa para devotos hipócritas y donde el hombre ya sin cuerpo y sin rostro se convierte en una especie de Frankestein consciente, la directora nos va llevando por una historia que nos deja hastiados de la sociedad doble moralista y cínica en la que vivimos, que nos deja una profunda sensación de soledad y que nos recuerda que lo más importante es la identidad individual sin importar que no haya una cara que mirar en el espejo.

 

Visitada: 205 veces