CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Yuli

Poster

'Mucha factura técnica, muy poca emoción'

14/12/2018 - Por Emilio Restrepo

(3/5)

Yuli
Director: Icíar Bollaín
Intérpretes: Laura De la Uz (Maestra Chery) / Andrea Doimeadiós (Berta) / Cesar Domínguez (Opito) / Carlos Acosta (El mismo) / Edison Manuel Olvera (Carlos Acosta de niño) / Keyvin Martínez (Carlos Acosta de joven) / Santiago Alfonso (Pedro Acosta) / Yerlín Pérez López (María) / Mario Elias (Mario) / Carlos Enrique Almirante (Enrique)
Duración: 109 minutos
Sinopsis: YULI es el apodo de Carlos Acosta. Su padre Pedro le llama así porque le considera el hijo de Ogún, un dios africano, un luchador. Sin embargo, desde pequeño, Yuli siempre ha huido de cualquier tipo de disciplina y educación. Las [...]
Lea más en su ficha

Estreno 14 de Diciembre de 2018

CRÍTICA



Yuli, el nuevo largometraje de Icíar Bollaín, relata la historia del bailarín cubano Carlos Acosta. La narración se va desarrollando intercalando flashbacks en los que vemos aquellos recuerdos de la vida e infancia del cubano mientras en el presente este prepara un espectáculo de danza basado en su vida. La película va tocando distintos temas interesantes sobre la vida de Yuli y profundiza en reflexiones sobre conceptos como la familia, la superación, la libertad, los sueños y el racismo. Todos estos temas, directamente vinculados con cada vivencia de esta leyenda del baile cuyas etapas de la vida le marcaron de manera definitiva y le fueron construyendo como persona y bailarín.


(Más imágenes en su galería)



Quizá lo mejor de este largometraje son los números de danza que ilustran la vida de Carlos Acosta y funcionan como metáforas y espacios mentales del protagonista a medida que recuerda su vida. Son estas coreografías con las que el espectador realmente conecta, son honestas, tienen mucha fuerza y están filmadas con astucia, poniendo al espectador dentro del escenario y bailando con los bailarines que derrochan expresividad. El resto de la narración se convierte en tediosa y extremadamente formal, dándole muchas veces un frialdad y un distanciamiento a situaciones profundamente emotivas y apasionantes pero que tal y como están rodadas pierden espontaneidad y ese toque de crudeza que sí tiene aquello que se cuenta pero no el cómo se está contando. La fotografía es técnicamente maravillosa, perfecta y especialmente en los números de danza acompaña la emocionalidad muy bien. Sin embargo, a mi modo de ver se queda en preciosista y muy cuidada quitándole ese olor a calle y a verdad que deberían tener las calles de cuba, su gente y las aventuras del protagonista.

Es un biopoc con una historia muy potente y un protagonista interesantísimo, necesario de dar a conocer en España. Es un acierto no idealizar ni presentar al protagonista como un superhéroe sino como un ser humano normal y cercano. Sin embargo, es un largometraje muy clásico en su lenguaje que muchas veces tiende al telefilme, tiende distanciarte como espectador ya que es tal el control y cuidado sobre la imagen que no hay una conexión emocional suficiente. Asimismo creo que Icíar Bollaín se aleja en esta película de su esencia como directora, parece un encargo y se echa de menos sentir su mano firme y evidente a la hora de filmar la película, sin duda alguna le hubiera hecho muy bien un toque de frescura radicalidad y crudeza a esta narración que se queda corta ante la inmensidad de la vida de Carlos Acosta.

 

Visitada: 291 veces







Puntuación de los Usuarios

5

(1 votos/412 visitas) - Estadísticas >>