CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - El Ángel (2018)

Poster

'Un personaje memorable, una película que pudo serlo'

02/11/2018 - Por Emilio Restrepo

(4/5)

El Ángel (2018)
Director: Luis Ortega
Intérpretes: Chino Darín (Ramón) / Daniel Fanego (José) / Lorenzo Ferro (Carlos Robledo Puch) / Luis Gnecco (Héctor) / Peter Lanzani (Miguel) / Mercedes Morán (Ana María) / William Prociuk (Federica) / Malena Villa (Marisol) / Cecilia Roth (Aurora)
Duración: 126 minutos
Sinopsis: Cuenta en clave de humor negro la vida del andrógino Carlitos desde que allanaba moradas en el instituto, cuando se manifestó su verdadera vocación, ser un ladrón, hasta que amplió considerablemente sus actividades delictivas en las que su matanza final solo [...]
Lea más en su ficha

Estreno 31 de Octubre de 2018

CRÍTICA



La productora de los hermanos Almodóvar: El Deseo, de la mano del director Luis Ortega, traen a las salas de cine: El Ángel (2018); una película cargada de música, género, y referencias cinéfilas que no se pueden ignorar.


(Más imágenes en su galería)



El film cuenta la historia de “Carlitos” Carlos Eduardo Robledo Puch, el asesino más reconocido de Argentina, interpretado magistralmente por Lorenzo Ferro, que sin duda, es el gran hallazgo de la película. Es un actor que respira frescura, naturalidad y emoción y que llena a su personaje de colores, agregándole una fuerte dosis de ternura, de dudas, miedos, e impulsividad que aunque ya vienen dados de guion, este actor logra transformar haciendo que brille en cada escena.

Pero si algo caracteriza a este largometraje es su impulsividad, la misma de la que está hecha su protagonista, y esto viene muy bien para la narración, porque durante todo el metraje, la película sorprende. Carlitos es un jóven absolutamente poliédrico y al estar tan bien interpretado, no sabes qué esperar de él, hay una constante expectativa por saber qué va a pasar, qué decisiones va a tomar y sobre todo de qué más es capaz. El actor protagonista se come la película y esta se queda por debajo de la fuerza interpretativa y de la grandeza de su personaje principal.

Técnicamente perfecta, con una puesta en escena muy trabajada, cuidada y metafórica. Las localizaciones, el uso del color y la dirección de fotografía, están direccionadas hacia las emociones y vivencias del protagonista, cada lugar y atmósfera trabajada a distintos niveles para generar una empatía con este andrógino asesino en serie. Todo esto enmarcado en la estética de los 70´s que logra un look visual exquisito de ver y recordando a grandes directores como Martin Scorsese, Pedro Almodóvar e incluso el lenguaje cinematográfico de Quentin Tarantino.

Es una película cargada de humor negro, de cuestionamientos morales y con una interesantísima reflexión sobre la sexualidad, la familia, la educación y la libertad. Trata todos estos temas de una manera diferente ya que no es la típica historia de gangsters y asesinos en serie, este es un asesino de 19 años, guapo y con buenos modales, que vive en un entorno bonito y refinado pero oscuro y sin límites. Es un personaje memorable, casi perfecto dentro del cine contemporáneo y una película que pudo serlo, pero se queda por detrás ante la grandeza de Carlitos. Su psicología y el viaje de adrenalina en sus aventuras criminales y en la intensidad de sus fantasías sexuales engancha mucho al espectador; pero deja una sensación de tibieza.

Creo que el concepto del guion y la fuerza de su protagonista se quedaron a otro nivel que el de la película. Como espectador quisieras más estallidos de emoción y más momentos de identificación con el protagonista para vivir realmente su historia y que todo el metraje estuviese cargado de esos picos que te da cuando Carlitos toma una decisión inesperada. Pero, se pierde esto en la manera en la que está rodada la película, se van muchos de los esfuerzos en la estilización y la fuerza visual, que sus protagonistas pierden peso y vuelo.

 

Visitada: 148 veces







Puntuación de los Usuarios

6

(1 votos/340 visitas) - Estadísticas >>