CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Venom

Poster

'La revolución simbiótica'

05/10/2018 - Por Sergio Roma

(2/5)

Venom
Director: Ruben Fleischer
Intérpretes: Tom Hardy (Eddie Brock) / Michelle Williams (Anne Weying) / Jenny Slate (Doctora Dora Skirth) / Woody Harrelson (Cletus Kasady) / Riz Ahmed (Dr. Carlton Drake) / Reid Scott (Patrick Mulligan) / Van Marten (Oficial) / Scott Haze (Jefe de seguridad Roland Treece) / Sam Medina (Parolee) / Jared Bankens (Isaac) / Sailor Larocque (Donna Diego / Scream) / Al-Jaleel Knox (Chico) / Laura Distin (Barman) / Selena Anduze (Camarera)
Duración: 112 minutos
Sinopsis: Cuando Eddie Brock adquiera los poderes de un simbionte, tendrá que liberar a su alter ego "Venom" para salvarle la vida. [...]
Lea más en su ficha

Estreno 5 de Octubre de 2018

CRÍTICA



No es el más popular de los personajes de Marvel Comics, pero sí podríamos afirmar que es uno de los más especiales, algo complejo y sobre todo uno de los que puede dar mucho juego en el universo cinematográfico.

Personaje ficticio creado por David Michelinie y Todd McFarlane ha participado en varios comics de Spiderman, como uno de sus principales villanos, y tal fue su buena aceptación que protagonizó varios comics en solitario.
Aunque es su primera aparición estelar en pantalla, Eddie Brock ya aparece como Venom en la película Spider-Man 3 interpretado por Topher Grace, aunque en esta película, evidentemente adquiere todo el protagonismo.

Los orígenes que se cuentan en la película provienen del Espacio. En un plano general del mismo, vemos aparecer una nave espacial con tripulantes a bordo que parecen explicar que llevan criaturas en su nave. La misma nave es víctima de un complicado aterrizaje, lo cual deja a una de esas criaturas deambulando por el Planeta, y con el resto protegidas para realizar experimentos.

A partir de ahí, la película se desarrolla en dos historias paralelas, ambas de interés. Por un lado el devenir de las criaturas del Espacio, aliens, o también llamados simbiontes, y por otro lado la historia de Eddie Brock, un periodista de fama gracias a sus reportajes “incómodos” y con una aparente vida feliz junto a su pareja. Ambas historias se desarrollan de manera bastante correcta, combinando drama, aspectos sociales, y ciencia ficción con bastante acierto y con la expectación de que fluyan las historias paralelas en una sola, de que haya, nunca mejor dicho, una simbiosis de ambas historias.

Y la hay, pero paradójicamente, la película empieza a bajar ligeramente de nivel en ese momento, y se vuelve en una ya conocida lucha del bien contra el mal, o al menos una apariencia de bien contra un mal no muy concreto. Aparece en escena el villano de la película, el Dr.Carlton Drake cuya visión apocalíptica del mundo, y sus propias ambiciones personales, le llevan a realizar experimentos con los simbiontes, sacrificando humanos, con la intención de crear una nueva raza, una nueva especie y en un momento dado, convertirse él mismo en lo que se llama huésped de uno de ellos, para ser Riot, el que acabará siendo el rival directo de Venom. Un Venom que a mitad de la película ya será dos personajes, un “nosotros” formado por Eddie y por uno de los simbiontes y que dará mucho juego en esa complejidad dual y en la propia comunicación interna entre ambos.


(Más imágenes en su galería)



La película en este tramo ya avanzado peca de obviedades, de convencionalismos de otro tipo de películas del estilo y también de ciertas incoherencias que impiden que termine de funcionar del todo.
Aunque el aspecto formal está bien tratado (efectos, música y planos resultan convincentes), el aspecto narrativo adolece de algo más de ambición y se echa en falta originalidad. Venom llega a amar a los humanos (a pesar de que aparentemente ha venido a destruirlos) pero el desarrollo de su personalidad y de sus motivaciones es bastante pobre.

El tono de comedia, aunque se agradece y nos recuerda a Deadpool en algunos momentos, tampoco llega a funcionar al cien por cien, y como el resto de aspectos se queda en tierra de nadie, con el miedo a perder credibilidad y con la poca valentía de adentrarse por terrenos poco transitados sin ningún tipo de complejos, como sí ocurría precisamente con Deadpool.

Sin duda alguna la película la mantiene en cierto nivel la interpretación principal (los secundarios Michelle Williams , Jenny Slate , Riz Ahmed, etc están bastante flojos) a cargo de un magnífico Tom Hardy que es capaz de llevar todo el peso de la película en ese doble papel de Eddie Brock y Venom. Es su segunda participación en una película sobre comics, ya había interpretado al villano Bane en El Caballero Oscuro. La Leyenda Renace.

Sin llegar a ser un fiasco, ni mucho menos, se esperaba un poco más de un personaje de comic con mucho potencial y con grandes posibilidades.

La incorporación en el tramo final de la producción del director Ruben Fleischer, (se planteó la posibilidad de que fuese Alex Kurtzman o Gary Ross ) al que conocemos por películas como Bienvenidos a Zombieland o Gangster Squad (Brigada de élite) quizás no fue la mejor de las ideas para abordar este trabajo, y es un proyecto que parece que se le queda grande y que no logra levantar con la solemnidad que se merece en ningún momento de la película, dejando un pequeño sabor agridulce que no empaña en todo caso el buen momento de entretenimiento que proporciona en líneas generales.




@sergio_roma

 

Visitada: 267 veces


Comenta esta Crítica

Comentarios (1)

21:30 - 05/10/2018

The Lobo

Leyendo la crítica se confirma lo que me temía. No han sabido comprender para nada porqué Veneno era atractivo para los lectores de cómics. Es lógico que como dice la crítica, al personaje le falten motivaciones, sobre todo teniendo en cuenta que el personaje Veneno, nace de la frustración profesional y depresión personal de Eddie Brock con respecto a Peter Parker por un lado, y con respecto a Spider-man por otro, y del sentimiento de despecho del simbionte al ser rechazado también por Parker/Spider-man. Esas dos criaturas fracasadas y despechadas se encuentran en su peor momento, y descubren que el culpable de todos los males es el mismo individuo, y de ahí nace la verdadera motivación del personaje.

Eso que nace en los cómics, es adaptado de manera extraordinaria en la serie animada de Spider-man de los años 90, donde a lo largo de muchos capítulos nos presentan a Brock siendo humillado tanto por Parker como por su alter ego arácnido. A pesar de ser un personaje rudo, desconsiderado, y manipulador como el típico periodista amarillo que es, verlo fracasar constantemente te despertaba un sentimiento de simpatía hacia él. Finalmente el culmen del personaje en la serie animada supera con creces cualquier intento cinematográfico de adaptar al personaje.


Ver el resto de comentarios sobre esta noticia






Puntuación de los Usuarios

5.52

(11 votos/838 visitas) - Estadísticas >>