CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Kill Bill Vol. 1

Poster

'El taichi ye-ye de Tarantino'

05/07/2004 - Por delbruck

(4/5)

El taichi ye-ye de Tarantino

El talento de Quentin Tarantino no es cuestionado casi por nadie. A pesar de sus pocos trabajos, la mayoría de la crítica no discute su innegable talento. Pero eso no vengo a descubrirlo yo ahora. Con ocasión de la salida de Kill Bill Vol. 1 en DVD y tras visionar la película tranquilamente, disfrutando de los más mínimos detalles, no podía por menos que añadir esta crítica.

Kill Bill es un claro ejemplo de como hacer una muy buena película sin nada, con retales y la típica historia de una venganza. Porque Kill Bill no tiene nada más, o ¿si?

La respuesta es si, Kill Bill tiene a Tarantino, que es un maestro a la hora de entrelazar historias, en un hilo central conocido para el espectador, que va descubriendo en diferentes capítulos saltando adelante y atrás por el argumento central. Esto no deja de ser algo ya visto en los anteriores trabajos del director, pero en esta ocasión, a pesar de tener un guión central más flojo, Quentin ha hecho un alarde visual mucho más acentuado que en sus anteriores películas. Si Pulp Fiction tiene una estética cuidad, lo de Kill Bill roza lo exagerado.

Desde el principio hasta el fin de la cinta todo está muy cuidado, sobre todo las localizaciones y el vestuario. Por supuesto, los diálogos llevan la marca de la casa y el aire "popero" se respira en todas las secuencias. Homenaje constante a la serie "B", a las películas "malas" de artes marciales, Kill Bill derrocha humor negro y casquería.

Tarantino ha demostrado sobradamente que lo suyo es el cine negro, y esto también queda patente en Kill Bill. El fetichismo del director de Knoxville abarca muchos campos, desde las katanas (pieza clave de la película) hasta la música que como siempre es parte fundamental en sus trabajos.

Uma Thurman vuelve a ser la musa de Quentin, de forma protagonista en esta ocasión, no porque en Pulp Fiction no lo fuera, si no porque aquí es la estrella de la película, sin discusión posible. Todo gira en torno a Uma, y no nos separamos de ella salvo en el capítulo dedicado a la historia de O-Ren (Lucy Liu). Su interpretación no defrauda, aunque Kill Bill deja poco margen a la interpretación, la acción lo llena todo. El resto de actores está a la altura, pero tienen apariciones breves, salvo en el caso de la ya mencionada Liu y sus 88 maniacos.

BSO:

Comenzaremos la cinta con Nancy Sinatra y su peculiar "Bang Bang" y nos meteremos en faena con el rock fresco de The 5.6.7.8's (grupo muy interesante). La mayoría de los temas se ajustan perfectamente a la acción, es de sobra conocido el perfeccionismo de Tarantino en el aspecto musical de sus películas.

El Anime:

No sé si atreverme a decir que estamos ante la primera película que incluye en su metraje animación, porque posiblemente esto sea falso. Lo que si creo que puedo afirmar es que estamos ante la primera película que mezcla animación como una parte más del guión perfectamente engarzada con el resto de la trama. La calidad del "anime" es impresionante, y otorga de un dinamismo muy bueno a esa parte de la cinta.

La estética:

Estamos ante el punto fuerte de esta producción. Este aspecto está cuidado hasta el último detalle. El homenaje a todo tipo de "pelis" antiguas, es permanente, pero destaca el claro homenaje a Bruce Lee. Muchos fans del mejor actor de artes marciales, han quedado encantados al ver a Uma embutida en el traje amarillo que hizo famoso Lee en Juego con la muerte con las ya famosas zapatillas Onitsuka Tiger, todo un lujo para la vista.


Una película que saca lo mejor de una historia repetida, y que merece la pena ver, para disfrutar del cine diferente y original de Quentin Tarantino.

 

Visitada: 4869 veces