CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Wonder Wheel

Poster

'Ser infeliz donde todo el mundo es feliz'

21/12/2017 - Por

(4/5)

Wonder Wheel
Director: Woody Allen
Intérpretes: Jim Belushi (Humpty) / Juno Temple (Carolina) / Justin Timberlake (Mickey) / Kate Winslet (Ginny) / Max Casella (Ryan) / Jack Gore (Richie) / David Krumholtz (Jake) / Robert C. Kirk (Vendedor) / Tommy Nohilly (Amigo de Humpty) / Tony Sirico (Angelo) / Steve Schirripa (Nick) / John Doumanian (Camarero) / Tom Guiry (Ligón) / Gregory Dann (Pescador) / Bobby Slayton (Pescador)
Duración: 101 minutos
Sinopsis: Un relato de pasión, violencia y traición que cuenta la historia de cuatro personajes cuyas vidas se entrelazan en el ajetreo y el bullicio del parque de atracciones de Coney Island en la década de los 50. [...]
Lea más en su ficha

Estreno 22 de Diciembre de 2017

CRÍTICA



El mejor Woody Allen ha vuelto, no es que se fuera nunca, sus anteriores films tienen la calidad, entretenimiento y carisma que muchos grandes directores quisieran tener en sus films. Y es que no es muy complejo mantener ese nivel tan alto año tras año, por eso, es muy fácil juzgar y tender a la baja cuando se habla de un estreno de este genio. Pero yo hoy voy a tender a lo alto y, no diré que es la mejor película desde Match Point, olvidemos ya esa frase hecha por favor, es su mejor película desde Blue Jasmine, y eso que Café Society me pareció entrañable.


(Más imágenes en su galería)



Wonder Wheel ya es un clásico antes de que se haya estrenado. Quizás el primer plano de Justin Timberlake hablando a cámara, hipermaquillado, asuste un poco y eche para atrás, pero en seguida el ambiente de Coney Island te atrapa y la narración de este cantante, para mi gusto, mejor actor, te acaba convenciendo, compras y piensas, qué perro este Woody. La historia, en esencia, no es que sea original (nos recuerda a El Graduado levemente), ya nada puede ser original, pero la maestría reside en el cómo se cuenta esa historia y en el tratamiento y profundidad de sus personajes. Ginny (Kate Winslet) es una mujer amargada (infeliz en el peor sitio para serlo, un parque de atracciones) añora una juventud en la que fue actriz y estaba con un baterista, y se lamenta de sus malas decisiones. Ahora vive con su hijo, un niño con problemas psicológicos y pirómano, amante del cine, y quien nos regala momentos de un humor negro como las cenizas de lo que quema, y con su segundo marido Humpty (Jim Belushi), un tranquilo trabajador del carrusel, al que le gusta pescar y pegar a su mujer cuando bebe (cosa que tiene prohibida). Están en crisis y eso ha hecho que Ginny se fije en el socorrista de la playa (Timberlake), hombretón, romántico y dramaturgo, que salvará a Ginny de ahogarse en sus desgracias. Después de introducirnos a los personajes, para enredar más la situación, llega Carolina (Juno Temple), hija de Humpty, que huye de su esposo, miembro de la mafia, y viene a reconciliarse con su padre y a buscar refugio. Carolina será una amenaza para Ginny y su aventura con Mickey. Todo parece una telenovela, un melodrama, una historia de amores y desamores, infidelidades y celos, presentes todos en la tragedia que tanto ama Allen. Pero es que está tan bien contado, es que sus diálogos son tan buenos, sus escenas tan intensas, su dirección tan sublime y su fotografía, su fotografía se merece un párrafo aparte.

Lo mejor del film, sin duda, es Kate Winslet. Su nivel de interpretación es tan elevado que asusta. Está en su mejor momento y sin duda estará nominada al Oscar. Solo por Kate merece la pena disfrutar de esta película. Es la que lleva todo el peso y hace mejores a sus compañeros, que también están a un nivel excepcional. Sobre todo, Juno. Sus escenas juntas pasarán a la historia del cine. Actuaciones todas, que van in crescendo, hasta llegar a un clímax maravilloso.

Hablemos ahora de la fotografía. Vittorio Storaro hace un trabajo brutal. Cada plano es digno de estar enmarcado y expuesto en un museo. La luz aparte de ser preciosista es un personaje más, más bien, es la interiorización de lo que sienten estos personajes. Justificado por los colores y luces del propio parque de atracciones y de los atardeceres en la playa en la hora mágica: rojos, azules, cálidos y fríos y blancos y realistas, para los momentos de amor, celos, sufrimiento y tristeza y, realidad. Nominación al Oscar asegurada también.

Y por acabar, decir que es la película más triste de Woody Allen, es una película de sueños rotos, de sueños incumplidos, de dolorosa melancolía y desespero por tener una segunda, o tercera oportunidad, de escapar, de ser infeliz donde la gente es feliz, de personajes imperfetos, humanos y empáticos, de ser sincero con los miedos de uno mismo, de sentirte atrapado por tus decisiones, de resignación. Y con un final que deja felizmente jodido. Una de las mejores películas de este año. Larga vida a Woody.

 

Visitada: 424 veces







Puntuación de los Usuarios

6.64

(13 votos/541 visitas) - Estadísticas >>