CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Cómo Entrenar a tu Dragón 2

Poster

'Cómo hacer una secuela'

01/08/2014 - Por Evelio Barbero

(4/5)

Cómo Entrenar a tu Dragón 2
Director: Dean DeBlois
Intérpretes: Jay Baruchel (Voz de Hipo) / Gerard Butler (Voz de Estoico) / Cate Blanchett (Voz de Valka) / America Ferrera (Voz de Astrid) / Craig Ferguson (Voz de Bocón) / Djimon Hounsou (Voz de Drago Puño Sangrientor) / Kit Harington (Voz de Eret) / Kristen Wiig (Voz de Brusca) / T.J. Miller (Voz de Chusco) / Jonah Hill (Voz de Patán) / Christopher Mintz-Plasse (Voz de Patapez) / Kieron Elliott (Voz de Hoark) / Philip McGrade (Voz de Starkard) / Andrew Ableson (Voz de Ug)
Duración: 105 minutos
Sinopsis: Han pasado 5 años desde que la paz entre dragones y hombres se estableciera. Ahora Hipo y sus amigos pasan su tiempo entre obligaciones y carreras de dragones. En uno de sus viajes explorando los confines de la región, Hipo encuentra [...]
Lea más en su ficha

Estreno 1 de Agosto de 2014

CRÍTICA



Le ha costado a Dreamworks pero al fin lo ha conseguido. Siempre a la estela de la implacable compañía del flexo y a pesar de haber tenido su momento de gloria con el primer Shrek, su departamento de animación no parecía terminar de encontrar el botón de hacer una película de gran nivel y mucho menos una secuela a la altura. Si bien el primer Shrek significó un arrebato de imaginación y frescura, sus continuaciones fueron desangrando el espíritu de la original hasta llegar a producir cierto hastío tras tanta revisión de la franquicia. Hasta que en 2010 le entregó las llaves de la casa a un Dean Deblois que traía en su haber una participación como guionista en Mulan y la dirección y escritura de Lilo & Stitch, ambas buscando recordar visualmente a los años en que Disney era la reina indiscutible en lo que venía en llamarse "dibujos animados".


(Más imágenes en su galería)



Hace cuatro años demostró que podía modernizar su estilo contando la historia de una comunidad vikinga donde un niño se hacía amigo de un dragón, demostrando un buen manejo narrativo y visual en un soplo de aire fresco para un género que empezaba a mostrarse repetitivo y poco original. No es extraño que la buena acogida que tuvo se tradujera en una secuela para la que se han tomado cuatro años, y eso se nota. Mientras otras franquicias parecen darse prisa en exprimir la taquilla dejando de lado cualquier atisbo de creatividad, DeBlois ha aprovechado el tiempo para hacer una continuación si no a la altura de su predecesora, posiblemente incluso mejor, por aprovechar los avances en el campo de la animación por ordenador en el tiempo que separa ambas entregas, por demostrar cómo se puede hacer una secuela de altura sin descuidar las formas, y por hacer una demostración de energía y dinámica a la altura de las mejores películas de acción. La calidad y lo palomitero no tienen por qué estar reñido.

Está claro que entre los objetivos de la producción no existe obsesión por el marketing. Exceptuando a los protagonistas Hipo y Desdentado, el resto de personajes no pasan precisamente por los cánones de belleza infantil y menos si vienen en forma de peluche. En su lugar, la apuesta es mucho más creativa. El estilo de vida vikingo y valores como la familia, la amistad y la lealtad, sirviendo como vehículos de la historia pero sin usarse como moralinas baratas, unido a la emocionante partitura de John Powell (nominado al oscar por la primera entrega), completan un cuadro que es una gozada para el espectador y una de las mejores ofertas de lo que llevamos de temporada estival.

 

Visitada: 3488 veces