CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Oblivion

Poster

'Entre las palomitas y Odisea 2001'

11/04/2013 - Por

(3/5)

Oblivion
Director: Joseph Kosinski
Intérpretes: Tom Cruise (Jack Harper) / Olga Kurylenko (Julia Rusakova) / Andrea Riseborough (Victoria) / Morgan Freeman (Malcolm Beech) / Melissa Leo (Sally) / Nikolaj Coster-Waldau (Sykes) / Zoë Bell (Kara)
Duración: 126 minutos
Sinopsis: Jack Harper forma parte de una enorme operación dirigida a extraer los últimos recursos vitales de la Tierra, después de que el planeta quedase arrasado por décadas en guerra con los aterradores Carroñeros. Su misión es patrullar el cielo a miles [...]
Lea más en su ficha

Estreno 12 de Abril de 2013

CRÍTICA



Año 2077, ganamos la guerra contra la amenaza alienígena pero perdimos el planeta, hubo que usar bombas atómicas (esto que ahora ha vuelto a poner de moda nuestros "amigos" Coreanos)
Un mecánico es el único superviviente en el planeta tierra, el encargado de reparar los drones y de defenderse de cualquier ataque de los "carroñeros". Sale cada mañana a a patrullar los cielos de un planeta tierra que aún jadea entre sus propias cenizas. Su compañera en esta misión vive junto a él en una base en el cielo y esperan el día en el que volverán con los demás supervivientes para poder iniciar una nueva vida en una de las lunas de Saturno.


(Más imágenes en su galería)



Joseph Kosinski dirige esta apuesta total por volver al mundo de la ciencia ficción, director de la renacida Tron Legacy, se inventa un mundo fabuloso a caballo entre el caos y mínimos atisbos de esperanza. Algo así como una gran catedral destruida por la que entran pequeños agujeros de luz en su interior. Oblivion no es Blade Runner, pero tampoco intenta serlo. Bebe de un buen puñado de películas del género. La pregunta es si redescubre algo o simplemente copia lo mejor de cada una de ellas y nos lo muestra en un resumen de dos horas. Ahora días después de verla he de decir que sin ser mucho menos un film original que de la vuelta a la ciencia ficción tal y como la concebíamos hasta ahora, es una obra más que digna que te mantiene pegado durante su duración a la pantalla, inmerso en un torrente de imágenes y colores que oscilan entre el gris ceniza y el azul celeste. Un abanico de tremendas imágenes aéreas, una ambientación elegante. El diseño de interiores dentro de las casas sobre el cielo es totalmente creíble con cierto aroma a serie de ciencia ficción setentero, aportando credibilidad con un aire "retro" en medio de tanta avanzada tecnología.
La relación de Jack con su compañera es uno de los puntos fuertes de esta historia, sin querer desvelar más sobre la trama, es digamos la base donde se edifica esta buena película sobre la supervivencia humana en el momento que más cerca esta de su extinción.

Los planos de el estadio de los Yankees, lo que queda de la estatua de la libertad (haciendo un guiño al El Planeta de los Simios (1968) de Charlton Heston) o las ruinas del Empire State y lo que queda de la biblioteca de Nueva York son cosas que me sobran.¿Por qué no hacer esta obra más universal y ambientar las ultimas cenizas en cualquier otra parte del mundo que la archiexplotada N.Y? ¿No estamos ya cansados de saber cuáles son los símbolos de la ciudad de los rascacielos en miles de films? ¿Por qué estropear momentos de clímax entre la pareja protagonista con imágenes de anuncio de colonia y diálogos imposibles que ensucian lo ya creado? ¿Por qué recurrir a la tópica escena de recuerdo poniendo un gris marengo en los sueños de Jack que parece la nueva campaña de un anuncio de Navidad?
Estas y otras preguntas que no puedo hacer por no revelar el argumento son las que me gustaría hacer al director que víctima de los clichés malditos de las grandes superproducciones peca en caer en detalles que el cine Europeo nunca tendrá y que hubieran echo que esta obra tuviera ese calado clásico y realista de gran obra que nunca será. Una lastima.

La actriz Andrea Riseborough da el contrapunto amargo al personaje de Tom Cruise como compañera de misión, aporta una buena dosis de credibilidad, en un personaje autómata absorbido por un poder superior. Olga Kurylenko ex chica Bond, es una magnifica elección de casting para un papel con pocos diálogos salvados por un bello rostro y su complicidad con el personaje de Jack. Morgan Freeman está aquí más sólido que una roca, un actor en su momento más dulce al que es una delicia ver siempre en cualquier papel, un regalo y una gran elección para su papel. Tom Cruise, aquí con una economicidad de gestos que pocas veces le había visto, un actor amado y odiado a partes iguales que causa todo tipo de debates a diario. Pero un fenomenal interprete que a sus 50 años va encontrando una forma de actuar más templada que en papeles como en este sale muy beneficiado pasando con nota.

Como dijo William Faulkner en su discurso de aceptación del Nobel de literatura en 1950:

"Yo rehúso aceptar el fin de la Humanidad.

Es fácil decir que el hombre es inmortal porque perdurará; que cuando haya sonado la última clarinada de la destrucción y su eco se haya apagado entre las últimas rocas inservibles que deja la marea y que enrojecen los rayos del crepúsculo, aun entonces se escuchará otro sonido: el de su voz débil e inextinguible todavía hablando.

También me niego a aceptar esto.

Creo que el hombre no perdurará simplemente sino que prevalecerá. Creo que es inmortal no por ser la única criatura que tiene voz inextinguible sino porque tiene un alma, un espíritu capaz de compasión, de sacrificio y de perseverancia."


Oblivion, una película absolutamente recomendable para los fans de las palomitas de fin de semana, muy recomendable para los que busquen su dosis de entretenimiento en un film con más. Y poco recomendable a los que acudan pensando que van a ver el Blade Runner del siglo XXI.

En definitiva una película honesta, que a día de hoy no es poco.

 

Visitada: 1955 veces







Puntuación de los Usuarios

6.6

(151 votos/7221 visitas) - Estadísticas >>