CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Dogville

Poster

'Fenomenal engaño'

08/11/2003 - Por ABM

(4/5)

Esta es la última película del genio danés Lars von Trier miembro fundador junto a otros colegas del movimiento Dogma 95. Aunque esta no es una película Dogma desde luego pues se salta la gran mayoría de normas del decálogo del movimiento. Pero si que se nota la mano de su director y nunca mejor dicho al usar en muchos momentos la ya habitual en él cámara en mano, lo que quizás maree a más de uno pero seguramente menos que en otras ocasiones.

Está rodada, según me he podido documentar, usando una combinación de DVCAM y la cámara de alta definición CineAlta por lo que el aspecto que presenta la imagen es bastante decente al contrario que en otros films grabados en video digital, ello probablemente debido a la calidad de las citadas cámaras usadas en esta película que además está en formato widescreen y no 4:3 como muchas otras películas filmadas en video digital. Quizás gran parte del mérito sea del director de fotografía Anthony Dod Mantle que lo ha sido anteriormente de muchas de las películas Dogma y de la reciente "28 días después".

La verdad es que llevaba esperando esta película desde su estreno en Cannes, lo que ha hecho que suponga mayor decepción saber que en España la versión doblada se iba a estrenar mutilada en gran parte de su metraje. Esta versión recortada es la que finalmente he visto y durante la película me ha dado la impresión de notar justo donde estaban algunos de los cortes realizados.

La película es excelente de todos modos pero por lo que me he podido informar la versión completa quizás alarga algunos momentos más de lo necesario, y no es que quiera justificar el recorte de metraje pero quizás hubiera sido incluso beneficioso siempre y cuando la versión definitiva de la película fuera más corta en todo el mundo y no sólo en algunos países como España o Italia.

Desde el momento en que la película es presentada como un film de 3 horas, así debería ser en todo el mundo por mucho que un metraje inferior mejorará el dinamismo de la cinta. Y es que aunque este montaje haya sido aceptado por Von Trier está claro que si lo ha sido es por los intereses comerciales y no artísticos.

Y es que como digo a veces he notado falta de continuidad al faltar escenas pero en otros momentos, sobre todo en los primeros capítulos, he tenido la misma sensación de alargamiento de situaciones que personas que han visto la versión "larga" han sentido. Esto me hace pensar que se han recortado cosas que no debían serlo y se han dejado cosas que, si es que se debía recortar por obligación, podían haber quitado.

Olvidando estos pequeños inconvenientes sólo puedo decirle a todo el mundo que vaya a ver esta película porque es sin duda lo mejor que he podido visionar este año, y si encima nadie va a verla lo que ocurrirá es que en el futuro no sólo recortarán metraje sino que directamente no estrenarán películas como ésta (algo que ocurre con los films de autores menos conocidos que Trier).

El reparto es realmente impresionante con Nicole Kidman, Paul Bettany que hasta ahora había participado en bodrios del calibre de "Destino de Caballero" o "Una Mente Maravillosa, pero que aquí está realmente bien y francamente me recuerda bastante de aspecto a Max Von Sydow cuando era joven y trabajaba para Bergman, quizás sean suposiciones pero es curioso que otra de las actrices que participan en esta película es Harriet Anderson (actriz habitual de Bergman en muchas de sus películas). Completan el reparto nombres tan prestigiosos como Lauren Bacall, Jean-Marc Barr (habitual de Trier desde Europa), Ben Gazzara, Philip Baker Hall (habitual de Paul Thomas Anderson en películas como "Sydney" interpretando al carismático Sydney o "Magnolia" como presentador de un popular concurso de la televisión) y algunos otros nombres frecuentes del cine de Trier que no cito para abreviar.

La película es contada de forma que parece un cuento a lo que contribuye el uso de narrador (John Hurt es su voz en la versión original) y la división en nueve capítulos y un prólogo, aunque no de hadas precisamente ya que muestra las miserias y la hipocresía de la sociedad americana, a través de los personajes del pueblo de Dogville, nombre que nunca fue tan apropiado para definir a la gente de un lugar, como comprenderán los espectadores cuando vean el final de la película. Von Trier saca a los actores lo mejor de ellos metiendo su cámara en ellos del modo habitual en él y que te hace estar más cerca de los mismos y por tanto creerte lo que nos cuentan gracias sobre todo a los muy frecuentes primeros planos.

Y hablando de actores, el papel interpretado por Nicole Kidman es un rol similar al que adoptaron Björk o Emily Watson en anteriores películas de Trier, es decir, una mujer que será maltratada por los acontecimientos y la sociedad. En este caso concreto no me ha parecido que sea un papel tan lacrimógeno como el de las otras "heroínas" anteriores del danés, aunque desde luego la pobre Grace se encuentra en la película cada vez más sola según va siendo traicionada por esas personas de Dogville para las que hace cosas que "no son necesarias" pero de las que se aprovechan desde luego y que la acaban esclavizando de un modo inhumano, todo como contrapartida al escondite que le brindan para que no la encuentren los gángsteres que la persiguen.

Quizás al principio resulte chocante la forma en que está construido el pueblo sin paredes y con arbustos que no son más que una marca de tiza en el suelo, pero al final te acostumbras a ello y precisamente provoca una extraña sensación en algunos momentos delicados del film pues pareciera que los habitantes del pueblo estuvieran viendo algo que no están viendo en realidad al tapárselo las paredes de su casas, lo que te hace verlos más culpables aún al no evitarlo.

Se le puede acusar a Trier de tramposo o efectista de querer crear la emoción del espectador mediante artificios que le engañan (los que haya visto "Bailar en la oscuridad" o "Rompiendo las olas" sabrán a lo que me refiero), pero joder, cuando te engañan de la forma en que lo hace este genio ciertamente sientes un gran placer. Y en este film Trier es más tramposo que nunca, por suerte. Para finalizar decir que cierta dosis de humor típico del director danés completa el film lo que le sienta bien a la película a pesar de ser un drama ya que es un humor bastante negro, con muy mala leche en ciertos momentos (algo similar al empleado en otra película suya, "Los Idiotas").

 

Visitada: 3749 veces