CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Gattaca

Poster

'Unos escasos segundos de "compasión" tienen muchísima más fuerza que años de soberbia y prepotencia'

31/07/2009 - Por lao_tse

(4/5)

OJO, contiene SPOILERS

En esta película queda de manifiesto como un insignificante acto de compasión puede cambiar el destino de una vida consagrada al egoísmo, la ambición y la obsesión por la superación personal. Y esto es lo que ocurre en el desenlace final cuando el doctor, que es responsable de la detección de individuos defectuosos, se encuentra con que uno de los elegidos es realmente un "inválido", un "hijo de Dios" creado al azar, como los llaman en la película. En este momento final, cuando parece que el protagonista ya se ha visto descubierto, un brote de humanidad invade al doctor, llevándolo a alterar el resultado de las pruebas con la intención de que el "defectuoso" logre finalmente su ansia por volar al espacio.

La "compasión" no es algo innato, sino más bien una enfermedad que se contagia de padres a hijos, de maestros a alumnos, o entre las personas en general. A veces también puede ser una simple imagen, unas cuantas palabras, o una frase musical en un determinado momento. Su origen es la fe, la esperanza, la creencia, la religión en definitiva. Si nos manchamos de religión es probable que acabemos oliendo bastante mal, sobretodo hoy en día, pero si somos más humildes y aprendemos a "destilar" la religión, entonces le robamos su esencia. Y su esencia es lo más grande a lo que cualquier sociedad pueda aspirar; pues es ir contra natura, es vencer a la violencia de nuestra propia naturaleza. Si se pierde esta esencia entonces se pierde todo. Pienso que esta película es como una metáfora de todo eso.

La película está tan bien montada que fluye sola, sin necesidad de grandes interpretaciones por parte de los personajes. Los escenarios son muy amplios y espaciosos, de colores fríos, lo que realza la insignificante libertad personal de los personajes y los convierte en simples números con objetivos triviales. Aparte de eso, los individuos carecen de estilo, de personalidad propia, todos visten prácticamente igual, todos mantienen la misma inexpresividad en sus rostros. Esto está muy bien pensado porque ayuda a potenciar la falta de humanidad en todas las secuencias. Solo se salva el paralítico, éste sí que da muestras de expresividad constantemente, lo que ayuda a mantener ese contraste emocional entre él y el protagonista.

La escena de sexo me ha dado risa. Me ha parecido ver a la novia del protagonista dentro de la cama con el vestido puesto (!!!). No recuerdo a nadie que me haya explicado algo semejante, quizás en alguna fiesta de disfraces, en otra vida, y por eso me da risa. Es lo que tienen las películas que teniendo algo de "filosofía" no pretenden dejar de ser comerciales, sobretodo las que vienen de los EEUU. Quieren hacer películas avanzadas a su tiempo, pero el color de un pezón sigue siendo más pecaminoso que el color de la sangre. Son los amos del mundo. Patéticos.

Me ha gustado el contenido filosófico del guión. Por ejemplo, cuando los padres han de decidir cómo quieren que sea el aspecto de su hijo antes de tenerlo, el doctor les comenta que él ha escogido al mejor hijo que ellos dos pudieran tener. Entonces los padres le proponen que "les gustaría dejar algo al azar". Son frases que a mí me hacen pensar, y eso lo valoro mucho porque al final es lo que te aporta la película.

Otra frase genial es este pensamiento que tiene el protagonista: "De manera que todos los días, eliminaba tantas células muertas de mi piel, además de uñas y pelo, como me era posible, para limitar la cantidad de mi yo no válido que pudiera quedar en el mundo válido". Si sustituimos las palabras células muertas, uñas y pelo, por palabras como creatividad, originalidad, compasión, dignidad, humildad, sinceridad, ..., entonces nos queda otra metáfora del puto circo en el que tenemos que actuar cada día.

La frase entre los dos hermanos:
"- ¿Quieres saber cómo lo conseguí? Así es como lo conseguí: jamás me reservé nada para la vuelta -".
Hasta ahí alcanza la extrema competitividad del protagonista por alcanzar un objetivo sin ninguna trascendencia, porque en realidad está vacío .

Vale la pena ver la película por el desenlace final porque, como en la vida misma, unos escasos segundos de "compasión" tienen muchísima más fuerza que años de soberbia y prepotencia.

 

Visitada: 2642 veces