CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Open Range

Poster

'Buen film'

11/10/2003 - Por delbruck

(3/5)

Ayer se estreno por fin Open Range. Para un amante del genero, la espera ha sido larga, han sido varios los años sin tener un western en cartelera, pero creo que ha merecido la pena. El western es un genero muy difícil, porque son muchas las obras maestras realizadas, y muy grandes los directores y actores que las dirigieron e interpretaron. Si algo ha demostrado Kevin Costner en su trayectoria como director es que si algo sabe hacer es un buen western. Ya lo demostró con Bailando con Lobos y lo vuelve a demostrar en Open Range. Quizás sin llegar a la calidad de la primera (a la cual considero como una de las mejores películas del Oeste que he visto, y os aseguro que he visto muchas) pero si lo suficientemente buena para dejar un buen sabor de boca, no exento de un amargo regusto al final.

La idea de Open Range es la clásica, la manida situación de lucha entre ganaderos, pero con la introducción de un concepto menos usado, los pastos libres. La historia no es novedosa, eso sería prácticamente imposible dentro del genero, pero si es muy realista, y eso es de agradecer. Open Range es una de las películas más crudas y realista que veo en mucho tiempo. Aquí no hay pistoleros que desenfundan como el rayo, o excelentes tiradores que aciertan blancos imposibles.

Si algo destaca pues en esta cinta es su concepto de libertad y el acercamiento al modo de vida real de los vaqueros de la época. Con un cuidado vestuario, unos modales rudos donde los haya y unos paisajes que quitan el hipo se nos presentan las primeras tomas de la película. Los horizontes abiertos que habíamos visto en bailando con lobos se abren de nuevo ante nuestros ojos. Pero no tardaremos mucho en darnos cuenta de lo poco se parecen ambas producciones.

Open Range cuenta una historia de libertad, en varios sentidos. Por un lado la solicitada por los vaqueros frente a los propietarios de ranchos, por otro la de dos hombres por defender su derecho a hacer lo que les venga en gana, y en último lugar el derecho de una mujer a elegir al hombre que ama.

El duelo planteado es el clásico buenos contra malos en clara inferioridad, pero aquí uno tiene la sensación de que los buenos lo tienen crudo, que las cosas son reales, que en el oeste la gente moría. Esto queda patente en toda la película y se queda grabado en una de las frases de Costner; "Van a morir hombres y seré yo quien los mate". Como en tantas ocasiones (y haciendo un pequeño tributo a Solo ante el peligro) nuestros protagonistas tendrán que enfrentar a un tirano, que impone su ley en el pueblo, cuyos habitantes son unos cobardes y están totalmente reprimidos.

Con lo que he contado, cualquiera que haya leído hasta aquí pensará que esta es una película más de vaqueros malolientes. Pero aunque en cierto modo eso es verdad, creo que Open Range tiene uno de los mejores tiroteos desde Duelo en Ok Corral. La intensidad de esa escena es increíble, sobrecogedora. Es espectacular el sonido, los retrocesos de las armas, los efectos devastadores de los disparos. Queda patente lo complicado que es hacer blanco con armas de tal calibre, sólo los tiradores expertos podían acertar a la primera y esto se ve en escenas donde se aprecia lo complicado de acertar y abatir a alguien. La crudeza del enfrentamiento y la sangre fría de los participantes pone el pelo de punta.

Las actuaciones son más que correctas, tanto Costner como Annette Bening están bastante bien, al igual que el joven Diego Luna. Pero yo lo tengo claro, si hay que destacar a alguien es a Robert Duvall. Robert Duvall es a Open Range lo que Gene Hackman a Sin perdón. Su calidad es de sobra conocida y en esta ocasión vuelve a hacer gala de ella. Sus diálogos con Costner son más que acertados y su presencia frente a la cámara es extraordinaria, sin duda borda el papel y destaca por encima del resto del reparto.

En el plano sonoro se echa de menos una melodía que este más presente en determinados momentos y escenas. Los efectos son excepcionales pero la música no está a la altura y deja un pequeño vacío.

En definitiva un buen film, sin llegar a la altura de obras como Bailando con lobos, Sin Perdón o El jinete pálido (por citar algunas de las más actuales) pero que gustará a los amantes del buen cine del Oeste.

 

Visitada: 3311 veces







Puntuación de los Usuarios

7.3

(84 votos/8317 visitas) - Estadísticas >>