CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - 007 Quantum of Solace

Poster

'¿Tengo cara de que me importe?'

20/11/2008 - Por Aleix Ortuño

(2/5)

007 Quantum of Solace
Director: Marc Forster
Intérpretes: Daniel Craig (James Bond) / Olga Kurylenko (Camille) / Mathieu Amalric (Dominic Greene) / Judi Dench (M) / Giancarlo Giannini (René Mathis) / Jeffrey Wright (Felix Leiter) / David Harbour (Gregg Beam) / Gemma Arterton (Strawberry Fields) / Jesper Christensen (Mr. White) / Joaquin Cosio (General Medrano) / Anatole Taubman (Elvis) / Fernando Guillén Cuervo (Coronel Carlos) / Jesús Ochoa (Teniente Orso)
Duración: 106 minutos
Sinopsis: Alimentada por la traición de Vesper, la mujer que amaba, la determinación de Bond para atrapar al cerebro de la siniestra organización de White le lleva hasta Haití, donde encuentra a una inesperada aliada en Camille, una bella y luchadora extranjera. [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 21 de Noviembre de 2008

CRÍTICA



Daniel Craig, en la anterior Casino Royale, dejaba claras las cosas en una frase completamente paradigmática. En una escena, en un momento de tensión, el bárman le preguntaba a Bond como quería su cóctel, si agitado o mezclado.

Y Bond replicaba: "¿Tengo cara de que me importe?"

Toda una declaración de principios de una película que, al terminarse, dejaba planteada una cuestión: una vez resuelta la precuela de cómo Bond se había vuelto agente doble cero, ¿volverían las siguientes películas a los clichés de la saga, a las viejas reglas, o iban los productores a seguir aquella línea que tan buenos resultados les había dado, la de buscar un producto que contentara a los más desapegados del personaje?

Quantum of Solace viene a resolver finalmente la cuestión.

Aunque con la recaudación de Casino Royale, no había motivo para demasiadas dudas.

Cabe decirse que no puedes valorar una película de James Bond en términos absolutos. Soy de la opinión que una película perteneciente a una saga le debe mucho a la saga en sí. Si Quantum of Solace hubiese tenido fallos, pero respetado lo que los acérrimos esperaban de ella, estaría yo en la contradictoria situación de tener que alabarla a pesar de sus defectos.

Por suerte, no me he visto envuelto en semejante compromiso.

Quantum of Solace es una película floja, sí. Y, además, lleva la pérdida de identidad del universo Bond hasta sus últimas posibilidades.


(Más imágenes en su galería)



Repasemos sus elementos. El guión, para empezar. La película es la continuación directa de Casino Royale. Se trata de la primera vez en la saga en que ocurre algo así, pero esta era una idea, si se me permite la opinión, que tenía potencial. Sin embargo, con potencial o sin él, el hecho mata la película desde el primer momento. Aunque da una cierta noción de trascendencia a todo, apoyándose en personajes conocidos y referencias cruzadas, la cuestión es que el hilo argumental es imposible de seguir, ni habiendo visto Casino Royale la semana antes. No solo es por ser una secuela directa: también es culpa de una liosa narración de la trama.

Sea como sea, uno muy pronto se ve separado del sentido y el argumento de la película. Y lo malo es que no hay demasiadas cosas en ella a las que el espectador se pueda agarrar para disfrutar el filme.

Repasemos por ejemplo la acción. Quantum of Solace es una película de acción. Cabria plantearse si una película de James Bond no debería ser más que eso, pero, por sí mismas, considero que las películas de acción son un entretenimiento legítimo. El problema con Quantum of Solace es que, como película de acción, aprueba a duras penas. Hay muchísimas escenas de acción, sí, pero también muchísimos defectos. Para empezar, la mitad de las escenas están rodadas de un modo poco claro, un poco como ocurría con las escenas de acción de Batman Begins, en las que percibes el ruido y la adrenalina pero no demasiado bien lo que ocurre. Por otro lado, no pueden obviarse algunos pocos planos en que los efectos digitales son demasiado evidentes.

Pero hay otros fallos, más graves, por lo que hace a la acción, como la sensación de deja vu que lo afecta a uno mientras ve la película, un deja vu con sabor a Jason Bourne, al que tristemente se pone a imitar Bond, y con sabor, también, a la misma Casino Royale, de la que parece copiar directamente algunas secuencias.

Unas secuencias de acción, además, que frecuentemente aparecen del todo desconectadas del argumento de la película, que tienen un origen aleatorio, por decirlo de alguna manera, y que una vez finalizadas no dejan la menor secuela en la película.

Pero, ¿son las películas de James Bond algo más que películas de acción? Dejando de lado el más que posible desvirtuamiento de la saga a manos de las últimas películas (algo que no apoyo personalmente, pero que entiendo que sea visto de este modo), no puede dudarse que las películas del personaje de Ian Fleming tienen una serie de características y rasgos que las diferencian de los demás filmes de acción. Aquellos rasgos que los seguidores de la serie buscan en la película, y que los productores han terminado por eliminar definitivamente.

No es solamente que los créditos iniciales sean, a mi entender, de los más pobres de la saga (aunque algo hemos mejorado respecto a Casino Royale: ¡aparecen siluetas femeninas!), ni cosas absurdas como el que hayan desubicado de su emplazamiento natural ese principio con James Bond siendo seguido por el ojo de la cámara, con su giro espontáneo y la pantalla cubriéndose de rojo. Son cuestiones de mayor peso, que afectan al transcurso de la película, aspectos que cualquiera sabrá (y no podrá evitar) captar, que afectan al glamour, al humor, y a todo aquello a lo que, después de veinte películas, la saga debería tener un cierto respeto.

Por lo que respecta a Daniel Craig, no me parece un mal James Bond aunque, obviamente, todo es cuestión de gustos. Lo que puede asegurarse es que Craig es perfecto para mantener la frialdad que una película de Bond necesita en ciertos momentos, pero la verdad es que esa frialdad es más bien una trampa, pues su rostro de piedra pronto resulta demasiado desapasionado.

En cualquier caso, dicha frialdad, que empapa toda la película, deshumanizando (o humanizándolo en su lucha por no tener sentimientos) a Bond, es lo mejor del filme, o lo que, en cualquier caso, más recuerda al espíritu del rey de los agentes secretos.

Hasta que la frialdad misma se vuelve excesiva, y uno se da cuenta otra vez de que ni director ni guionistas ni productores tienen ni idea de los elementos que constituyen una película de James Bond.

En resumidas cuentas: por proponer una visión simple del mundo, podemos decir que éste se divide en los seguidores de la saga de Ian Fleming, y en los que no la siguen. Pues bien, esta película irritará a los primeros bastante probablemente. Y, respecto a los segundos, solo satisfacerá a los amantes del cine de acción sin más complementos. Lo que nos lleva al excesivo colmo de males: quizás ni estos se encandilen con la película, y encuentren pronto otra con la que divertirse más.

Por supuesto, hay buenas noticias: en Quantum of Solace, el espíritu Bond no podría quedar más marginado. Por fuerza, en la próxima película, las cosas irán mejor.

 

Visitada: 6007 veces


Comenta esta Crítica

Comentarios (4)

23:14 - 20/11/2008

NormanBates

Hombre, ¿Que le falta a la cinta para no ser de Bond?

-Creditos Iniciales
-Chicas guapas
-Villanos con planes estupidos
-Tecnologia (Ahora no tiene un zapatofono pero tiene artilugios mas reales; y el edificio de MI:6 esta equipado con lo ultimo en tecnologia)
-Autos
-Bond se niega alojarse en un hotel que no sea cinco estrellas con lo demuestra su reciente refinamiento
-Muertes chorras
-Bond de Etiqueta
-Accion
-Humor negro (Craig en esta peli hace los mismos chistes negros de siempre ; "la pista esta muerta" y similares)
-Viajes por el mundo
-Bond se liga una chica solo con mirarla
-Elenco internacional
-Muertes chorras
-Fiestas
En fin

00:24 - 21/11/2008

kobaïa

joder [flipa] ......que palabras mas bonitas y que bien dicho todo, de las mejores previús que he leido.
Me alegra muchisimo, que Quanto Sol Hace, tampoco guste a los cinefilos que odian las pelis de James Bond........asi puede ser que los productores regresen al "buen camino" y despidan al Craig.......aunque supongo que el es un "mandao" y no tiene ninguna culpa

09:45 - 21/11/2008

Erick

Pues bien, esta película irritará a los primeros bastante probablemente. Y, respecto a los segundos, solo satisfacerá a los amantes del cine de acción sin más complementos.


Esto es lo que mejor me ha sonado... Cuanto más lejos de lo que hico Pierce Brosman mejor.

12:43 - 21/11/2008

RADIOMANHEAD

En verdad la época de Brosnam apesta, y es que en realidad Bond no es un personaje que me llame mucho la atención el 95% me parecen reguleras y las de Moore y Brosnam medio ridículas, Daniel Craig me parece un actor que encaja super bien en el personaje pero al menos Casino Royale no me pareció nada del otro jueves, me llegó a aburrir bastante.

Yo la vi (pero no en la mejor calidad) y lo cierto es que me gusto mucho menos que Casino Royale, y bueno Casino Royale tampoco me maravilló pero si me pareció superior.

La verdad es que si tiene cosas de Bond (me parece que las peores y que en Casino Royale se habían hábimente obviado), pero en algunas cosas se ha perdido completamente el espiritu, tampoco me ha gustado como esta rodada la acción ya que me da la impresión que la quiren filmar como en una película de Jason Bourne, de todos modos ya la veré en mejor calidad y daré mi veredicto final.


Ver el resto de comentarios sobre esta noticia