CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

Zinemaldia 2016. Día 3 (Parte I). 'Nocturama' dinamita la Sección Oficial

- Por

0 Comentarios

Lo bueno de empezar el festival con dos días de Sección Oficial de perfil bajo, con la única excepción de El Hombre de las mil caras, es que sabes que en algún momento llegará un título que elevará el nivel y del que todo el mundo va a hablar. Esto ha ocurrido hoy y el encargado de devolver a la Sección Oficial la categoría que merece un festival como el de San Sebastián ha sido Bertrand Bonello. Y lo ha hecho como lo hacen los grandes: dinamitando todo a su alrededor, logrando que por un día el festival se detuviese y en todos los corrillos, colas y paradas para el café se hablase de su película. Nocturama ha generado debate, reacciones polarizadas y discusiones acaloradas. Para muchos sería la primera candidata real a alzarse con la Concha de Oro.


Bonello nos plantea, en dos partes, la historia de un puñado de adolescentes de diversa procedencia que planean y organizan una serie de atentados coordinados en París. En la primera hora vemos el ir y venir de los jóvenes por las calles y metros de la capital francesa, colocándose como piezas de ajedrez en busca del jaque mate. Una primera parte que funciona casi sin diálogos y donde el desconocimiento de lo que está pasando y las preguntas de por qué están haciendo determinadas acciones ponen al espectador en tensión desde el inicio. Una vez cometidos los atentados, la cinta entra en una segunda etapa en la que los jóvenes se refugian en unos grandes almacenes cerrados a esperar que pase el caos. Es en ese momento cuando Bonello se la juega y aparecen las primeras voces de debate, al colocar a los personajes en situaciones con las que nos podríamos sentir identificados si nos encontrásemos con unos colegas en unos grandes almacenes cerrados sólo para nosotros.

La pregunta está clara: ¿humaniza y/o idealiza la película a los terroristas? Al centrarse únicamente en los jóvenes vemos, por un lado un acto condenable, y por otro acciones que nos pueden resultar amables y graciosas. Es curioso que se critique la humanización de personas HUMANAS.

En mi opinión el gran reto lo tenemos nosotros como espectadores, apoyados en nuestra escala de inteligencia emocional y moral, de saber diferenciar y entender que los terroristas, por muchos actos condenables que cometan, también deben tener tiempo, entre bombas y disparar a gente, de ir al supermercado a comprar o de irse de fiesta a un karaoke con los amigos. El llevar una vida normal no es motivo para perdonar su acciones y no creo que Bonello busque que empaticemos con ellos y les queramos perdonar. Por eso no establece en ningún momento las razones que llevan a los protagonistas a cometer los atentados. "El espectador debe hacerse la pregunta de, ¿por qué?", comentaba el director en rueda de prensa. Él únicamente nos presenta a un grupo (reflejo de una parte de la sociedad) que quiere luchar contra los poderes establecidos, una revolución contra el consumismo y capitalismo llevada a cabo por quienes lo promueven y lo sufren a la vez.

Son muchas las lecturas de las motivaciones, como también son varias las diferentes visiones morales que se han escuchado nada más terminar la película y que han encendido un debate que dura ya más de 24 horas. Además de lo ya comentado sobre la humanización de los terroristas, se ha lanzado otra pregunta al aire: ¿Criminaliza la película a los policías? Rotundamente (en mi opinión) no, pero desarrollar esta respuesta podría descubrir demasiados elementos que eliminarían la sorpresa de la película en su visionado, así que este punto lo dejaremos para cuando la cinta se estrene y vuelvan a surgir los debates.


Más de una página escrita sobre Nocturama y todavía no he entrado en elementos puramente cinematográficos, y es que quizá sea en ellos donde la película se defiende por sí sola. En una demostración más del buen hacer de Bonello tras las cámaras, el director francés compone una obra hipnótica desde sus primeros compases. Acompañado de música electrónica y éxitos pop, la película muestra una apariencia sencilla pero que realmente esconde capas de profundidad y de posibles lecturas que se hacen evidentes una vez los personajes descubren que sus actos tienen una repercusión. Justo en ese momento, lo que hasta entonces había sido un grupo compacto deviene en una evolución heterogénea de cada uno de ellos, generando conflictos que nos hacen desear que la película dure más tiempo.

En la segunda parte del tercer día os comentaré la película a competición The Giant y las Perlas Neruda y The Red Turtle. Hasta entonces nos vemos en los cines.

(más fotos en la galería de fotos del Festival de San Sebastián 2016)



@charlyr2d2

 

Fuente: CINeol | Visitada: 934 veces