CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

10 películas que podrían ser racistas (o no)

- Por

4 Comentarios

Esta semana se estrena al fin en España la película por la que Sandra Bullock ha ganado el Oscar, The Blind Side (Un Sueño Posible). Una película en la que una buena samaritana blanca y rica salva a un chaval negro y pobre del analfabetismo y la droga. Razón por la cual, pese a su mensaje de tolerancia, ha sido acusada de racista. Y es de ahí de donde surge la idea para este nuevo TOP10 DE CINEOL.


No estamos hablando de películas abiertamente reaccionarias, como El Nacimiento de una Nación, sino de cintas que quieren ser antirracistas o cuando menos neutrales, pero que al tocar el tema de las relaciones raciales con poco tacto, deficiente escritura o excesiva ambigüedad, quedan abiertas para distintas interpretaciones. Y el resultado es una división entre los que creen que el film es un alegato contra la intolerancia y los que lo acusan de ser tan retrógrada como lo que pretende denunciar. Hay más de diez, claro, pero en esta ocasión no habrá menciones especiales. El motivo es simple: hay un director que se merece una mención honorífica con todas las de la ley.

Conste, por cierto, que las opiniones aquí vertidas sólo recogen las acusaciones o defensas vertidas en otros medios, no necesariamente la opinión del que esto suscribe (que obviamente, se posiciona en uno u otro lado de la discusión, aunque ha intentado escribir lo más objetivamente posible).




10. AMERICAN HISTORY X


Responsables: Tony Kaye, Edward Norton.
Argumento: Un antiguo neo-nazi salido de la cárcel intenta enseñarle a su hermano pequeño, que ha seguido sus pasos, que todo lo que él creía está mal.
Dicen que es racista: Una película en la que los discursos del protagonista cuando es neo-nazi son más convincentes, estudiados, profundos y lógicos que cuando ha dejado de serlo está llamada a ser considerada racista por muchos. Y de hecho, muchos grupos de blancos supremacistas tienen a esta película y al personaje de Edward Norton entre sus favoritos por reflejar su cultura y el por qué odian a los negros. No olvidemos que al final *spoilers* un negro acaba matando a su hermano pequeño, justificando el odio hacia ellos que los racistas puedan tener, mientras que el cambio de actitud de Norton se debe solamente a un compañero de cárcel que era gracioso. *fin spoilers* O sea, que al final los blancos ex-racistas encuentran su redención, pero el negro todo lo contrario.
Dicen que no lo es: El mensaje claramente repetido durante toda la película es que el racismo es erróneo. Hasta un neo-nazi puede darse cuenta de ello si se toma su tiempo para conocer a una de esas personas que tanto odia en lugar de seguir los dictados y enseñanzas de gente que le meten ideas prejuiciosas en la cabeza, por mucho que éstas vayan envueltas en papel de colores para parecer atractivas. El personaje de Edward Norton comprende que ni los negros son malos ni los blancos son buenos, y transmite esas enseñanzas a su hermano, rompiendo relaciones con los neo-nazis. Y su viaje personal es el que importa.




9. TIEMPO DE MATAR


Responsables: John Grisham, Joel Schumacher.
Argumento: Unos supremacistas blancos de una localidad sureña violan y dan una paliza a la hija de un campesino negro. Cuando son declarados inocentes, éste decide vengarse y matarlos. Un abogado blanco se encarga de su caso, entre protestas raciales.
Dicen que es racista: Las acusaciones hacia la película derivan de dos lugares. El primero, la naturaleza confrontacional del personaje de Samuel L. Jackson. Resulta que el personaje negro más importante de la trama es el que más largo y tendido habla sobre las diferencias entre negros y blancos, pero llega hasta el punto de que idéntica a todos los blancos con racistas por educación y naturaleza, metiendo en el mismo saco tanto a los neonazis como a los que actúan a favor de las libertades civiles. Y el segundo factor que se puede interpretar como racista, es que *spoiler* el personaje de Jackson queda finalmente libre, pese a que es sin ninguna duda culpable de lo que se le acusa. Es decir, que los problemas raciales de América no son tan graves porque hasta en el corazón del Mississippi más reaccionario e intolerante, un hombre negro puede ser exculpado de asesinato. *fin spoiler*
Dicen que no lo es: La película se centra en el sistema de justicia, y en cómo éste trata de distintas formas a negros y blancos, sobre todo en los pueblos más conservadores. Así, vemos que los delincuentes blancos quedan libres sin cargos por tecnicismos y amiguismos entre blancos, mientras que el negro es sometido a un juicio por todo lo alto con una condena casi asegurada antes de empezar por haber cometido un delito que en esa zona se lleva mucho, el ojo por ojo. Además, la película se pone en todo momento de parte del personaje de Samuel, acusando la intolerancia del resto de personajes blancos y haciendo que el abogado presuntamente tolerante se de cuenta de que en la actualidad aún queda mucho camino por recorrer, incluidos los que creen haber superado el racismo de sus padres.




8. CRASH


Responsable: Paul Haggis.
Argumento: Varias historias entrecruzadas que nos muestran distintas caras del racismo en la ciudad de Los Angeles.
Dicen que es racista: Cuando una película intenta ser un alegato en contra de los estereotipos raciales, lo último que debería hacer es recurrir a personajes que no son más que estereotipos raciales. Además, la falta de tacto al exponer la forma en la que esos personajes resultan racistas, haciéndoles que vayan diciendo abiertamente cosas racistas a todas horas, elimina todo realismo y naturalidad de la película, convirtiéndola en una caricatura. Pero lo más grave es que, al presentar de forma casi equitativa el racismo de todas las razas, está diluyendo lo más importante: los prejuicios de los blancos hacia el resto de colores. Dado que la sociedad occidental es mayoritariamente caucásica y que éstos ostentan la mayor parte del dinero y el poder, el problema real del racismo no es el de un chino que desconfía de un negro, sino el de los blancos contra todos los demás. Al diluir su responsabilidad e importancia está liberándoles de una carga que deberían asumir.
Dicen que no lo es: La película hace un esfuerzo, conscientemente teatral y alejado del realismo de un documental, por presentar los distintos aspectos en los que se puede manifestar el racismo. Nos presenta a personas que prejuzgan a los demás en función de su color de piel, nacionalidad o posición social, a veces de forma confrontacional y abierta, otras simplemente por inacción o de forma sutil. Unos insultan, otros se apartan del camino. La cuestión es que la película intenta mostrar que todos somos racistas de alguna forma u otra, que todos tenemos nuestros rechazos y prejuicios, y que debemos reconocerlos para superarlos, porque todos somos capaces de lo mejor y de lo peor. Y debemos de intentar centrarnos en lo primero, aunque eso signifique reexaminar nuestros ideales.




7. AVATAR


Responsable: James Cameron.
Argumento: Los humanos quieren despojar a un planeta de sus recursos naturales, aunque sea pasando por encima de los nativos y exterminándolos. Un marine infiltrado entre ellos bajo un avatar acabará poniéndose de parte de los nativos y rebelándose contra los humanos.
Dicen que es racista: La principal queja sobre el racismo del film se centra en lo que se suele denominar ‘Caballero Blanco’. Es decir, la tendencia de Hollywood de hacer que el héroe sea un personaje blanco que salva a los personajes de color, porque ellos solos son demasiado salvajes, subdesarrollados, débiles o poco inteligentes para hacerlo por sí mismos. Esto se refuerza por el hecho de que los actores que interpretan a los Na’vi sean indios, negros o latinos. Además, en este caso tenemos a un humano que en tres meses no sólo consigue dominar el idioma, la cultura, la religión y las capacidades físicas de uno de estos seres como para ser nombrado uno más de la tribu, conquistar a la chica, domar a un reptil y ser considerado un guerrero. Además, *spoiler* consigue domar a una criatura que ningún Na’vi ha conseguido domar en cinco generaciones, convirtiéndose de paso en el líder de la especie y en el unificador de todas las tribus por derecho propio. *fin spoiler* O sea, que llega el chico blanco y salva la papeleta.
Dicen que no lo es: Si los Na’vi son considerados ‘gente de color’, no menos cierto es que todos los humanos son caucásicos. Y los humanos son en este caso los malos hasta niveles casi irrisorios, mientras que los Na’vi son indudablemente los héroes de la función. Toda la película está orquestada para que te pongas de su parte. Además, el protagonista no sólo se enamora de una criatura de otra especie, con lo que ello conlleva de mensaje de apertura y tolerancia con otras razas, de ver más allá de lo que nos separa, sino que *spoiler* renuncia a su cuerpo humano para convertirse por completo en un Na’vi, eliminando de sí cualquier atisbo de la presunta ‘especie desarrollada’. Y como colofón, en la lucha final contra el capitán Quaritch, no es Jake Sully el que decide el enfrentamiento, sino Neytiri. *fin spoiler* Con lo cual no es realmente el chico blanco el que salva del todo la papeleta.




6. BULWORTH


Responsable: Warren Beatty.
Argumento: Un senador blanco, harto de su vida, de las mentiras de la política y de la corrupción de las altas esferas, decide comenzar a decir la verdad en sus discursos, por muy ofensiva y políticamente incorrecta que resulte. Y lo hace en forma de rap.
Dicen que es racista: Que un tipo blanco de 60 años se vista como en el gueto y se ponga a rapear puede ser visto como algo ofensivo. Sobre todo si lo que suelta por su boca son estereotipos ofensivos contra los negros. Puede que con ello pretenda hacer una sátira, pero para algunos sobrepasa el límite de lo aceptable para entrar en el terreno de lo racista. También sufre del síndrome del ‘Caballero Blanco’, en tanto que Warren Beatty se erige como el líder de la comunidad negra del cual carecen. Y como puntilla del asunto, se lía con Halle Berry. Es decir, que de nuevo el blanco llega al mundo de los negros y se hace el amo.
Dicen que no lo es: El propósito de todos esos exabruptos es mostrar que el racismo y las desigualdades sociales siguen vivas en nuestra sociedad. Bulworth dice (o intenta decir) verdades que, aunque duelan o sean políticamente incorrectas, son reales. Lo que no quiere decir que las celebre, al contrario, pretende cambiarlas. La película es una denuncia de lo que hacen los poderosos (corporaciones dirigidas por blancos que están detrás de los políticos, también blancos) por aumentar la opresión que sufren los más desfavorecidos y las minorías étnicas, maniobras con las que pretenden enriquecerse a costa de los derechos sociales. Y lo hace a través de la sátira, del humor negro, de llevar su propuesta hasta un cierto límite.




5. PASEANDO A MISS DAISY


Responsable: Bruce Beresford.
Argumento: La señora Daisy es una anciana ingrata, cascarrabias e intolerante. Dados sus problemas tras el volante, su hijo le contrata un chófer negro. Al principio ella se niega a utilizarlo, pero poco a poco se irán haciendo amigos.
Dicen que es racista: La anciana protagonista es una mujer tan racista que se ve en la obligación de ser abiertamente desagradable hacia su chófer, y sin embargo la película quiere que nos pongamos de su parte y pensemos que es encantadora y que, qué demonios, sólo es un poco chapada a la antigua. Por lo menos le da trabajo a los negros, no como sus vecinos, que esos sí que son racistas. Por su parte, el chófer es un tipo tan paciente y comprensivo que entra dentro de la categoría de servilismo ciego, que nos recuerda peligrosamente a la relación amo-esclavo de muchas décadas atrás. Y al final, aunque ella sólo se limita a tolerarlo a él y no cambia gran cosa su actitud general, él sigue sirviéndole hasta el fin de sus días. Y sin que durante toda la película veamos nada de la vida del chófer fuera de sus deberes como empleado. Además, por si fuera poco esta forma licuada y paternalista de ver el racismo y su solución, el film ganó el Oscar el mismo año que una de las películas más destacadas sobre conflictos raciales, Haz lo que Debas, ni siquiera fue nominada.
Dicen que no lo es: La película es una comedia, y por tanto los contenidos dramáticos sobre la dinámica entre la intransigente y el chófer de color están suavizados para no cargar las tintas demasiado. Sólo lo suficiente para que haya un conflicto, y éste se avance hasta una resolución. Por otro lado, el hecho de que la película se centre en la vieja en vez de en el chófer no implica que la cinta comulgue con sus exabruptos. De hecho, pee a que el chófer es enormemente paciente, se nota cuándo le afectan y que muchas veces se calla por no perder el empleo. El hecho de que la servidumbre de paso a la amistad tiene implicaciones humanas: cómo de una dinámica de poder se puede pasar a una de igualdad, en donde si se hace algo por la otra persona es voluntariamente. Y el hecho de que otra película toque temas similares de otra forma no resta ni añade ningún valor a esta.




4. ADIVINA QUIÉN VIENE A CENAR ESTA NOCHE


Responsable: Stanley Kramer.
Argumento: Una joven vuelve a casa de sus padres con su prometido: un médico negro. Aunque sus padres son de ideas liberales, tendrán dificultades para aceptar este matrimonio interracial.
Dicen que es racista: Hay varios motivos por los que esta película puede ser racista. El primero es la criada negra, Tillie, que es presentada como un estereotipo andante de los paletos de las plantaciones. El segundo es que los personajes negros, en concreto Tillie y los padres de Sidney Poitier, son los personajes que tienen las frases y la actitud más abiertamente racistas. No es que no existiese este racismo, pero la película pretendía denunciar el otro, el de los prejuicios de los blancos. Otra queja viene de la actitud de Joanna, la hija. Cuando habla de su relación, lo hace en términos de sorpresa por haber sido capaz de enamorarse de un negro, como si no lo considerase correcto o natural, pero no tuviese más remedio que aceptarlo porque es lo que siente. Pero la principal queja viene de que, al presentar a un novio tan pluscuamperfecto, la película evita meterse de verdad en el meollo de los prejuicios raciales tal y como existían en esos convulsos años, presentando una versión demasiado edulcorada.
Dicen que no lo es: El planteamiento, nudo y desenlace del film es bastante clásico. El arco del personaje de Spencer Tracy es el de una persona que se da cuenta de su intolerancia y lucha para superarla, consiguiéndolo finalmente. El conflicto que plantea puede resultar acartonado a día de hoy, pero en su época todavía existían casi una veintena de estados americanos que prohibían el matrimonio interracial, con lo que la polémica sobre su argumento estaba servida. No era un momento en el que una película de Hollywood pudiese llegar mucho más allá sin despertar una verdadera revuelta. Y el mensaje final de la película es el de la tolerancia, el de que todos somos seres humanos y no está bien calificar a la gente por su color. Y el de que hay que saber pensar por uno mismo, no seguir lo que dicen los demás.




3. LA PASIÓN DE CRISTO


Responsable: Mel Gibson.
Argumento: Las últimas horas de vida de Jesucristo, en las que fue apresado, juzgado, condenado, torturado y ejecutado.
Dicen que es racista: Más que racista, xenófoba. Se presenta a los judíos como los villanos absolutos, responsables en la sombra de todo lo que sufrió Jesucristo, de presionar a los mandamases romanos para que juzgasen y ejecutasen al mesías para favorecer sus intereses y conservar el poder que les estaba robando. No se contentan simplemente con verlo azotado en público, y por tanto humillado y al borde de la muerte, sino que exigen que sea crucificado y que tenga que ir en procesión durante los kilómetros que le separan del monte, con la cruz a cuestas. Se les muestra como sádicos, avariciosos, maquiavélicos, inhumanos y por supuesto impíos. El hecho de que meses después del estreno de la película, Gibson fuese arrestado por conducir borracho, y durante su detención soltase unos cuantos exabruptos explícitos contra las mujeres y los judíos (que se filtraron a la prensa) sólo avivó la polémica sobre su visión antisemita y sus reaccionarios ideales.
Dicen que no lo es: Según los escritos bíblicos y los pocos datos que se conservan de la época, parece ser que sí, que los judíos fueron los que acusaron a Jesucristo y por su culpa fue juzgado. Así que, sobre todo si la película pretendía seguir lo que pone en la Biblia, no había forma de no presentar a los judíos como los malos. Y aún así, en su reunión al principio de la película, en donde se ve cómo deciden alzarse en su contra, podemos ver que hay un sector de judíos que se oponen a esta persecución. Pese a ser una minoría, son suficientemente numerosos como para tomar la palabra antes de ser expulsados de la reunión. Así que el film no acusa a todos los judíos, sino al sector más cerrado y reaccionario. Y aún así, lo hace con acusaciones relacionadas con el poder y la posición social de los líderes religiosos, no con las propias características del judaísmo. Es como decir que una película que critique a los curas, critica también a todos los cristianos por extensión. Además, no nos olvidemos de un factor muy importante: que el propio Jesucristo era judío.




2. BLACK HAWK DERRIBADO


Responsables: Ridley Scott, Mark Bowden.
Argumento: En medio de una operación de asalto para capturar a varios líderes de la milicia somalí que tenían controlada parte de Mogadiscio, un helicóptero es derribado por las fuerzas insurgentes. Los soldados deberán adentrarse en el distrito más peligroso de la ciudad para rescatar a su tripulación.
Dicen que es racista: Las críticas apuntan sobre todo a la deshumanización con la que se presentan los somalíes, como si fuesen mera carne de cañón o incluso zombies sin personalidad que no dejan huella alguna cuando son alcanzados, ni sufren, ni nada. En cambio, los americanos sí que son retratados en sus heridas y muertes con todo detalle. El resumen de la película es que son un puñado de blancos matando a un millar de negros. Ni se critica la intervención americana en Somalia, ni se mencionan los antecedentes o consecuencias del conflicto, ni se presentan las motivaciones de los rebeldes, ni se plasma otra cosa que no sea el heroísmo de las tropas y lo salvajes que eran la gente a la que se enfrentaban.
Dicen que no lo es: La película está narrada desde el punto de vista de los soldados y con la intención de ofrecer exactamente el punto de vista de éstos. Por tanto, el enemigo debe de ser necesariamente algo impersonal, pero aún así se las arreglan para meter un par de escenas en donde los líderes de los insurgentes explican sus motivaciones para oponerse a los americanos de forma general, y para mostrar que de alguna forma los americanos intentaban no disparar a los civiles, pero no siempre podían distinguirlos. Sobre todo, la película pretende mostrar el caos y el horror de una situación de combate real, claustrofóbica y confusa, llena de sangre y plomo, en donde hay valentía pero también demasiada muerte. Que sus rivales sean negros es circunstancial.




1. LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ


Responsables: Un montón de gente, porque hubo como diez guionistas y quince directores, aparte de la novelista.
Argumento: En los albores de la Guerra de Secesión, la dueña de una plantación debe decidirse entre dos hombres a los que ama al mismo tiempo que lucha por conservar su plantación.
Dicen que es racista: La heroína de la película es la dueña de una plantación sureña con decenas de esclavos negros. Y en la película se plasma su relación con los esclavos como si fuese amistosa y amable, con los negros contentos de ser sus servidores y fieles a ella, como si no sufriesen calamidad alguna a su lado. Además, están presentados de forma estereotípica, con una forma de hablar caricaturesca, como personajes sin ninguna pretensión de libertad, ensalzando por tanto la esclavitud y la segregación racial. Más aún, la película presenta a los Confederados como los buenos en la Guerra de Secesión, los más nobles y con un código de conducta férreo, frente a los salvajes y tiránicos Yanquis. La película es una obra revisionista que pretende convencer a los espectadores de que los momentos más gloriosos de la historia americana fueron los vividos durante el esplendor del Sur, ignorando la situación calamitosa de los esclavos negros y la persecución del KKK.
Dicen que no lo es: La película no debe ser criticada por lo que no muestra, sino por lo que muestra. Es una historia sobre una mujer que debe madurar a marchas forzadas y conservar la herencia familiar a capa y espada, mientras lucha por conseguir al hombre que quiere. Y para aumentar su sentimiento épico se ha situado en la época y el lugar que mejor reflejan el lujo aristocrático que se puede encontrar en las novelas clásicas inglesas: el Sur. Y al ser éstos los protagonistas, sus actitudes hacia la esclavitud y la guerra, las que tenía la gente de aquel lugar en aquella época, son las que se plasman en el film. Sin embargo, también se hacen comentarios que critican tanto la motivación detrás de los Confederados como la actitud de algunos sureños hacia sus esclavos, y algunas de las actitudes más reaccionarias son implícitamente mostradas como equivocadas. No en vano, en la versión de cine se eliminaron buena parte de los elementos potencialmente racistas de la novela para intentar ser menos insensible. Por su parte, los personajes de los esclavos, particularmente Mammy y Pork, son vistos como figuras con cierta autoridad y sabiduría que provocan respeto en sus amos, hasta el punto de ser tratados de igual a igual, o incluso como figuras paternas por encima de los padres reales de Scarlett.




MENCIÓN HONORÍFICA: EDWARD ZWICK


Películas: Tiempos de Gloria, El Último Samurái, Diamante de Sangre, Estado de Sitio.
Dicen que son racistas: Buena parte de las acusaciones de racismo contra Zwick se basan en lo mismo, algo de lo que ya hemos hablado antes: la fantasía del Caballero Blanco que llega para salvar el día a un pueblo de color y subdesarrollado. El problema principal es que son historias que deberían centrarse en los personajes de color, pero en su lugar deciden meter a un personaje blanco por en medio que se hace protagonista y se le dotan de características incluso más heroicas que a sus contrapartidas raciales. Por ejemplo, en Tiempos de Gloria tenemos un batallón de negros luchando por su libertad, pero comandados por un general blanco y su ayudante, que tienen mayor tiempo en pantalla que sus tropas, aunque la película hable teóricamente sobre la segregación racial. O el soldado americano blanco que es capturado por los japoneses y aprende en poco tiempo tanto la cultura como las artes guerreras de los samuráis, hasta el punto de que se convierte en su líder por encima del líder que tenían. O el mercenario africano blanco y la periodista blanca que ayudan a un hombre negro (y por extensión a todo un grupo de negros que han sido hechos esclavos) a salvar a su familia y acabar con un grupo de explotadores. Es decir, como si los personajes negros (o japoneses) no pudiesen ser los protagonistas de la historia y resolver los conflictos por su cuenta, sin necesidad de que llegue un blanco para ayudarles. En el caso concreto de Estado de Sitio, el problema es otro. Es una película que busca denunciar los abusos de poder y la paranoia que se vive contra otras razas a raíz de un ataque terrorista, pero al final acaba justificando la paranoia y los abusos de poder, ya que sin ellos no se habría detenido a los malos. Y eso que los abusos incluyen interrogatorios con tortura y meter a todos los árabes en campos de concentración.
Dicen que no lo son: El hecho de seguir las aventuras de un personaje ‘foráneo’ en tierras extrañas y entre gentes de otro color no es más que una forma de recurrir a una estructura clásica, que permite al director además analizar los choques culturales. Porque ese es el foco en las tres primeras películas, aparte de las desventuras de la gente de color: la mezcla de culturas, que provoca en un principio rechazo, pero que con el tiempo provoca entendimiento y aceptación mutua, y por tanto la superación de barreras de color y de cultura. Es una forma de añadirle un nuevo nivel a la película que no tendría de ser sólo una aventura de la gente de color, o si el que les ayuda perteneciese a su mismo mundo. Además, en el caso de Tiempos de Gloria, es tan cierto que hubo batallones de negros como que todos los oficiales de la época eran blancos. Por tanto, no se puede hablar de un regimiento de afroamericanos sin darle un papel a su líder, que tenía que ser blanco. Respecto a Estado de Sitio, Tony Shalhoub tiene un personaje de cierta importancia como el ayudante del protagonista, y siendo árabe se le presenta en todo momento como noble y ‘de los buenos’. Es, de hecho, la voz de la conciencia que muestra las atrocidades que se están cometiendo en nombre de la seguridad nacional. Que al final eso de resultado se puede ver como un toque irónico, y abre la puerta para preguntarse si todo eso realmente era necesario, o si se podían obtener resultados también de otra forma.



Y bien, ¿cuáles de estas películas son realmente racistas y cuáles no? ¿Qué motivos aducís para defenderlas o acusarlas? ¿Cuáles faltan aquí?

 

Fuente: CINeol | Visitada: 38289 veces


Comenta esta Noticia

Comentarios (4)

16:52 - 20/06/2010

morneo

Pues una película que me gusta mucho como "La Presa Desnuda" se podría considerar algo racista. En ella un hombre blanco es perseguido a traves de la sabana africana por un grupo de guerreros de una tribu y se ve como ese hombre blanco es superior a los negros en su entorno. Algo de polémica hubo en su época por esa superioridad manifiesta de ese hombre blanco que les tiende trampas y acaba con algunos de ellos. Pero por otra parte que es la visión que tengo de esta película, trata de un hombre que se tiene que adaptar al entorno, la de un hombre que es una animal más en la sabana africana y que de igual manera tiene que huir de sus depredadores.

17:58 - 20/06/2010

Villano

En esta lista supongo que "El nazimiento de una Nación" de Griffith no podía entrar de ninguna de las maneras ya que según dicen no encaja en la pregunta "es racista o no?" porque es directamente xenófoba al cubo. Jeje.
Y qué decir de Spike Lee en "Haz lo que debas". Se cubre de gloria representando a los blancos como trozos de carne que emanan odio en cada palabra y cada mirada. Que ya lo dicen en mil sitios, que el Harlem y los barrios bajos de Brooklyn de los años 80 eran lugares bastante duros y por lo tanto está bien que se represente esa tensión y esa violencia... ¿pero es esa la mejor manera? Lo dudo horrores. Tira tanto de victimismo que parece judío.

En cuanto al Último Sámurai, está muy bien eso del entendimiento entre culturas y tal, pero se pasa de rosca poniendo a Cruise como líder espiritual de esa última cosecha de sámurais. Viendo los personajes que se representa en las películas de Okamoto o Fukasaku, un tipo como el que interpreta Cruise en esa película apenas si llegaría a ser su chacha. En fin, todo sea por el buen rollismo y el entendimiento de multisalas.

12:28 - 21/06/2010

Arshabyn

Gran artículo Damned, me encanta que pongas los puntos a favor y en contra de si son o no racistas.

14:42 - 21/06/2010

Graham Hess

- Racistas podrían considerarse el 95% de los Slashers, en los que el negro muere el prime.



[oki] [qmparto] [oki]


Ver el resto de comentarios sobre esta noticia