CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

Zinemaldia 2022 (III). El amor de la clase que sea

- Por

0 Comentarios

Llevamos pocos días de festival y ya empezamos a ver ciertos elementos comunes en algunas de las películas seleccionadas en las diferentes secciones del Zinemaldia aunque también podría ser solo casualidad o un capricho de la elección de películas para ver que realicé en mi planning, pero es curioso que en gran bastantes de las películas vistas hasta ahora gran parte de las protagonistas son mujeres.

En ese acercamiento al universo femenino se mueve la primera película española en entrar a competición oficial. Jaime Rosales al que no le es ajeno las películas con mujeres protagonistas de carácter fuerte ha presentado su último trabajo, una historia que casi podría decir que cierra una trilogía temática (alrededor de la mujer) junto a Petra y Hermosa Juventud.


Compuesta de una narración episódica, GIRASOLES SILVESTRES (), recorre tres relaciones de pareja en las que se verá envuelta Julia, una madre jóven, dedicada, atenta con sus hijos y con un fuerte vínculo familiar con su hermana y su padre.

En cada uno de los episodios, a los que da nombre el personaje masculino con el cuál el personaje de Julia compartirá ese periodo de su vida, Rosales hace una exposición de diferentes tipos de masculinidad tóxica. Desde el violento, hasta el ausente, pasando por el cobarde tres tipos de actitudes que en mayor o menor medida envenenan la relación de pareja. Para ello el director catalán opta por un lenguaje directo, donde las situaciones son lanzadas a la cara del espectador sin una preparación previa casi intentando que no podamos posicionarnos antes de tiempo. En esos primeros minutos y con esos momentos lanzados a bocajarro es donde se suceden algunas decisiones estilísticas que podrían descuadrar o causar rechazo al espectador, por lo inesperadas o en apariencia incongruentes con el resto de lo que vemos. Aunque pensadas en frío esas decisiones funcionan muy bien como pistas para entender lo que pasa en el fondo de una relación de pareja en apariencia bastante placentera.

Si bien todo el reparto de la película está excepcional es en esa primera historia donde Oriol Pla consigue realizar el trabajo actoral más complicado al lidiar con un personaje tan extremo que camina por el borde entre lo creíble y la caricatura. Un personaje al que le sabe tomar la justa medida y del que sale más que airoso. Anna Castillo, enfrentándose a uno de los personajes femeninos mejor escritos y más potentes que hemos visto en los últimos años en el cine español, consigue, a través de los tres episodios, que veamos madurar a su Julia. A través del cansancio provocados por relaciones que salen mal, por el cuidado de unos hijos a los que se siente esclavizada ante la huida o desaparición de la figura paterna, y que pone sobre la mesa una arista más de la historia como es eliminar el mito de la maternidad como algo siempre maravilloso. Hay madres que, a veces, por tensión, agobio, sobrecarga, depresión, reniegan (brevemente) de sus hijos, algo que la sociedad no acepta pues parece que una madre no puede mostrar esos síntomas de debilidad pero que deberíamos asumirlo como algo normal y común.

Se dice que los girasoles reciben su nombre porque varían su orientación con un fototropismo positivo, o sea hacia la luz. Una luz que se traslada a la brillante fotografía de la película, obra de Hélène Louvart, y que guía a la protagonista quien, como los girasoles, varía su posición mientras todavía es joven ya que cuando madura, ya no gira y se queda en una posición fija hacia el oriente.


EL SUPLENTE () es un ejemplo más en ese (casi) género cinematográfico de profesor suplente que llega a un colegio en un barrio desfavorecido. En ese sentido la película de Diego Lerman no pasará a la historia como un alarde de originalidad ni como una revolucionaria del género pero hay que reconocerle el gran mérito de saber hacer funcionar todos los elementos que tiene a su alcance para conseguir un producto entretenido, emocionante y emotivo.

Uno de los grandes aciertos de Lerman en el guión es la postura que toma con respecto a Lucio, el profesor protagonista, interpretado de forma magistral por Juan Minujín claro candidato a premio a Mejor Interpretación, quién a lo largo de los minutos pasa de ser profesor a convertirse en padre ya no solo de su propia hija, si no también de su propio padre y de sus alumnos. Unos jóvenes que viven en un barrio complicado pero que no son problemáticos lo que le permite a la película jugar con otra vuelta a los clichés del cine de profesores, en este caso la materia no salvará a los alumnos si no que son las propias experiencias vitales las que le acercan a la materia y por extensión conectan con el profesor. Experiencias vitales en las que se incluye quizás uno de los elementos más discutibles de la película. En ese afán de Lerman de derivar sus películas casi por defecto en el thriller, la irrupción de una banda de Narcos y su lucha con el alcalde del barrio por hacerse con el poder acabará llegando a la escuela, lo que provocará hacer algún acto de fe en cuanto a las situaciones en las que se encontrará el protagonista. Momentos muy bien rodados, con una tensión angustiante y con mucho ritmo pero que a más de uno podrían parecerle de otra película. Arriesgando, en exceso, en que por momentos, Julio, más que un profesor, nos parezca una especie de Jason Bourne de baratillo. Aunque, como dice la frase “bien está lo que bien acaba” y en el caso de El Suplente hay que reconocerle un cierre perfecto donde toda la tensión de los momentos previos desembocan en un final muy emotivo.


Con polémica llegaba a San Sebastián y con polémica a seguido, ante la no asistencia de Ulrich Seidl para según sus palabras “que la película hable por sí misma” una decisión bastante criticable pues sigue dejando en duda de si los abusos y la explotación laboral de menores en el rodaje, denunciadas por el diario alemán Spiegel, fueron reales o no.

Pero Seidl quería que SPARTA () hablase por ella misma, y vaya si lo hace. La historia de Ewald, un austriaco que se mudó a Rumania para vivir con su novia, pero allí sentirá su atracción por lo niños lo que le llevará a abandonar su casa y junto a los jóvenes de un pequeño pueblo desfavorecido transforma una escuela en ruinas en una fortaleza donde impartirá clases de judo.

A nadie que conozca el cine de Seidl debería sorprenderle que el visionado de la película se convierta en una experiencia desagradable, angustiosa y donde los dilemas morales se revuelven en la cabeza del espectador a medida que avanzan los minutos. En este turbio retrato de la pedofilia no hay blancos y negros, la fina y terrorífica línea que separa el cariño y la protección que el protagonista profesa a los niños con sus oscuros intereses está plagada de grises. Un cariño y una protección que los niños no tienen en sus hogares y por eso la buscan fuera, en forma de abrazo, en mitad de la noche sin saber, en su bendita inocencia, que el lobo está disfrazado con piel de cordero. En esa piel de cordero está Georg Friedrich quien construye de forma magistral un personaje que evoluciona del tipo gris, al monstruo que ha perfeccionado su técnica pasando por un personaje con una apariencia física que provoca cierto rechazo pero sin posicionar al espectador a que lo odiemos del todo.

Seidl decide quedarse con la piel de cordero, muestra al espectador imágenes incómodas, porque entrevemos las intenciones, pero nunca sobrepasa los límites de lo moralmente denunciable, hecho que provoca que la mente del espectador rellene los huecos que el director austriaco no nos muestra y la mente puede llegar a tener pensamientos muy oscuros. Seidl expone las situaciones pero no juzga, no se posiciona, no toma partido y en esa falta de toma de partido muchos han visto un posicionamiento en favor del monstruo o un blanqueamiento de la pedofilia aunque probablemente si una persona acaba empatizando con el protagonista el problema realmente lo tenga quien mira y no quien dirige.

Dudo mucho que en esta Sección Oficial haya una película de la que se pueda hablar tanto, que genere tanto debate, y para un servidor, con un resultado tan redondo. Lo que sin duda es siempre será una buena señal.

En el próximo artículo hablaremos de la película que por ahora lidera la votación del premio del público y seguiremos desgranando la Sección Oficial a concurso. Hasta entonces nos vemos en los cines.

Este año también comentaré más películas en el Podcast de Cinema Manifesto y como todos los años podéis leerme en la cuenta de twitter Charlyr2d2.

 

Fuente: CINeol | Visitada: 109 veces