CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

Zinemaldia 2019 (II). Techos de cristal y memoria histórica

- Por

0 Comentarios

Ayer fue un primer día de festival movidito además del aumento de pases para prensa, lo que nos permitió ver más películas que otro años, tuvimos dos anuncios oficiales que trastocaron un poco las agendas del festival. Por un lado la ausencia de Yanis Varoufakis, ex ministro estrella griego que relató en su libro Comportarse como adultos su experiencia en la política y que Costa-Gavras, uno de los tres Premiso Donostia de este año, ha llevado a la gran pantalla.

En el artículo anterior hablábamos de la dificultad de cuadrar horarios y la segunda noticia del día ha provocado nuevas modificaciones en los planes de muchos acreditados. La película de James Franco, Zeroville, que competía por la Concha de Oro pasa a estar en Sección Oficial fuera de competición al haberse estrenado de forma comercial en algunas salas de Rusia.

Y mientras las noticias se sucedían el festival seguía su ritmo y la Sección Oficial entraba ya en velocidad de crucero incluyendo en el inicio dos de los títulos que más se esperaban.

Clase de historia entretenida pero falta de emoción.
Alejandro Amenábar volvía a San Sebastián cuatro años después de la fallida Regresión cambiando, una vez más, de registro para contarnos, en MIENTRAS DURE LA GUERRA , como se vivieron los convulsos primeros meses del alzamiento militar de Francisco Franco. Es una película que mira al pasado para hablar del presente y lo hace con la figura de Miguel de Unamuno, un personaje que Amenábar construye como figura pensante y racional ante una España dividida en blanco y negro.

La historia se abre con la llegada del ejercito franquista a Salamanca y se divide paralelamente entre las reuniones e idas y venidas de Franco para hacerse con del mando militar de los ejércitos y la visión de Unamuno desde la distancia del frente y como esa distancias y los dimes y diretes, las informaciones y falsedades de unos y otros afectan a la ciudadanía y a la posición ideológica ante el conflicto. En los cambios de postura de Unamuno, interpretado de manera magistral por Karra Elejalde, y en el enfrentamiento ideológico que plantea la película es dónde consigue sus momentos más inspirados, jugando a la épica y a la emoción. Lástima que en la mayor parte del metraje Amenábar apueste más por una didáctica, fría (aunque muy entretenida), clase de historia antes que seguir discutiendo o profundizando en las diferentes posturas ideológicas.

En la rueda de prensa Amenábar ha confesado que es optimista con que el resurgimiento de la extrema derecha nunca llegue a tener un poder real pero que claramente su película nace como discurso para mostrar que esa amenaza, que nos podría parecer muy lejana o de cuentos del abuelo cebolleta, es real. Algunos de los diálogos y situaciones que se relatan en la cinta son muy actuales e incluso nos habremos encontrado con situaciones o discusiones (porque como bien se dice en la película en España no se habla, se discute) similares.

En el apartado actoral donde la gran mayoría cumple notablemente hay que destacar, además de a Karra, a Carlos Serrano-Clark que comparte con Elejalde uno de los momentos más brillantes de la película donde incluso el humor tiene cabida. Sin embargo en el lado negativo me encuentro a Eduard Fernández, en un personaje excesivo que con su, por momentos, sobreactuación consiguen sacarme de la película aunque hay que reconocerle que hubiese funcionado a la perfección como villano de una película de superhéroes.

A pesar del potente y vistoso acabado visual de la película y su recreación histórica la película deja un sabor agridulce para la que tenía que ser una de las propuestas fuertes de este otoño del cine español, aunque ojalá con su estreno los espectadores vean a Unamuno como ejemplo y en vez de discutir empecemos a hablar.



Maternidad y techos de cristal.
En esta edición, en que las grandes estrellas se pueden contar con los dedos de una mano, el anuncio de la presencia de Eva Green supuso una gran alegría para los conseguidores de autógrafos en particular y los aficionados al cine en general.

La actriz francesa vuelve al cine europeo, tras su paso por la factoría Disney con Dumbo, y lo hace para embarcarse en la tercera película como directora de Alice Winocour, guionista de la excelente Mustang con la que comparte la reivindicación de la mujer en un mundo de hombres.

En PROXIMA se nos relata el esfuerzo físico y emocional al que se somete Sarah, una astronauta francesa de la Agencia Espacial Europea en Colonia, al ser elegida como miembro de una tripulación que viajará al espacio durante un año lo que supondrá alejarse de su hija de siete años durante ese periodo. Con este punto de partida Winocour construye un sólido drama que sirve para denunciar el techo de cristal al que se ve sometida la protagonista, y que sería extensible a muchos otros ámbitos. En su camino a convertirse en una de las mujeres que viaje al espacio la protagonista tendrá que enfrentarse a las miradas con aire de superioridad o desconfianza de los miembros varones del equipo a que pueda desarrollar su trabajo, al “cordón” emocional que le une a su hija y el miedo a dejarla durante un año en la tierra.

La solidez de la película se construye en dos pilares básicos por un lado el guión y la dirección de Winocour que consiguen colarnos dentro de la misión consiguiendo que por momentos parezca que nos encontramos en un documental, aunque juega en el filo de la navaja de esta verosimilitud con una escena próxima al final de la cinta y que podría hacer arrugar la nariz a algún espectador. En segundo lugar está Eva Green quien saca a relucir su mejor versión ante un papel de mujer luchadora que debe esconder las heridas (internas y externas) para poder seguir avanzando en un mundo de hombres.

Durante los títulos de crédito, recibidos con aplausos por el público que llenaba la sala, aparecen fotografías de imágenes reales de mujeres astronautas que pelearon por su sueño y a las que la película rinde un merecido homenaje.

Termino este artículo unas horas después de ver la que de momento es, para un servidor, la mejor película de lo que llevamos del festival, La trinchera infinita. En el próximo artículo hablaré sobre ella pero ahora toca aprovechar alguna de las pocas horas de sueño de las que podemos disfrutar en el festival. Hasta entonces nos vemos en los cines.

Twitter Carlos Fernández




Fotos:Inés Barreda

 

Fuente: CINeol | Visitada: 794 veces