CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




NOTICIAS de Cine

Zinemaldia 2017. Inauguración a la deriva

- Por

0 Comentarios

Mientras la mayoría de los mortales maldice entre dientes (o a grito pelado) y llora por las esquinas cuando el mes de septiembre aparece en el horizonte un pequeño número de irreductibles esperamos al mes que da paso al otoño con los brazos abiertos pues con su llegada podemos empezar a descontar los días para asistir al Festival Internacional de Cine de San Sebastián (o Zinemaldia si vemos que es necesario ahorrar caracteres en nuestras publicaciones). Así que aquí nos encontramos un año más, y ya van 11, frente a una pantalla de ordenador con una hoja de Word en blanco dispuestos a contaros todo lo que suceda en Donostia en los próximos 9 días, o al menos todo lo que nos de tiempo.

Hoy el festival inaugura su 65 edición, años a los que muchos están deseando llegar para poder disfrutar de una, seguro que merecida, jubilación. Para muchos este desentenderse de obligaciones laborales les lleva a disfrutar de una segunda juventud (siempre que el cuidado de los nietos lo permita) y el Zinemaldia no iba a ser menos. Lo que el año pasado fue un golpe de timón, en la Sección Oficial, hacia una programación dónde no se iba a entrar en la pelea con otros festivales por grandes nombres consagrados y si una apuesta por el descubrimiento de nuevos talentos (siempre rodeados de algún título más comercial, o con caras conocidas, que atraiga a un público más mayoritario) este año se ha confirmado como hoja de ruta del certamen para los años venideros. Aunque para construir este nuevo camino e identidad no se ha renunciado a contar con viejos conocidos de la ciudad. Así que siguiendo ese plan establecido el encargado de inaugurar esta edición ha sido Wim Wenders.


Inmersión ha dejado tras su proyección matutina en el Kursaal las mismas sensaciones que la mayoría de películas encargadas de abrir el Zinemaldia en los últimos años, indiferencia. El reconocido director alemán nos cuenta la historia de amor de Danielle Flinders (biomatemática) y James More (espía). Dos desconocidos que coinciden por casualidad en un remoto hotel de la costa de Normandía. Allí, mientras ambos preparan sendos viajes peligrosos, se enamoran. Al separarse, James dejará de dar señales de vida y Danny deberá enfrentarse a su misión con la incertidumbre de si su amado sigue vivo.

Probablemente mientras leéis las sinopsis os pueda parecer rara, con tramas que no tienes mucho que ver o que parecen difíciles de combinar. Efectivamente ese es el gran lastre de la película más que una inmersión nos enfrentamos a un barco que va a la deriva que lo mismo quiere ser una historia de amor, que quiere hablar sobre el terrorismo islamista en Europa o la existencia de vida en las zonas más profundas del Océano Atlántico. Y en esa tempestad de tramas e ideas se encuentran James McAvoy y Alicia Vikander, él sale mejor parado, con en un papel más físico que defiende muy notablemente, mientras que ella debe enfrentarse a un personaje sin arco emocional que se ve afectado por la indefinición de la propia historia y que acaba repercutiendo negativamente en su actuación. A estas alturas la actriz sueca no tiene que demostrar a nadie su valía y su buen hacer pero es una pena ver su talento desaprovechado en un papel tan plano como este.


Otra cosa irreprochable es el talento de Wenders como director en el dónde y cómo colocar la cámara, apoyado por una gran dirección de fotografía el apartado visual de la película es brillante, lástima que ese talento no se extienda en el guión y este acabe por ser un lastre en el resultado final del film.

Con mucha indiferencia y algunos aplausos (los típicos de cortesía que suele haber en el festival) hemos cerrado el pase matinal.

En este momento se dan los últimos retoques a la alfombra roja, se realizan los últimos ensayos para la gala de esta noche que será la encargada de dar el pistoletazo de salida oficial a esta 65 edición, mientras todo eso sucede nosotros nos dirigimos otro pase pues el calendario de proyecciones no espera a nadie y todos queremos descubrir cual será la joya escondida del festival por lo que toca desviarse de la sección oficial y visitar las secciones paralelas. En los próximos días os contaremos si la hemos encontrado mientras tanto, y como siempre, nos vemos en los cines.

 

Fuente: CINeol | Visitada: 524 veces