CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Las Hermanas Bolena (2008)

Poster

'Una historia de alianzas y traiciones en la corte británica'

25/02/2008 - Por Padrino

(3/5)

Las Hermanas Bolena (2008)
Director: Justin Chadwick
Intérpretes: Natalie Portman (Ana Bolena) / Scarlett Johansson (María Bolena) / Eric Bana (Enrique VIII) / David Morrissey (Duque de Norfolk) / Kristin Scott Thomas (Lady Isabel Bolena) / Mark Rylance (Sir Thomas Bolena) / Ana Torrent (Catalina de Aragón) / Jim Sturgess (George Bolena) / Eddie Redmayne (William Stafford) / Benedict Cumberbatch (William Carey) / Juno Temple (Jane Parker)
Duración: 115 minutos
Sinopsis: Las dos hermosas hermanas Bolena, Ana y María, presas de las ciegas ambiciones de su familia, compiten por el amor del apuesto y apasionado rey Enrique VIII. Aunque ambas comparten el lecho del rey, solo una será reina... [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 29 de Febrero de 2008

CRÍTICA



Una historia de alianzas y traiciones en la corte británica

Para su debut en el largometraje, el británico Justin Chadwick, ha elegido la adaptación de la novela superventas de Philippa Gregory “The other Boleyn girl”. Partiendo de la novela, el realizador narra la historia de estas dos hermanas, una historia basada en la intriga, el romance, las alianzas y, sobretodo, las traiciones. Con una puesta en escena más típica del teatro que del cine, y una dirección artística espléndida (mención especial merecen los decorados y el vestuario creado para el film); Las hermanas Bolena consigue ofrecer lo que promete: una relato histórico interesante y entretenido. Y es que resulta de gran interés como la película centra el foco de atención en la relación que se establece entre las dos hermanas (interpretadas por Scarlett Johansson y Natalie Portman). Si bien la historia de la vida de Ana, la mayor de ellas, es muy conocida por todo el mundo, quizás lo es menos la convulsa y difícil relación que existía entre las dos hermanas. Y es que las dos compitieron con todas sus armas por conseguir el afecto del Rey (interpretación que corre a cargo de Eric Bana, muy convincente en el papel del soberbio y egoísta Enrique VIII).

Esa historia es precisamente la que estructura toda la película. Cierto es que al principio cuesta entrar en ella. La forma en como se nos va explicando el principio de la historia es un poco rápido. Se muestran pequeños retales de las diversas historias, que, en alguna ocasión, puede confundir al espectador. Una vez superado este desasosiego inicial fluye con cierto ritmo. De hecho, y aunque al que escribe no le entusiasme esta forma de realización, cierto es que suele ser el más indicado para contar este tipo de tramas con tantas aristas y tantas personas implicadas. A medida que va avanzando la película, uno entra en ese juego de ir enlazando las historias, de ir juntando las perspectivas e ideas de cada personaje. Si ese juego gusta al espectador el disfrute está garantizado.



Todas estas historias, estos enredos y traiciones en la corte, hacen que el espectador crea estar ante un capítulo de algún culebrón de esos de sobremesa que tan hondo calan en nuestra sociedad. Es cierto. Pero, como bien reza el dicho: “la realidad siempre supera a la ficción”. Al tratarse de una adaptación histórica el espectador no tiene más remedio que creerse lo que está viendo. Al contrario que ocurre en uno de esos seriales mencionados unas líneas antes, la incredulidad inicial del espectador ante lo rocambolesco e increíble de la historia de estas dos hermanas, se supera al pensar que el film dirigido por Justin Chadwick está basado en acontecimientos reconocidos y autentificados. El interés del espectador por la vida de estas hermanas es lo que marcará si la película es un melodrama románico con tintes de culebrón o un retrato histórico interesante.

En el apartado de interpretación cabe destacar el trío protagonista. Un más que correcto Eric Bana (a quien ya vimos en otro papel de corte histórico haciendo de Héctor, en la regular adaptación cinematográfica de Troya, a cargo de Wolgang Petersen) consigue transmitir la fuerza y la convicción del monarca británico, así como su despotismo y autocomplacencia. Las otras dos puntas de este triángulo son Natalie Portman y Scarlett Johansson, ambas convincentes en su papel, una como la hermana mayor ambiciosa y exigente y la otra como la hermana pequeña, sencilla e ingenua. Destacar también la presencia de la actriz española Ana Torrent, quien encarna a la Reina Catalina de Aragón, esposa de Enrique VIII.

Una película que muestra los más bajos instintos de las personas, lo que es capaz de llegar a hacer alguien por conseguir lo que quiere, en este caso representado por personajes de la corte y la corona británica. Una película recomendable para aquellas personas deseosas de descubrir, o redescubrir, una parte de la historia de la monarquía europea que acabó con la creación de la Iglesia Anglicana, marcada por los intereses de unos personajes movidos por el afán de poder.

 

Visitada: 5071 veces






Puntuación de los Usuarios

6.21

(80 votos/39212 visitas) - Estadísticas >>