CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - El Niño de Marte

Poster

'Oda a la rareza fallida'

21/02/2008 - Por Luis V.V.

(2/5)

El Niño de Marte
Director: Menno Meyjes
Intérpretes: Bobby Coleman (Dennis) / John Cusack (David) / Joan Cusack (Liz) / Amanda Peet (Harlee) / Oliver Platt (Jeff) / Sophie Okonedo (Sophie)
Duración: 108 minutos
Sinopsis: Un científico destrozado por la muerte de su novia adopta un niño de 6 años intentando que llene ese gran hueco. Una vez empiece a convivir con él comprobará que el niño tiene no pocas peculiaridades y poco a poco empezará [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 22 de Febrero de 2008
Nota I.M.D.B.: 7/10 (2066 votos)


CRÍTICA



El niño de Marte. Oda a la rareza fallida

Sobre la premisa de la adopción de un niño que se cree extraterrestre, y de cómo éste va haciendo dudar poco a poco a su padre adoptivo de que eso pueda llegar a ser cierto se fundamenta “El niño de Marte”, la nueva película dirigida por Menno Meyjes, quien aún tiene pendiente de estrenar (¿o quizás aún finalizar?) la ya quemada y más que comentada “Manolete”. Basada en el galardonado cuento “Hugo y Nebula”, y con un guión firmado por David Gerrold (autor del clásico episodio de Star Treck “Los tribales y las tribulaciones”) El niño de Marte se convierte en una sucesión de escenas cómicas sin mucho más fundamento. Enmascarado bajo una tela de supuesta reflexión acerca del lugar que cada uno ocupa en la sociedad, de la necesidad de ser diferentes, de la necesidad de tener una propia personalidad; la película se convierte en una serie de idas y venidas cómicas. Meyjes teje una especie de manta conformada por retales cómicos sin mucha relación (y algunos sin mucha gracia) que acaban por ser previsibles y, por tanto, aburridos.

Y es que la película no pasa de ahí. Cierto es que la idea de base es buena y que los dos actores que encarnan al padre y al niño (John Cusack y Bobby Coleman) están bastante bien en sus interpretaciones, pero el supuesto mensaje de optimismo y ensalzamiento de la rareza no acaba de calar. Uno no acaba de creerse la historia que se le está contando, no acaba de creerse lo que está viendo. El niño de Marte es una de esas películas fallidas, en las que, no se bien porque motivo, se desvirtúa el que se presuponía eje principal de la película para acabar en otro completamente distinto. Desde mi punto de vista, la idea principal de la película era hacer una especie de oda a la rareza, un encumbramiento de lo necesario que son para la sociedad esa gente distinta, “diferente”, mensaje que comparte el que escribe estas líneas. Sin embargo, en algún punto del camino, Meyjes se confundió y se perdió. Es entonces cuando la película se transforma en una especie de serie cómica, un gag puesto detrás de otro. Se confunde, además, ese supuesto mensaje a favor de la originalidad y la diferencia, con uno nuevo basado en la necesidad de adaptarse al entorno que nos rodea. Se entrecruzan dos visiones totalmente opuestas como si tal cosa. A ratos se proclama la fuerza de la indiferencia y a ratos se clama en favor de la pertenencia al grupo, de lo necesario de la homogeneidad.



Se pierde esa idea inicial tan buena para acabar convirtiéndose en una simple comedia. Se desaprovecha lo que podría haber sido una fresca, original e interesante comedia para convertirse en una previsible y manida comedieta. Y es que la originalidad de la obra queda en entredicho si recordamos otra película muy parecida: K-PAX. En aquella ocasión el tema era muy parecido. Un personaje (en esa ocasión, un adulto interpretado por Kevin Spacey) que decía provenir de otro planeta y un hombre que al principio no se lo cree pero que poco a poco empieza a dudar. Quizás sin la existencia de esa película el factor originalidad aportaría algo más a la película, pero el hecho de parecer una copia de la misma cambiando al personaje interpretado por Spacey por el de un niño de unos 7 años no ayuda mucho. No deja de parecer una mera copia.

El niño de Marte no pasa de ser uno más de los productos manufacturados que salen de la industria de Hollywood, con un acabado técnico casi perfecto, pero falto de contenido. Una película blanca y transparente, de esas “para todos los públicos”.

 

Visitada: 4066 veces






Puntuación de los Usuarios

5.77

(17 votos/35429 visitas) - Estadísticas >>