CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Shrek Tercero

Poster

'Fórmula sobada y desgastada'

22/06/2007 - Por korben dallas

(2/5)

Shrek Tercero
Director: Christopher Miller / Raman Hui
Intérpretes: Mike Myers (Voz de Shrek) / Eddie Murphy (Voz de Asno) / Cameron Diaz (Voz de Fiona) / Antonio Banderas (Voz del Gato con botas) / Rupert Everett (Voz del Príncipe Encantador) / Justin Timberlake (Voz de Artie) / Julie Andrews (Voz de la Reina Lillian) / Eric Idle (Voz de Merlin) / Cody Cameron (Voz de Pinocho / Los tres cerditos) / Conrad Vernon (Voz del Hombre de gengibre / Rumpelstitskin / Jine) / Amy Poehler (Voz de Blancanieves) / Amy Sedaris (Voz de Cenicienta) / Regis Philbin (Voz de Mabel) / Cheri Oteri (Voz de Bella durmiente) / Maya Rudolph (Voz de Rapunzel) / John Cleese (Voz del Rey Harold) / Ian McShane (Voz de Capitán Garfio) / John Krasinski (Voz de Lancelot) / Seth Rogen (Voz del Capitán de barco) / Larry King (Voz de Doris) / Aron Warner (Voz de Lobo)
Duración: 93 minutos
Sinopsis: Cuando Shrek se casó con Fiona, lo último que se imaginó es que podría convertirse en el siguiente rey. Pero cuando su suegro, el rey Harold, muere sin previo aviso, es exactamente lo que le espera. Y si Shrek (con la [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 22 de Junio de 2007
Nota I.M.D.b.: 6'5/10 (12452 votos)



CRÍTICA + RUEDA DE PRENSA



El rey ha muerto en el país de Muy Muy Lejano, el trono queda desierto y Shrek será nombrado rey consorte con su esposa Fiona. Nada más lejos de los deseos del heró-gro-e más famoso del cine, quien solo desea regresar a su ciénaga y permanecer en ella feliz y relajado por el resto de sus días. Para evitarlo, Shrek se embarcará en la búsqueda del siguiente heredero en la línea sucesoria: Arturo, que en la actualidad vive en un high-school medieval siendo el nerd de turno. Quedando la corte vacía, el Príncipe Encantador planea un golpe de estado liderando una horda de malvados de cuento. Para enfrentarse a ellos, Fiona encabezará un grupo de resistencia engrosado por todas las princesas pusilánimes y sorprendentemente guerreras.

En esencia, estas son las tramas de este tercer episodio de las aventuras del ogro Shrek, que, nuevamente, cuenta con las voces de superestrellas de Hollywood en su versión original: Myke Myers, Cameron Díaz, Antonio Banderas, Rupert Everett, Eddie Murphy, Julie Andrews, John Cleese y la presentación de Justin Timberlake como Arturo.

Shrek Tercero arranca con fuerza en taquilla y sobre todo con muchas expectativas, las que se han creado a lo largo de los años sobre esta saga multimillonaria que ya cuenta con tres títulos y que promete acrecentarse hasta el agotamiento del éxito -de momento ya se planean dos películas más, otra con El Gato con Botas como protagonista, un musical y un especial navideño para la televisión en que se cuentan las intimidades de la familia Shrek- no sin crear colateralmente una duda acerca de su verdadera eficacia en lo que al entretenimiento se refiere.



Ridículo serída cuestionar sus avances tecnológicos, quede claro (¿no lo está de antemano?) que si la primera ya sorprendió por su espectaculares diseños y viveza en lo que a la animación digital se refiere, y la segunda remontó esos logros y se regocijó en su calidad y savoir faire dejándonos boquiabiertos y maravillados con la prestancia y genialidad de personajes y paisajes, etcétera; esta tercera no le queda a la zaga y derrocha el mismo y esplendoroso talento digital. Por ello, centrémonos en su plano creativo, en su punto de partida artístico, con el que, se supone, disfrutarán los espectadores vívidos de ironía y cuentos modernizados.

En aquella ¿olvidada? y reivindicable trilogía de Scream) (Wes Craven 1996-2000) se hablaba y se sentaba cátedra, con magistral acierto, acerca de las trilogías, sagas y secuelas, las fórmulas hollywoodienses para exprimir el éxito de películas que funcionan o han funcionado espectacularmente. Para empezar, en cada nueva secuela deben aparecer nuevos personajes, y reforzar los anteriores con sus características experimentadas y mejoradas. Así, los directivos de Dreamworks han cogido el guión de este ogro convertido en príncipe y han creado una fórmula magistral, elevando al cuadrado en la primera secuela y al cubo en la segunda, todos y cada uno de los elementos que han visto funcionar con tal descaro y puntillosidad que produce un cierto rechazo por su obviedad. De este modo, si en la primera fue una princesa que se conevrtía en ogra y en la segunda un ogro que se convertía en príncipe y un burro que se convertía en corcel; en esta tercera, Asno se cambia el cuerpo con el Gato con botas -quien, por cierto, agotó su recurso de los ojitos llorosos hasta para sus más ferviertes admiradores, entre los que me cuento-. Y esto es solo un ejemplo. Si en la segunda parte, nos partimos de risa con la aparición de la Hermanastra Fea, aquí conoceremos a la pareja. Si el éxito fue ver conocer a un hada dedicada a la producción en cadena de conjuros y pócimas -escenas que recordaban, puestos a decir, a aquel desapercibido producto Disney a reivindicar que fue El emperador y sus locuras- aquí conoceremos a un Merlín retirado a una cueva naturista convertido en hippy new-wave, desquiciado y superando una depresión postraumática.

Quizá sea este maniqueísmo, esta fórmula sobada y desgastada lo que propicie que ni siquiera grandes ideas como el comando de princesas en pos de la liberación de Muy Muy Lejano funcione realmente, pues queda en los límites de lo políticamente correcto, de la parodia sarcástica de un Kill Bill sin chicha... como la incursión de ese nuevo protagonista descafeinado y desnatado, produciéndose un efecto curiosísimo: Shreck apareció como una especie de contrapunto al cuento clásico, al mundo de ciertas productoras de dibujos animados que dulcificaban príncipes y princesas para presentar a los niños unos héroes lánguidos y sin fuste, en contraposición, este mundo de ogros y humor escatológico; con la inclusión de este Arturo (con una clarísima y única función de arrastrar fans del cantante al cine, cuyo personaje se le parece considerablemente, incluso), se regresa a ese héroe netamente Disney, esto es, perdedor pero que en el fondo esconde un diamante en bruto; con lo cual, con perdón de los señores productores de películas-franquicias, nos pretenden vender una hamburguesa ya chupada y masticada... por estudios de medios.



No niego, con lo dicho arriba que este Shreck Tercero no resulte entretenido y gracioso, nada más lejos, por el contrario, se afianza como uno de los productos en cartel que mejor cumple su función de entretenimiento y satisfacción a un espectador dudoso de qué otra tercera parte puede disfrutar un ocioso y acalorado día de verano. Pero sí quisiera constatar que la presupuesta imaginación y derroche de creativitad que se achaca este proyecto, abocado a convertirse en el Freddy Kruegger del siglo veintiuno, no es tal y que su arsenal de videos musicales y de chistes resultones son los mismos que los de la primera y la segunda entrega y que a veces uno se siente un poco decepcionado si entra en una sala a ver la misma película tres veces.

Pero algo bueno sí que debe tener hacer una película como ésta: lo felices que parecen sus "actores" a la hora de hablar de su trabajo. Así se mostraron Cameron Díaz y Justin Timberlake ante la prensa sin parar de hacerse guiños gracietas y risitas el uno a la otra y viceversa, mientras contaban maravillas de lo divertido que resulta encerrarse en un estudio de grabación a poner voces y ser capturados sus movimientos para dar vida a sus alter-egos virtuales; igualmente encantado, pero un poco más modesto, se mostró Banderas quien añadió un apunte histórico al asunto, el de que su mujer le anunció, cuando iba a enfrentarse a la grabación de la primera: "te vas a hartar de hacer repeticiones".

Hay que reconocer que una rueda de prensa de esta envergadura se agradece de vez en cuando, Cameron cuchicheando y no parando quieta, asemejándose a la idea que nos hemos hecho de ella por sus películas, como un rabillo de lagartija bromeando y sonriendo esplendorosamente; un productor ejecutivo orgulloso y bromista, asiduo a nuestro país, enfrentados a una prensa quizá un poco malintencionada. Para muestra un botón, la pregunta de algún avispado a Justin: "¿cómo te sientes al saber que álgunas de tus películas no se van a estrenar en Europa dado que han recibido unas críticas demoledoras?", pregunta que no se llegó a contestar gracias a la intervención del moderador que la negó -único momento en el que el cantante borró la sonrisa de su cara-.
Y así, entre las lecciones de inglés de Antonio a Justin y sus chascarrillos, nos contaron lo dichosos que se sienten al formar parte del proyecto y lo ansioso que se siente nuestro actor más internacional esperando su Gato con Botas en solitario, hasta tal punto que ha decidido crear una empresad e animación digital en Málaga.

Finalmente, ante la pregunta de si se van a realizar diferentes proyectos con cada uno de los personajes para aprovechar el tirón, con Asno, la Hermanastra Fea, Ginger... Cameron gritó en su más puro estilo encantador-rutilante "Ginger is my favourite!" y este que suscribe se quedó enamorado. Por cierto, que la respuesta era no.

 

Visitada: 11731 veces






Puntuación de los Usuarios

5.82

(228 votos/67183 visitas) - Estadísticas >>