CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Un Engaño de Lujo

Poster

'No defrauda'

15/06/2007 - Por korben dallas

(3/5)

Un Engaño de Lujo
Director: Pierre Salvadori
Intérpretes: Gad Elmaleh (Jean) / Audrey Tautou (Irène) / Marie-Christine Adam (Madeleine) / Vernon Dobtcheff (Jacques) / Jacques Spiesser (Gilles)
Duración: 104 minutos
Sinopsis: Jean es un tímido camarero de un gran hotel que se hace pasar por multimillonario ante Irene, una bella cazafortunas. Ella le rechaza en cuanto descubre quién es en realidad, pero Jean, enamorado de ella, se lanza en su búsqueda hasta [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 15 de Junio de 2007


CRÍTICA Y RUEDA DE PRENSA



Un engaño de lujo cuenta las aventuras (más bien desventuras) de Jean, un camarero de un hotel de lujo en la Costa Azul cuya vida se trastoca por completo al conocer a la bella Irene, quien se gana la vida haciendo de acompañante de playboys millonarios y que en un primer momento confunde a Jean con uno de ellos, siendo este el instante en que él queda perdidamente enamorado de la chica. Poco a poco, los papeles se irán cambiando y el camarero se convertirá en gigoló de una rica señora al tiempo que Irene se va enamorando más y más de Jean.



Pierre Salvadori, director de la exitosa Après vous (Usted Primero), regresa a las pantallas con esta comedia romántica cuyo guión ha coescrito junto a Benôit Graffin y que se presenta como un caramelo para los dos protagonistas estrella de su metraje, de un lado, la delicada Audrey Tautou, en un rol de pérfida y calculadora cazafortunas que tortura y arruina al camarero bobalicón, Gad Elhamed. En los diálogos, la simpatía y fluidez que ya nos entregara en su anterior trabajo; en el desarrollo argumental, un nada despreciable juego de cambio de roles y evolución de personajes que, contra todo pronóstico, no cae en la obviedad con demasiada alevosía. Lejos de ello, los encuentros de los protagonistas se sucederán con notable destreza y mantendrán interesantes relaciones con sus partenaires secundarios, es decir, cada cual con su millonario de turno, destacando entre ellos a Marie-Christine Adam, quien borda un papel a medio camino entre lo melancólico y lo patético con magistral soltura. Pero sin duda alguna, todo el cotarro gira en torno a la pareja protagonista que se consolida como una de las mejores en cuanto a su química en el panorama actual en Francia y nos trae a una Audrey Tatou centrada y solvente, tan expresiva y eficiente como su conseguido look de acechadora profesional.



Así, explicaba Tautou en rueda de prensa, para ella ha sido como tomar unas vacaciones el rodar esta película, en escenarios escogidos en la Costa Azul, filme que, por cierto, la aleja de su anterior trabajo -El códiogo DaVinci- del que no parece estar demasiado orgullosa ni contenta, de hecho, sus palabras fueron: Al menos no trabajé con los peores, Tom Hanks, Jean Reno, pudo haber sido mucho peor… pero no me gustaría volver a los Estados Unidos. Es cierto que la actriz parece contenta de haber regresado a su país y que se enfrenta con decisión a una carrera inteligente: no me gusta el cine elitista ni pedante, hago películas para todo el mundo, porque son las películas que yo quiero ver, defendiendo su talento y versatilidad –que los tiene- sin dejarse caer en el cliché del que fuera su gran personaje hasta la fecha: para mí, hacer Amelie fue un regalo y le estoy tremendamente agradecida, porque le debo todo, las presiones para volver a trabajar con Jeunet fueron terribles y el resultado no fue igual, pero sin duda es lo mejor que me ha pasado en mi carrera hasta la fecha. Cierto es, aunque también ha de estar un poco harta; hasta siete fueron las preguntas que se lanzaron acerca de su opinión-vivencia durante-después del filme de Jeunet, para finalmente concluir con la siguiente (e inspirada…) pregunta: ¿a usted hay algún día en que no le recuerden que fue Amelie?, contestación: en España, no. Ahí queda eso.

Así que poco se habló del film que nos ocupaba, qué le vamos a hacer, pero volviendo a él, Un engaño de lujo nos conduce a un mundo de glamour y grandes marcas, mostrándonos un oscuro trasfondo de sordidez que se convierte de manera inmediata en el gran acierto de la cinta, sin obviar las miserias de unos personajes sumidos en vidas de dudosa moralidad, pero sin entrar a juzgarlas ni a restregar moralinas de catecismo por la cara de los espectadores. Un trabajo eficaz que busca el chiste sin descuidar a sus personajes, presentándonos un resultado final que quizá no brilla con toda la rutilancia que cabría esperar pero que al menos no defrauda.

 

Visitada: 8568 veces






Puntuación de los Usuarios

5.99

(21 votos/5702 visitas) - Estadísticas >>