CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - El Último Show

Poster

'Encantadora'

22/03/2007 - Por Mrs de Winter

(4/5)

El Último Show
Director: Robert Altman
Intérpretes: Woody Harrelson (Dusty) / Tommy Lee Jones (Axeman) / Garrison Keillor (G.K.) / Kevin Kline (Guy Noir) / Lindsay Lohan (Lola Johnson) / Virginia Madsen (Mujer peligrosa) / John C. Reilly (Lefty) / Meryl Streep (Yolanda Johnson) / Lily Tomlin (Rhonda Johnson) / Marylouise Burke (Mujer) / L.Q. Jones (Chuck Akers)
Duración: 105 minutos
Sinopsis: En esta ocasión la historia acontece entre las bambalinas de un popular show radiofónico que lucha por sobrevivir en la época de la televisión. Por este programa desfilarán toda clase de personajes, a cual más singular, que crearán las situaciones más [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 23 de Marzo de 2007
Nota I.M.D.B.: 7'2/10 (5741 votos)



CRÍTICA



Casi un año después de su estreno en Estados Unidos, llega a nuestras carteleras la última obra del fallecido Robert Altman. Con un título en español que casi resulta un macabro homenaje, El Último Show nos lleva de paseo entre las bambalinas de un programa radiofónico durante su última retransmisión. La película toma forma en una hermosa adaptación del mundo de la radio al formato cinematográfico (y viceversa), lleno de humor y con un claro poso de nostalgia.

A Prairie Home Companion es el nombre de un popular programa de radio americano que el año pasado celebraba su trigésimo aniversario, y el mismo Garrison Keillor, conductor del show original, se ha encargado de escribir y protagonizar la historia que Altman dirige para la gran pantalla. Nos sitúan en una época en la que la televisión ha llegado a todos los hogares y está desbancando a la radio (Video Killed the Radio...), de modo que los nuevos dueños de la compañía deciden cerrar el programa. Asistimos a la última representación, mientras contemplamos las vidas de esa gran familia que forman los integrantes del espectáculo.



Y como integrantes de este espectáculo, Altman se ha rodeado de un más que digno reparto, entre veteranos y alguna joven estrella, encabezado por el omnipresente Keillor. Meryl Streep y Lily Tomlin bordan sus papeles como las hermanas cantantes Johnson, a las que observamos en el camerino hablando desordenadamente sobre el espectáculo, la familia, el pasado... ante una tremendista Lindsay Lohan que se pasa la película hablando del suicidio en clave poética. Otra pareja a destacar es la formada por Woody Harrelson y John C. Reilly, en el rol del dúo cómico Dusty y Lefty, que nos regalan algunas de las escenas más divertidas, como el número de los chistes malos, que en su sencillez resulta desternillante. También buscando la sonrisa nos ofrece su actuación Kevin Kline, en la piel del patoso guardia de seguridad Guy Noir que hace las veces de narrador y aspirante a galán, magnífico en esa línea cómica que otras veces ha seguido.Virginia Madsen hace su aparición como un bello ángel de la muerte que visita a la dislocada tropa mientras alguno ve en ella a una posible salvación para la situación en que se encuentran. Y todos ellos encajan a la perfección, con unas interpretaciones que evidencian el entusiasmo con el que cada uno de los actores se ha enfrentado a esta obra sin protagonistas absolutos. Enternecedora también la historia de los enamorados ancianos en una compañía que es toda una familia.



Una historia coral, por tanto, al más puro estilo Altman. El director despliega todos los recursos que son ya habituales en su cine. No es este un film narrativo, sino que nos ofrece una visión del mundo que rodea a una serie de personajes, que no se quedan en simples caracteres, sino que a lo largo del metraje se convierten en personas reales. Altman plasma esta cotidianeidad con una puesta en escena entre teatral y naturalista, con detalles típicos como las escenas en las que varios personajes hablan a la vez, o el uso del fuera de campo, en este caso un show que sirve de hilo conductor en el viaje a través de las diferentes miradas de los protagonistas. Miradas que a menudo acentúa con el uso de zooms significativos, huella de un realizador cuya mano se deja ver solo en ocasiones para recordarnos su presencia. La música es también un importante aglutinador, y de número en número se van solapando las distintas melodías, todas con sabor añejo y country, sin apenas espacio para el silencio, ese gran desconocido para la radio.

Tantas piezas dan como resultado una sinfonía que, con unas notas muy americanas, Altman compone en clave de comedia. También coquetea levemente con el tono más grave de las referencias a la muerte y alegorías varias pero, por suerte, el drama es algo que solo se vislumbra en ciertos momentos cargados de emotividad, mientras que el humor prevalece. Todo con una elegancia que consigue crear un tono nostálgico y evocador, de verdadero amor por lo que se nos está contando y que, en definitiva, hace de El Último Show una película encantadora.

 

Visitada: 11616 veces






Puntuación de los Usuarios

5.26

(15 votos/11556 visitas) - Estadísticas >>