CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - La Dalia Negra (2006/I)

Poster

'Falla en el fondo'

19/10/2006 - Por Mrs de Winter

(3/5)

La Dalia Negra (2006/I)
Director: Brian De Palma
Intérpretes: Josh Hartnett (Agente Dwight "Bucky" Bleichert) / Scarlett Johansson (Kay Lake) / Aaron Eckhart (Sargento Leland "Lee" Blanchard) / Hilary Swank (Madeleine Linscott) / Mike Starr (Russ Millard) / Patrick Fischler (Ellis Loew) / Mia Kirshner (Elizabeth Short) / John Kavanagh (Emmet Linscott) / Fiona Shaw (Ramona Linscott) / Troy Evans (Jefe T. Green) / Richard Brake (Bobby DeWitt)
Duración: 121 minutos
Sinopsis: El hallazgo en un solar del cadáver descuartizado y brutalmente mutilado de una mujer joven se convierte en un caso de interés mediático a causa de la gran repercusión que éste recibe por parte de la prensa de Los Ángeles. Un [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 20 de Octubre de 2006


CRÍTICA



El talento de Brian de Palma detrás de las cámaras resulta innegable: sus obras destilan un sentido estético muy desarrollado, un manejo casi perfecto de los recursos técnicos y narrativos; en parte gracias a la influencia de grandes directores que le han precedido, desde Eisenstein hasta Hitchcock, a los que ha homenajeado a lo largo de su filmografía. Sin embargo, esa realización cuidada al milímetro, que algunos podrían llegar a calificar de exhibicionista y roza en ocasiones la obsesión, se nos presenta en La Dalia Negra como un espéctaculo de luces y sombras que no hacen más que desviar la atención de una triste realidad: su incapacidad para construir una historia coherente, con personajes accesibles, o que al menos presente un desarrollo argumental que llegue a ‘tocar’ al espectador.

El filme centra su atención en el personaje de Bucky Bleichert, interpretado por un inexpresivo Josh Harnett, un ex-boxeador fichado por la policía de Los Ángeles en medio de una operación casi publicitaria. Nuestro protagonista cuenta con la compañía de Lee Blanchard (Aaron Eckhart), otro púgil metido a detective, junto al cual comienza a resolver sus primeros casos y a ocupar las portadas de los periódicos. Entre ambos aparece desde el principio Kay Lake (Scarlett Johansson), cerrando un triángulo cuyas relaciones centran gran parte del metraje.
El cadáver de una atractiva joven aparece descuartizado en medio de un descampado, y la pareja de invertigadores participan en dicho caso, que la prensa bautiza como ‘La Dalia Negra’. Lee empieza a mostrar una enfermiza obsesión por descubrir al autor del crimen. Mientras, las pesquisas de Bucky le llevan a conocer a la misteriosa Madeleine Sprague (Hilary Swank), una ambigua mujer fatal de la alta sociedad que jugará un importante papel en la resolución del misterio.

En la piel de Elizabeth Short encontramos a la bellísima Mia Kirshner, que se nos presenta como una muchacha frágil y obsesionada por la fama, cuya aparición toma forma en fragmentos de película que los policías visionan durante la investigación. La mencionada inexpresividad de Harnett (al más puro estilo Bogart) contrasta con la desaforada pasión de Eckhart, y ambos parecen estar justificados por las características de los personajes; no en vano los periódicos se refieren a ellos en la película como ‘Sr. Hielo’ y ‘Sr. Fuego’. Pero este último cae en un histrionismo fuera de lugar, ya que no hay una evolución creíble de sus actos. No podemos pasar por alto a una descafeinada Scarlett Johansson, que parece perdida durante toda la película, como si de una anemia emocional se tratara. La oscarizada Hilary Swank destaca sobre el resto del reparto como una gélida y preciosa femme fatale que se mueve como una pantera en una jungla de asfalto que conjuga todos los elementos imprescindibles en el cine negro.

La Dalia Negra, basada en la novela homónima de James Ellroy (L.A. Confidential), no deja de lado ni uno de los tópicos del género: policías corruptos, combates de boxeo amañados, sangrientas refriegas, un detective poco sociable, una elite social rodeada de ambición y traiciones, los pasionales delincuentes de los bajos fondos…
Todo ello llevado a la pantalla con una técnica visual impecable. No en vano De Palma se ha hecho famoso como un director de panorámicas espectaculares, travellings hiper-penetrantes, picados tremendamente expresionistas, planos-secuencia interminables, montajes frenéticamente acompasados… en un alarde de virtuosismo estilístico que aquí despliega con la misma fuerza de siempre. Míticas son escenas como la perspectiva aérea que precede al momento del descubrimiento del cadáver, algún enfrentamiento que deviene en un sanguinolento espectáculo de movimiento, o aquella en la que Bucky conoce a la familia Sprague al completo, mostrandonos el encuentro con un plano subjetivo que crea muy a propósito una extraña sensación de inquietud. Ese es otro de los puntos en los que el director se nos revela como un exprerto: una puesta en escena magistral, con la creación de atmósferas enrarecidas, en ocasiones deliberadamente esperpénticas, que hacen aflorar el espíritu artístico que parece ocultarse tras otras de sus producciones más comerciales. A ello contribuyen en gran medida el excelente diseño de producción, fiel recreación del ambiente, escenarios y vestuario de los años 40, que contribuye enormemente a la contextualización, así como la fotografía, firmada por Vilmos Zsigmond, y la música de Mark Isham, perfectamente integrados en este universo de intrigas.

Y a pesar de todos sus pros en cuanto a las formas, el filme falla en algo fundamental: el fondo. Asumimos que las tramas en el cine negro suelen ser enrevesadas, pero en este caso el argumento resulta demasiado confuso, de modo que cuando llega la típica explicación final, no existe la más mínima predisposición a creer lo que nos están contando. La investigación del caso de La Dalia queda eclipsada por la relación (triángulo amoroso?) de los protagonistas, que ni siquiera transmiten una especial intensidad en este aspecto, de modo que el crimen que da título a la cinta se convierte casi en una excusa para desarrollar un conflicto de personajes que, teniendo en cuenta el estilo del director, resulta contradictorio. El resultado es una película recomendable: muy entretenida, pero desigual, que tarda en arrancar, que nos regala momentos realmente emocionantes, que apenas decae en su desarrollo, y que si bien se resuelve con escenas de realización magistral, deja una leve sensación de desasosiego, porque tal vez nos hubiera gustado saber más de Elizabeth Short y menos de Brian De Palma.

 

Visitada: 11376 veces






Puntuación de los Usuarios

5.52

(153 votos/34918 visitas) - Estadísticas >>