CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Casanova

Poster

'Para no ver'

16/02/2006 - Por Korben Dallas

(1/5)

Casanova
Director: Lasse Hallström
Intérpretes: Heath Ledger (Casanova) / Sienna Miller (Francesca) / Jeremy Irons (Pucci) / Oliver Platt (Papprizzio) / Lena Olin (Lady Bruni) / Omid Djalili (Lupo) / Charlie Cox (Giovanni Bruni) / Natalie Dormer (Victoria) / Ken Stott (Dalfonso) / Stephen Greif (Donato) / Lauren Cohan (Sor Beatrice)
Duración: 108 minutos
Sinopsis: El famoso seductor veneciano Giacomo Casanova conocerá el sentido del amor cuando conozca a la mujer cuya relación le muestre el camino hacia el esplendor del querer. [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 17 de Febrero de 2006
Nota I.M.D.B.: 6’7/10 (1172 votos)

CRÍTICA



La nueva película de Lasse Hallström llega a nuestras pantallas este fin de semana para relatarnos nuevamente las peripecias del amante más famoso de la Historia: Giacomo Casanova. Sin embargo, la premisa del film es la de narrar un desconocido episodio de su vida en el que el inefable conquistador (interpretado por Heath Ledger) se enamoró perdidamente de la feminista y filósofa Francesca, obligada a firmar sus obras con pseudónimo dado el machismo de la sociedad italiana (interpretada por Sienna Miller). La familia de ésta está integrada por Andrea (en la piel de Lena Olin) su madre, viuda y enamorada de los hombres orondos; y su hermano, el joven Donato (interpretado por Stephen Greif) quien está prendado por su esplendorosa y virginal vecina Victoria (Natalie Dormir).

Las cosas se complican para Casanova, la Inquisición le persigue por sus conquistas lujuriosas y se le exige desposar a una mujer de moral intachable para limpiar sus pecados. Así escogerá a la vecina virginal como prometida, mientras que su recién descubierta amada filósofa caerá en sus redes engañada ante la supuesta identidad del maquiavélico Casanova. Por otra parte, Francesca está prometida a un famoso mercader de manteca (Oliver Platt) que, también engañado, acabará albergándose en el mismísimo palacete del protagonista.

El argumento es puramente el de una comedia de enredo actual, solo que ambientado en la Venecia del siglo XVIII, con la poca fortuna de intentar vendernos al personaje de Casanova como un conquistador que sienta la cabeza. Partiendo de esta base, todo el guión resulta absurdo, no voy a desvelar aquí las sorpresas y los giros sorpresivos (bastante obvios) que depara la torpe e inconstante narración del film de Hallstrom, solo diré que las líneas principales de acontecimientos se pierden en un maremágnum de personajes cuyos perfiles son desdibujados y que entran a destiempo en las dos horas largas del film, así como una absolutamente nula tensión dramática apoyada sobre una deficiente comicidad y marcada ordinariez en los diálogos. Por si fuera poco, poco aburrido, encima el director ha tenido la gran idea de usar ralentizados (como el de Casanova saltando uno de los canales, que para mayor oprobio, ¡¡¡sale en el tráiler!!!) y planos y escenas tan espeluznantes estéticamente como narrativamente inservibles, véase el momento en que Casanova se cuelga de un globo en miniatura en la Universidad de Venecia.

Y resulta imposible el no preguntarse cómo un director tan correcto y con tan buen criterio artístico como es Lasse Hallstrom (cuyas Chocolat y Atando cabos son, cuando menos, visualmente bellísimas) es capaz de malgastar un rodaje en Venecia y mancillar la belleza de la ciudad con uno de los peores retratos que se hayan perpetrado en la Historia del Cine.

Para desgracia de Heath Ledger, su Casanova resulta un duro golpe a su expediente (ya de por sí tirando a deficiente), un mazazo ante la excepcional interpretación con que nos obsequia este mismo año en Brokeback Mountain, que debe ser eso, una excepción, puesto que aquí nos regala una inexpresividad acuciante salteada con una colección de muecas sin gracia cuando tiene que hacer algo graciosillo, dando la mano a su Destino de caballero más que a su faceta introvertida. De Sienna Miller poco (y malo) se puede decir, excepto que a nadie sorprenden sus ademanes forzados y su poca personalidad; personalidad que le sobra a Lena Olin y a Jeremy Irons, que bien podrían controlar un poco, aunque, con mucho, y escudándose en las tablas que ambos tienen, sean lo mejor del filme.

En definitiva, un film que no debería haberse hecho, que cuenta con algunas escenas esplendorosas en las que se derrochan vestimentas preciosistas y vistosas pero que malgasta la dirección artística por un abuso de la opulencia y un uso de los espacios más propio de catálogo, en una sucesión de escenas aburridas y sin gracia.

 

Visitada: 10520 veces






Puntuación de los Usuarios

5.63

(50 votos/15521 visitas) - Estadísticas >>