CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Jarhead. El Infierno Espera

Poster

'Recomendable'

04/01/2006 - Por Irulan

(3/5)

Jarhead. El Infierno Espera
Director: Sam Mendes
Intérpretes: Jake Gyllenhaal (Anthony 'Swoff' Swofford) / Peter Sarsgaard (Troy) / Jamie Foxx (Sargento Sykes) / Lucas Black (Kruger) / Evan Jones [I] (Fowler) / Brian Geraghty (Fergus) / Jacob Vargas (Cortez) / Dennis Haysbert (Mayor Lincoln) / Chris Cooper (Teniente Coronel Kazinski) / Katherine Randolph (Mrs. Swofford joven) / James Morrison [II] (Mr. Swofford) / Dendrie Taylor (Mrs. Swofford) / Rini Bell (Hermana Swofford) / Laz Alonso (Ramon Escobar)
Duración: 123 minutos
Sinopsis: Película basada en la autobiografía de Anthony Swofford, en donde narra sus experiencias como Marine de los Estados Unidos en Arabia Saudí y posteriormente en la primera Guerra del Golfo. [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 5 de Enero de 2006


Sam Mendes es uno de los directores más interesantes de los surgidos en los últimos años. Curtido en el teatro británico, saltó al mundo del cine en 1999 con American Beauty, una película ya considerada de culto y que supuso una feroz crítica al american way of life; un film que además se llevó las friolera de cinco Oscars, Mejor Película y Mejor Director incluidos, y que dejó muy altas las expectativas para lo que sería su segundo trabajo, Camino a la Perdición, que se estrenó en 2002 y de nuevo fue un éxito de crítica y público. Con solo dos películas Mendes ha demostrado que es alguien con saber hacer y rectitud cinematográfica, y así cuando su nuevo proyecto se acerca a nuestras pantallas es normal que de nuevo las expectativas estén altas, sobre todo porque la película seguirá la temática del sueño americano (o más bien pesadilla) y porque además pertenece a uno de esos géneros que tan poco se tocan y que tantas obras maestras nos ha dado: el bélico.



Y así es como el espectador se enfrenta a Jarhead (título que hace referencia al corte de pelo de los militares), su tercer trabajo en siete años y de nuevo una obra muy interesante, porque aunque la película nos habla de la guerra (o más bien de lo horrible que es), no vemos en ella ninguna batalla, ningún asedio,... Y sin embargo y a pesar de ello nos invaden las mismas sensaciones de angustia y abatimiento. Y es que en Jarhead Mendes nos habla de cómo son muchos de los enfrentamientos bélicos que vive el mundo de nuestros días, y es precisamente este el mayor acierto del film. Habría sido muy fácil contarnos la misma historia de siempre, pero Mendes decide reflejar la experiencia de tantos y tantos militares en el mundo, y así nos hace ver cómo en la actualidad las guerras no las viven los soldados, sino que son juegos de estrategia, bombas programadas y aviones de combate. Los muchachos de Jarhead pasan cientos de días en el desierto, y sin embargo no disparan ni una sola vez sus armas. Su tiempo transcurre bajo temperaturas extremas mientras ellos se preguntan qué hacen allí, esperando su oportunidad de combatir, estableciendo relaciones de amistad los unos con los otros y viendo cómo la vida que tenían en los EE. UU. ha decidido no esperarles. Estos soldados son chavales en su mayoría, chicos que quedarán marcados y tocados por una experiencia que sólo les enfrenta consigo mismos y que además resulta frustrante, dada la formación que reciben.

Jarhead se basa en una novela autobiográfica de Anthony Swofford, un joven de 20 años alistado en los marines y que vivió en su propia piel lo que fue la Guerra del Golfo (o más bien lo que no fue), experiencia que plasmó en la citada obra. El papel de Swofford cae en manos de Jake Gyllenhaal, un actor que este año promete visitar nuestras pantallas con asiduidad y convertirse en un rostro de moda. Y todo esto ofreciendo calidad: su interpretación se nota entregada y sentida, y en estos días esto es algo de agradecer. Junto a él un buen número de actores solventes (algunos de ellos premiados, como Jaime Foxx y Chris Cooper; otros, secundarios de renombre como Peter Sarsgaard), todos ellos fantásticos. Y es que de todos es sabido que el bélico es un género en el que los actores pueden lucirse. Y aunque se echan de menos rostros femeninos en el reparto (o por lo menos rostros que pasen de lo anecdótico), en el fondo se puede entender que esto responde a una coherencia interna de la historia: hay pocas mujeres militares, y además los marines que nos ocupan son hombres machistas que sólo ven al otro género como floreros y máquinas de hacer bebés. En ese sentido, la película es honesta y valiente, y no busca la corrección política. Y visto esto es una pena que otras cuestiones no se desarrollen tanto como deberían (y podrían), cuestiones que afectan a la profundidad de los personajes, a las historias de su pasado (ninguna de ellas queda demasiado clara, en especial la del protagonista) o a las muchas brutalidades que pueden ocurrir en situaciones como las que ellos viven (y es que aunque vemos imágenes sobrecogedoras, es imposible no ser consciente de que la realidad es probablemente mucho peor).



Otro de los aciertos de Jarhead es su cuidado aspecto formal. La fotografía de la película es sublime. Jamás se ha visto el cielo del desierto con esos colores, jamás ha resultado tan desolador. Sólo verlo da sed. Y del mismo modo, las pocas imágenes que vemos de la guerra (justo en el tramo final de la película) son brutales. Igualmente contar con un score compuesto por Thomas Newman es siempre algo favorable, y en esta ocasión nos encontramos con unas partituras bastante curiosas, con algunos instrumentos eléctricos (guitarras) y un toque diferente que resulta adecuado a la hora de acompañar las imágenes. Temas todos estos además que se complementan con la aparición de varias canciones muy conocidas dentro de la historia de la música popular norteamericana (don’t worry, be happy...).

Así, Jarhead estrena un 2006 cinematográfico prometiendo productos interesantes y arriesgados, contándonos una historia de una manera clara, sencilla y adulta, una historia de esas que todos conocemos pero que no está mal que nos recuerden cada poco tiempo, una historia que se cuestiona nuestra humanidad y en lo que las guerras nos convierten, una historia que se cuestiona una profesión y que cuestiona un gobierno, el estadounidense. Y aunque en algunos momentos pueda resultar reiterativa, aunque tenga un par de puntos muertos, es una película recomendable

 

Visitada: 8250 veces






Puntuación de los Usuarios

7.19

(284 votos/34491 visitas) - Estadísticas >>