CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - El Secreto de los Hermanos Grimm

Poster

'Recomendable'

08/09/2005 - Por Irulan

(3/5)

El Secreto de los Hermanos Grimm
Director: Terry Gilliam
Intérpretes: Matt Damon (Will Grimm) / Heath Ledger (Jake Grimm) / Lena Headey (Angelika) / Peter Stormare (Cavaldi) / Jonathan Pryce (Delatombe) / Monica Bellucci (Reina Espejo)
Duración: 118 minutos
Sinopsis: Alemania siglo XIX, Jake y Will Grimm son dos hermanos que se dedican a recorrer los pueblos timando a los pobres lugareños. Aprovechan las leyendas populares para orquestar sus engaños, y así posteriormente aparecer como salvadores con sus exorcismos y rituales [...]
Lea más en su ficha

Estreno 9 de Septiembre 2005

CRÍTICA



Hacer una buena película de palomitas es una tarea harto difícil. Sólo tenemos que fijarnos en el 90% de los títulos que pueblan la cartelera veraniega (o la del otoño, o la de Navidad, o la de...): films de presupuestos millonarios con rostros conocidos delante y detrás de la cámara cuyo único propósito en la vida es entretener (eso si somos bien pensados, porque si pensásemos mal entonces su propósito sería el de ganar dinero) y que resulta que no sólo provocan bostezos, sino que encima suelen estar muy mal hechos. Y es que lo del buen cine comercial es todo un arte, cosa de la que parece muchos en Hollywood todavía no se han dado cuenta.

Afortunadamente, de vez en cuando tenemos la suerte de encontrarnos con títulos que nos hacen pensar que no todo está perdido, y uno de esos justo llega ahora a nuestras pantallas: El Secreto de los Hermanos Grimm, que es además lo nuevo de Terry Gillian, uno de esos directores cuyos nombres suelen ser sinónimo de calidad. Y es que es imposible no pensar en los fabulosos Monty Python, o en títulos tan variopintos como El Rey Pescador, Las Aventuras del Barón de Munchausen, Doce Monos o Miedo y Asco en Las Vegas. Todas estas películas que explican muy bien las expectativas puestas sobre su último proyecto.

El Secreto de los Hermanos Grimm es una obra que no pretende ser tomada demasiado en serio, más que nada porque se ríe mucho de sí misma. Quien busque una biografía rigurosa de estos dos míticos autores de cuentos de hadas saldrá decepcionado, pues esta película no es más que un cuento en sí, protagonizado por los hermanos Grimm y otros tantos personajes que aparecen en sus historias, personajes que nos son conocidos a todos (desde Caperucita Roja hasta Hansel y Gretel) y cuya presencia nos hará seguro sonreír. La acción se inicia con unos hermanos (Will, el impetuoso y Jacob, el reflexivo) que recorren una Alemania romántica y novecentista sitiada por franceses de pueblo en pueblo engañando a los campesinos con historias de fantasmas que sólo ellos pueden exorcizar. Y es justo su conocimiento por la tradición folclórica de este país que les permite sobrevivir hasta que son descubiertos por los franceses, quienes les envían a una pequeña aldea donde las niñas están desapareciendo. Allí, la fantasía se convertirá en realidad y los hermanos Grimm tendrán que hacer frente a unos hechos que les harán replantearse sus carreras y sus vidas.

Para encarnar a los dos famosos hermanos, Gillian ha recurrido a dos rostros muy conocidos y que a más de un cinéfilo pueden causar cierta preocupación: Matt Damon y Heath Ledger. Y es que ninguno de estos actores destaca por haber interpretado grandes papeles ni haber participado en grandes películas (y no hablo de presupuesto), aunque en manos del director salen de la tarea de interpretar a los Grimm más que airosos, sobre todo Ledger, quien tras sus inicios en el cine más adolescente y superficial parece querer dar un giro a su carrera (y así le veremos en lo último y aclamado de Ang Lee). Junto a ellos Mónica Bellucci (cuya aparición en el film se acerca más al cameo que a un papel propiamente dicho), Lena Headey (el auténtico rostro femenino de la película), Jonathan Pryce y Peter Stormare.

Uno de los mayores aciertos de la película es la manera en que mezcla géneros. Y aunque predomine la aventura, nos encontramos también con un pequeño toque de drama familiar, humor, romance, intriga, política y hasta terror gótico, de ese que nos recuerda a Sleepy Hollow de Tim Burton (quizá el mayor referente de esta obra, con la que comparte muchas cosas). Esto último se refleja sobre todo en los aspectos técnicos de la misma, todos ellos sobresalientes, comenzando por el cuidado diseño de vestuario hasta llegar a la romántica ambientación llena de atmósferas oscuras y terriblemente envolventes. Aparte de los brillantes efectos especiales (que huyen en todo lo posible de la informática).

Así, son muchos los factores que hacen que el visionado de El Secreto de los Hermanos Grimm sea una actividad más que recomendada en estos días, pero sobre todo recalcar su falta de pretensiones (cosa rara en estos días que corren) y el ejercicio de puro y sano entretenimiento que supone.

 

Visitada: 8821 veces






Puntuación de los Usuarios

5.57

(200 votos/30733 visitas) - Estadísticas >>