CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Encuentros en la Tercera Fase

Poster

'Referente de la ciencia ficción'

29/06/2005 - Por Casiotone

(4/5)

Revelación

Durante su carrera profesional Steven Spielberg ha abordado principalmente el tema del contacto con extraterrestres en tres ocasiones (una dentro de muy poco), tema recurrente en su imaginario que tangencialmente puede aparecer en otras películas, lo que difiere estas cintas es la forma en la que se acerca a cada una de ellas. Entre la visión más familiar de E.T., El extraterrestre y las muchas lecturas (incluso religiosas) que posee Encuentros en la tercera fase, las diferencias son más que notables, y todo parece indicar que su cada vez más cercana La Guerra de los Mundos caminará por otros derroteros más cercano al cine de catástrofes y al lujoso espectáculo visual, lo cual, sin duda, la diferenciará de sus "hermanas".

Richard Dreyfuss (Roy) interpreta aquí a un americano del montón, padre de tres hijos y trabajador eficiente, una noche debe acudir de urgencia a reparar un apagón eléctrico, de camino vivirá una experiencia que le cambiará la vida.

Encuentros en la tercera fase mantiene una absoluta vigencia aún habiendo pasado 28 años de su estreno, eso es debido a que se configura como un magnífico relato de ciencia ficción mas allá de modismos y piruetas visuales. El perfil de la película es más psicológico que físico, en ningún momento se plantea una explicación de la llegada de los extraterrestres, lo que de verdad importa del relato es la evolución de los protagonistas humanos en este caso de Roy que estará marcado por la necesidad de encontrar una respuesta a las visiones que le obsesionan desde la noche del avistamiento, ese viaje a la locura tomado en negro da un tono mas sombrío a la película. A este carácter más "maduro" de la cinta ayudan la participación ilustre de François Truffaut en el papel de Claude, investigador científico francés del fenómeno ovni, y el modo en como se desarrolla el contacto entre terrícolas y extraterrestres, a través de simples notas musicales que han pasado, por méritos propios, a la historia del cine.

El que Encuentros en la tercera fase esté tan considerada es, entre otras causas, debido a que posee más de una lectura. Desde luego se puede ver como lo que es, relato de ciencia ficción puro y duro, como el contacto pacífico de seres de distintos planetas, pero también se deriva de modo claro una lectura religiosa en clave de iluminación, el hombre es capaz de abandonarlo todo al recibir la revelación en forma de luz y es así y desde ese punto de vista, donde la película se completa de modo pleno y satisfactorio. Este sentido religioso sin duda es debido a la participación de Paul Schrader, quien elaboró el primer guión, el cual no convenció a Spielberg que lo desechó para elaborarlo él mismo, pero del que si aceptó (tras arduas discusiones) alguna de las ideas que había plasmado el guionista de Taxi Driver.

Pero no se queda sólo en esa visión doméstica y pausada que comentamos sino que además la cinta es espectacular visualmente y lo es en la aparición, por supuesto de las naves y en ese final mezcla del poder sugestivo que destilan imagen y música. Donde también cobra gran fuerza la película, es en las secuencias entre el niño, Barry, y su madre Gillian, y en especial en la extraordinaria escena en la que los dos se ven obligados a refugiarse en su casa, dotada de una fotografía excepcional.

Quizás el único punto a descontar de los muchos méritos que acumula Encuentros en la tercera fase sea un exceso de metraje y que la intervención de la administración y el grupo de científicos que encabeza Claude no esté a la altura de la historia de Roy o la de Gillian, pero aun así no es suficiente para restar interés a una historia que por madura y reveladora se encuentra entre los referentes de la ciencia ficción.

 

Visitada: 3336 veces






Puntuación de los Usuarios

7.21

(203 votos/18430 visitas) - Estadísticas >>