CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - El Reino de los Cielos

Poster

'La Cruzada de Scott'

06/05/2005 - Por morneo

(2/5)

“La Cruzada de Scott”

Hace exactamente 5 años, Ridley Scott sorprendía a propios y extraños con una película, “Gladiator” de un género casi extinto, el épico y más aún en un subgénero llamado “peplum” que tuvo su plenitud en los años 60. Con “El Reino de los Cielos”, Scott intenta otra vez revitalizar el género, pero desde otro punto de vista y época, la Edad Media, y más concretamente las Cruzadas. Hace ya varios años, Paul Verhoeven y Arnold Schwarzenegger quisieron llevar a cabo un proyecto que trataba de igual manera los Cruzados y sus desventuras en las tierras de Palestina, pero al final no se realizó. Algunas películas se han realizado sobre la época medieval como “El Señor de la Guerra” de Charlton Heston o “Juana de Arco”, pero ninguna de ellas ha llegado a complacer al espectador.

Ridley Scott repite más o menos la misma fórmula que le llevó al éxito con “Gladiator”, pero no consigue alcanzar el grado de lirismo, de fuerza que contenía su anterior aventura épica. El guión, escrito por el debutante William Monahan, es un mensaje lleno de un hermanamiento entre las diversas religiones, tanto hebrea, cristiana y musulmana, que refleja una situación que aún se vive en esos territorios. Monahan escribe con tacto, siendo medido en todo el argumento para hacernos reflexionar indirectamente sobre ese odio entre las religiones. Lejos de esa dualidad argumental, el resto es demasiado espeso. Scott intenta profundizar en los personajes sin apenas resultado, no siendo interesantes sus vivencias, llegando a ser tópicas. Además lo encubre con un poco de romanticismo que apenas tiene consistencia, las relaciones no están bien definidas.

Las actuaciones son correctas, no son asombrosas ni tampoco deficientes. Orlando Bloom, que ya trabajó con Scott haciendo una breve intervención en “Black Hawk Derribado”, realiza su primer papel de protagonista absoluto (si obviamos “The Calcium Kid") y parece un actor abonado a este tipo de papeles tan épicos. Orlando da vida a Balian, un humilde herrero que pierde a su familia. Un día llega al pueblo un hombre que dice ser su padre, Godofredo (Liam Neeson), que le anima a que le acompañe a luchar en Tierra Santa. Allí conocerá a una misteriosa mujer, Sybilla (Eva Green), que es la hermana del Rey Balduino (Edward Norton), un hombre enfermo de lepra. A su lado está su fiel Tiberias (Jeremy Irons), con quien intentar mantener la paz entre cruzados y sarracenos. Frente a ello se oponen Guy de Lusignan (Martin Csokas) y Reynaldo (Brendan Gleeson) quienes conspiran para hacer la Guerra Santa contra Saladino y todos los musulmanes.

Orlando Bloom en su papel de Baliam, da vida a alguien atormentado y Bloom sólo es expresivo de esa manera, además de poseer como el resto de personajes poco diálogo, lleno de frases solamente concisas, lejos de cualquier complejidad. Neeson hace un papel que se parece mucho al que hizo en “Gangs of New York”, de su breve intervención poco se puede decir. Jeremy Irons hace un papel en el cual encaja perfectamente, pero poco más. Edward Norton se puede decir que está y no está, ya que su personaje nunca muestra la cara Los secundarios hacen un buen papel, como el habitual y siempre correcto Brendan Gleeson o Marton Csokas, pero para mi el papel más desconcertante y más prescindible es el de Sybilla- Eva Green, no aporta nada, solo aflicción. En general, hay un vacío bastante grande en cuanto a los diálogos, sólo aportan datos revelantes de lo que va a suceder o puede pasar.

Una de las dificultades con las que tenía que jugar Scott era con la expectativa creada y con “El Reino de los Cielos” parece que intenta vivir de su renta anterior con “Gladiator”, creando más bien una bonita historia dentro del marco de las Cruzadas, aderezándola con escenas de batallas y peleas que no consiguen sorprender. No puedo asegurar que se ciña estrictamente a hechos históricos, pero el argumento no goza de esa libertad de dar algo más al personaje principal, un hecho que podría haber aumentado las posibilidades de la película. Una baza en contra es el montaje, se nota la ausencia del magnífico Pietro Scalia, las escenas carecen de buenas transiciones y queda todo tal vez demasiado amontonado, además de dejar algunas secuencias como inacabadas.

Pero no todo iba a ser malo, hay que rendir pleitesía a la extraordinaria fotografía de John Mathieson, creando en la primera parte una tenue y bella fotografía de tonos azulados y blanquecinos, siendo de una preciosidad exquisita. La labor de Mathieson no sólo queda ahí, sino que nos consigue transmitir un elemento muy común en la Edad Media: la oscuridad. Lejos de iluminaciones artificiales, Mathieson conjuga las escenas nocturnas con solamente la luz del fuego, creando un ambiente más cercano a la época. No debemos olvidar el diseño de producción de Arthur Max, francamente extraordinario, donde aparece el castillo de Loarre de Huesca, además del bello vestuario de Janty Yates, con unas armaduras, cascos, escudos, vestidos llenos de detalle. Una labor excelente.

Como es obvio, las escenas más espectaculares son las peleas y las batallas, donde no observamos casi nada nuevo. Como era de imaginar, las escenas cuerpo a cuerpo con multitudes son hechas con cámaras “mareantes” donde apenas apreciamos detalles, donde Scott efectúa un ralentizamiento de la cámara para hacerlo más poético. En las peleas más personales sin que admiramos el manejo de las armas de los contendientes. Parece que todos acusan en efecto “spielbergiano” del desembarco de “Salvar al soldado Ryan”. Las batallas son más lúcidas, aprecias mejor la magnitud, tanto de soldados como armamento, con tomas de cámara bastante alejadas. Uno de los puntos fuertes de “El Reino de los Cielos” es el asedio. A más de uno le vendrá a la memoria “El Retorno del Rey” o sobretodo el abismo de Helm de “Las Dos Torres”, pero el asalto de esta película parece, por así decirlo, más realista y da la impresión de no estar tan digitalizado. Scott realiza una muy buena dirección en esta secuencia, siendo magnífico en una toma panorámica donde vemos caer las torres de asedio. Aún así resulta demasiado corto.

Terminando digo que después de la decepción con “Alejandro Magno”, he vuelto a sufrir otra, pero en menor medida con “El Reino de los Cielos”. Esperemos que en un futuro no muy lejano, Hollywood nos ofrezca un producto épico más apetecible, aún así si os gusta el tema que trata la película, disfrutaréis.

 

Visitada: 5283 veces






Puntuación de los Usuarios

6.2

(277 votos/35857 visitas) - Estadísticas >>