CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Pig

Poster

'Delicatessen'

21/07/2022 - Por Sergio Roma

(3/5)

Pig
Director: Michael Sarnoski
Intérpretes: Nicolas Cage (Rob) / Alex Wolff (Amir) / Cassandra Violet (Lori) / Julia Bray (Bree) / Elijah Ungvary (Scratch) / Beth Harper (Donna) / Brian Sutherland (Borracho) / David Shaughnessy (Narrador de audiolibro) / Gretchen Corbett (Mac) / Sean Tarjyoto (Dave) / Darius Pierce (Edgar) / Kevin Michael Moore (Dennis) / Tom Walton (Joe el carnicero) / Davis King (Bryce) / Nina Belforte (Charlotte)
Duración: 92 minutos
Sinopsis: Rob se gana la vida buscando trufas en las forestas de Oregon, trabajo para el que le es indispensable su cerdo, cuyo olfato ha sido tradicionalmente vital para encontrar el valioso manjar enterrado en el suelo. También es el único ser [...]
Lea más en su ficha

Estreno 15 de Julio de 2022

CRÍTICA



Pig es Nicolas Cage, y Nicolas Cage es Pig. Sin que ninguna de estas afirmaciones suponga de por sí nada despectivo al respecto, ni para uno ni para otra. Más bien al contrario.

La película se apoya por completo en un personaje abatido, que ha vivido momentos mejores, y el controvertido actor Nicolas Cage acoge con agrado una película y un personaje que le permite asomar la cabeza (dignamente) de nuevo, en un papel que le viene como anillo al dedo, o como trufa al paladar, dotándole al personaje de su propio mundo interior y logrando un realismo y una credibilidad que permitirá a la película caminar con paso firme y sin alejarse nunca de una historia bien trenzada. Una desnudez dramática y personal francamente admirables.

Pig supone la ópera prima de Michael Sarnoski. Una película aparentemente pequeña, de bajo presupuesto pero con esos aires ambiciosos de intentar infundirle un sello lo más personal posible. Y ahí radica su atractivo, aunque de la misma manera también en ese aspecto encontramos algún que otro de sus pecados. Su bajo presupuesto le ha impedido que sea de más larga duración (quizás de agradecer), también haber trabajado más con el cerdo protagonista (al que no pudieron amaestrar bien y dio algún que otro problema) y haber rodado en poco más de veinte días. Pero el resultado, a pesar de ello es, sin duda, interesante.

El protagonista de la película, Rob, vive aislado en un viejo caserón en el bosque, junto a un cerdo que tiene como animal de compañía y también como socio para la búsqueda de trufas, y con el único contacto de un joven que llega de vez en cuanto y le compra las codiciadas trufas. El poderoso dinero y la ambición desmedida (en contraste con la armonía de la naturaleza) impedirán que Rob siga gozando de la tranquilidad y le obligarán a salir de su “cascarón” para recuperar al animal robado.

A partir de ahí, la película se transforma en una suerte de road movie en busca del cerdo, pero también recuperando recuerdos, personas del pasado y con la nostalgia como protagonista involuntario de una historia que vive a caballo entre un presente terrible y un pasado doloroso.


(Más imágenes en su galería)




Una historia marcada por un potente aroma indie de director novel con ganas de destacar y que encuentra en su tono y estética el vehículo perfecto para buscar cierta originalidad. Esto no impide que en ocasiones peque de excesiva o se pierda en efluvios algo grises, pero logrando también con un ritmo pausado y minimalista un viaje profundo hacia la búsqueda de la paz interior.

La soledad y su correspondiente aislamiento, la angustia de la pérdida, el amor, la venganza, y el dolor son temas que de manera constante recorren toda la historia, y solo se ven atenuados con la ligera comedia que supone la presencia del personaje secundario de Amir, interpretado por Alex Wolff. Un personaje curiosamente interesado en la música clásica, pese a su aparente superficial vida. Del mismo modo, y como elemento también curioso, la gastronomía y el mundo de los chefs (el propio Rob fue un respetado chef en el pasado) cobran protagonismo a lo largo de la película, dejándonos incluso una brillante escena entre Rob y otro chef en torno a la destrucción de la persona y los valores (“Todos los días te despiertas y habrá menos de ti, vives tu vida por ellos y ni siquiera te ven. Ni siquiera te ves a ti mismo. No tenemos muchas cosas que preocuparnos de verdad”).

Todo ello supone sin duda un menú extraño pero exquisito que Sarnoski ha sabido manejar relativamente bien y ha logrado conjugar elementos aparentemente incompatibles para firmar una película sombría pero interesante y conmovedora, siempre al ritmo que marca Nicolas Cage, como auténtico motor y escaparate del film.

 

Visitada: 183 veces






Puntuación de los Usuarios

6.5

(2 votos/504 visitas) - Estadísticas >>