CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Una Niña

Poster

'La batalla por la identidad'

16/03/2021 - Por Sergio Roma

(4/5)

Una Niña
Director: Sébastien Lifshitz
Duración: 90 minutos
Sinopsis: Sasha, de 7 años, siempre ha sabido que es una niña, aunque naciera atrapada en un cuerpo de niño. A medida que la sociedad fracasa, al no tratarla como a las demás niñas de su edad, sea en su vida diaria [...]
Lea más en su ficha

Estreno 12 de Marzo de 2021

CRÍTICA




“Ser una niña y estar atrapada en el cuerpo de un niño”.
Esta sentencia o condena que se repite en numerosas ocasiones en nuestra sociedad, resulta algo terrible y parece sin embargo tener una aparente solución fácil. Pero como de manera brillante explica esta película documental dirigida por Sébastien Lifshitz, no lo es en absoluto. Más bien al contrario, se puede convertir en un auténtico drama para quien lo vive, cuando no un infierno.

Sasha tiene 7 años, nació con el cuerpo de niño. Pero desde muy temprana edad, en su interior era una niña, y así se lo hizo saber a su madre. A partir de entonces comienza la historia, el drama y también la lucha simplemente con el loable deseo de su familia de que tenga una infancia normal.

La actitud empática de su familia (padres y hermanos) respecto a Sasha es encomiable, y sin duda alguna supone el apoyo principal con el que cuenta la niña. El problema es que la familia es tan sólo el micromundo en el que vive. En el exterior está el otro mundo real, la sociedad, las amistades, el colegio…Y en esos terrenos, Sasha se muestra más vulnerable.

Además de Sasha, la otra protagonista de esta dura película es su madre. Una madre coraje que no sólo tiene que lidiar con la batalla social día a día, sino también con la batalla personal, y ese sentimiento de culpa que cuesta desprender de la piel y de los pensamientos, cuando la desesperación llama a la puerta.


(Más imágenes en su galería)



El director francés Sébastien Lifshitz se encargará de mostrarnos el día a día de Sasha (vistiéndose, en la relación con sus hermanos, con sus padres, en las clases de danza, siendo libre en la playa…) y lo hará de manera muy certera, con planos que parecen estar escondidos en ocasiones, pero también con primeros planos muy elocuentes y también emocionantes, especialmente cuando nos muestran a Sasha hablando sobre el asunto, dudando, pensando, llorando…(¿“de qué sirve luchar?”). Mirándose al espejo es quizás donde mejor encontramos el alma de Sasha, sus sentimientos más profundos, y el director aprovecha esas ocasiones para que la película se vuelva más contemplativa y a su vez reflexiva.

La verdadera lucha, o al menos a corto plazo (porque la lucha se antoja infinita a lo largo de su vida) será que la admitan en el colegio como niña, y todo lo que eso conlleva. Lifshitz irá trasladando todo el guion de este documenta a esos precisos momentos para mostrarnos si la batalla da finalmente sus frutos o no.

Lifshitz no renuncia a la metáfora en sus imágenes (jugando con pompas de jabón o tras las rejas de la cama…) ni a los bellos planos, la música, siendo el aspecto formal realmente brillante, y consiguiendo en no pocos momentos que nos olvidemos que nos hallamos ante un documental y todo parezca un drama de ficción bien estructutado. Sin duda este aspecto, de lo mejor de la película, incluyendo la sensibilidad y el tacto a la hora de tratar el tema.

Una película necesaria, contundente, bella y muy sensible.



@sergio_roma

 

Visitada: 132 veces






Puntuación de los Usuarios

0

(0 votos/161 visitas) - Estadísticas >>