CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - The Square (2017)

Poster

'La Gran belleza sueca'

03/11/2017 - Por

(4/5)

The Square (2017)
Director: Ruben Östlund
Intérpretes: Claes Bang (Christian) / Elisabeth Moss (Anne) / Dominic West (Julian) / Linda Anborg (Linda) / Terry Notary (Oleg) / Christopher Læssø (Michael) / Annica Liljeblad (Sonja) / Emelie Beckius (Mujer de negocios) / Jan Lindwall (Crítico de arte) / Marina Schiptjenko / John Nordling (Gerente de cuentas) / Peter Diaz (Invitado) / Sarah Giercksky (Extra) / Lilianne Mardon (Joven hija)
Duración: 142 minutos
Sinopsis: Un museo de arte moderno acoge una curiosa instalación que incluye un recuadro, en el interior del cual no existen las normas y cada visitante puede hacer lo que desee. La intención de dicha instalación es fomentar el altruismo y explorar [...]
Lea más en su ficha


Estreno 10 de Noviembre de 2017

CRÍTICA



Ruben Östlund director Sueco entre otros films de The Guitar Mongoloid, Involuntario, Play (2011), Fuerza Mayor atraviesa el mundo del arte con The Square (2017) que espero que en España no la traduzcan luego como “La Plaza” porque sería bastante penoso y por otro lado no me extrañaría nada que lo hicieran.


(Más imágenes en su galería)



La peli abre con un señor muy cool pelo a un lado, atractivo y fino con gafas de pasta como sacado de un anuncio de General Ópticos o de la nueva temporada otoño-invierno del Corte Inglés.
Este hombre es nuestro protagonista, Christian, director de un museo de arte contemporáneo que esta inmerso en una exposición sobre una Plaza que promueve diferentes valores.

Decide contratar una agencia de publicidad con unos jóvenes flipados que buscando el golpe de efecto en las redes creando una campaña mezquina llena de controversia que resulta fatal para todos.

Durante el desfilar de diferentes situaciones a raíz de un robo de un teléfono móvil y cartera al protagonista vemos como la vida de un señor que a priori tiene todo en orden se va desparramando como un castillo de naipes construido sobre barro.

La pregunta o una de ellas quizás sea: ¿Realmente existe la verdadera zona de confort? Suecia, uno de los países a priori o sobre el papel más avanzados socialmente, con una calidad de vida altísima, trabajo, baja taso de paro, nivel cultural alto etc… ni siquiera puede dar refugio total a la jet set de esa elitista sociedad, el paraguas para infortunios nunca es lo suficientemente grueso para las condiciones ambientales que nos marca la vida.

¿Acaso existe realmente ese refugio?

¿De verdad las elites tienen todo bajo control?

O nos lo hemos creído o querido creer o al menos eso nos parece y lo aceptamos como tal, pero en realidad nada está bajo control, y algunos de ellos lo saben y esos son los más listos, los que sobreviven a guerras, huelgas y crisis.

¿La inmigración en Europa es un problema o una solución?

Las clases bajas odian a las altas porque les miran con desconfianza, por encima del hombro. Cuando alguien que pertenece por derecho de pernada ve a un sujeto que pide dinero en la calle o pasa por un barrio marginal los mira sin verlos y siente estar ante alguien inferior, su naturaleza despótica no les hace fijarse en que lo que está delante de sus ojos piensa y respira. Pero la potestad de tener diariamente este comportamiento no solo la poseen esas famosas o llamadas castas sino las no tan castas entre las que nos incluimos la mayoría de personas que pertenecemos a la famosa clase media-media alta antes de la crisis que ha triturado todo. Nos es fácil insultar a los extranjeros de países “inferiores” al nuestro que vienen a quitarnos lo nuestro y también a la elite empresarial que nos oprime y nos ignora del gran pastel. Pero no nos damos cuenta que estamos todos en esta misma sopa juliana, que también convivimos con ese exceso de auto confianza y superioridad sobre los demás.

En mis viajes al extranjero, concretamente a países subdesarrollados como Ecuador o India he visto el hiper racismo que hay en las clases denominadas altas por mera condición de nacimiento y el resto sean tratados prácticamente como animales.

En The Square estamos ante todas las ramas sociales. El empleado “amigo” del jefe que le hace la rosca para ganarse su confianza pero a la hora de la verdad le da igual esa persona y solo le preocupa su propia integridad.
En las grandes urbes la soledad es un factor fundamental y los verdaderos amigos no solo escasean (si es que existen o los tienes) sino que a una edad ya madura cada uno está inmerso en sus problemas conyugales, espirituales y cotidianos. Es entonces cuando el entorno laboral se convierte en casi el único sitio que de manera casi artificial crea vínculos extraños como una especie de pseudoamistad diaria que está más cerca de lo forzado y trillado que de la realidad.

The Square es la radiografía total de las sociedades avanzadas, de la burguesía de este nuevo siglo que como las anteriores no sabe muy bien que hacer con su tiempo y su dinero.

 

Visitada: 243 veces







Puntuación de los Usuarios

6.91

(3 votos/416 visitas) - Estadísticas >>