CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Verónica

Poster

'Terror en el barrio'

25/08/2017 - Por

(4/5)

Verónica
Director: Paco Plaza
Intérpretes: Sandra Escacena (Verónica) / Ana Torrent (Ana) / Carla Campra (Diana) / Leticia Dolera (Profesora de Historia) / Sonia Almarcha (Doctora) / Maru Valdivielso / Bruna González (Lucía) / Claudia Placer (Irene)
Duración: 105 minutos
Sinopsis: Madrid, años 90. Tras hacer una Ouija con unas amigas, una adolescente es asediada por peligrosas presencias sobrenaturales que amenazan con hacer daño a toda su familia. Inspirado en aterradores archivos policiales nunca resueltos. [...]
Lea más en su ficha

Estreno Viernes 25 de Agosto de 2017

CRÍTICA




En un plano completamente oscuro se escucha el angustioso grito al teléfono de una adolescente: “Ayuda, ayuda por favor”…Ya estamos atrapados.

Y no es de estrañar. El director español Paco Plaza lleva ya cierto tiempo haciéndonos pasar bastante miedo, y atrapándonos sin remedio. Si bien lo hizo tímidamente con sus dos primeros films, El Segundo Nombre (más una oscura película de intriga) y Romasanta. La Caza de la Bestia, fue sin duda en su asociación en la dirección con Jaume Balagueró la que supuso un antes y un después no sólo en su trayectoria sino también en la historia del género de terror en nuestro país. La “terrorífica” pareja firmaba hace diez años la sorprendente película de [Rec]y asombraba a propios y extraños con un estilo directo, atrevido y poco habitual que funcionó perfectamente en pantalla. Ambos cineastas volvieron a filmar una fallida [Rec] 2 y luego ya en solitario, Paco Plaza dirigiría una buena precuela [Rec] 3. Génesis, para hacer posteriormente un parón en la dirección de largometrajes.

Cinco años después de su última película vuelve pisando fuerte, y lo hace con una película con personalidad propia y con ganas de sorprender. Basada en unos hechos acontecidos en el madrileño barrio de Vallecas en los años 90, en lo que se vino a llamar “Expediente Vallecas”, Plaza traza su propia versión de los hechos y lo hace proponiendo incógnitas y planteando cuestiones.

La historia puede parecer poco original y ya vista en otras películas: unas adolescentes que se reúnen secretamente para hacer una ouija y tras esa participación comienzan a suceder extraños sucesos en la casa de una de ellas (Verónica) hasta el punto de poner en peligro no sólo su propia vida sino la vida de sus hermanos pequeños. Con esta premisa, parece quedar poco espacio para la originalidad y la sorpresa, pero Plaza se encargará de transformar una historia típica en una magnífica película de terror.

Y lo hará empleando todo un arsenal de elementos ajenos (en discretos homenajes) y propios para conseguir un conjunto que, lejos de perderse en la evidencia de la historia se desliza por inquietantes territorios paralelos, vira hacia silenciosas carreteras secundarias y planea sobre un universo de misterios y de suspenses siempre con la oscuridad de los mensajes dominando el contenido.


(Más imágenes en su galería)



En un primer momento, lo que llama la atención lo bien desarrollado que está el ambiente costumbrista del comienzo de la historia, cuando aún no sabemos nada, lo bien que está ambientada la sociedad española y de barrio de los años noventa, con la inconfundible música de Héroes del Silencio incluida.
Una humilde familia, donde la madre (Ana Torrent, en un papel pequeño pero muy necesario) regenta un típico bar de comidas de barrio y se tiene que acostar tarde, dejando la mayor parte de la responsabilidad de la familia en Verónica (Sandra Escacena) que tiene que cuidar de sus tres hermanos pequeños, en sus tareas diarias. En el fondo sobrevuela la figura paternal, fallecido hace pocos años y que suscita el interés de Verónica, hasta el punto de tener la imperiosa necesidad de comunicarse con él. De común acuerdo con dos amigas se reúnen en secreto para realizar una ouija y así poder hablar con su padre.

En este primer tramo de la película todo funciona adecuadamente como película social, y el momento ouija se ve magníficamente mezclado con un momento eclipse que sucede precisamente en ese momento de la acción, de manera que a través de un excelente montaje nos encontraremos con un fascinante punto de tensión, donde eclipse, espiritismo y religión irán de la mano, y ya no nos abandonarán hasta el final de la película.

A partir de aquí Plaza se empleará a fondo. Realizará todo tipo de trucos para que la historia de terror adquiera personalidad propia, para que el conjunto vaya ordenado y para que nunca se deje de sorprender, y sobre todo de aterrar en un plano de contínua tensión y suspense.

Todo parece ir encajando perfectamente en el puzzle, todo va cogiendo consistencia, y todo parece tener una cierta explicación, dentro del campo paranormal, pero aun así no sabemos qué va a ocurrir finalmente, qué va a pasar en esa casa que parece estar poseída por algo oscuro, y, aún sabiendo que se masca la tragedia (el director ya nos ha preparado para ello al comienzo de la película), no sabemos las consecuencias exactas de la misma, y sí, tenemos a estas alturas miedo de saberlas.

La historia funciona perfectamente por el buen desarrollo del guión y por la buena puesta en escena de determinadas situaciones, pero también por el estupendo trabajo de la joven Sandra Escacena en el complicado trabajo de Verónica, y el importantísimo trabajo en la dirección de los niños Bruna González, Claudia Placer e Iván Chavero que consiguen que la historia siempre contenga el imprescindible sello de autenticidad y que no se desvirtúe en ningún momento. Además Plaza nos deja varios interrogantes, juega con el propio misterio que arrastra al suceso real, y nos plantea opciones en torno a la personalidad de la propia Verónica, y a si lo que está sucediendo está en su propia cabeza o bien se trata de sucesos realmente paranormales para los que no existe explicación aparente.

Todo el conjunto nos deja una magnífica película de terror, una muestra más del buen momento que vive este género en nuestro país y un paso delante en la carrera de un cineasta que si bien nos había dejado ya buenas películas, con Verónica toca un alto techo y del que tiene visos de mantenerse.





sergio_roma00@yahoo.es
twitter Sergio Roma

 

Visitada: 369 veces







Puntuación de los Usuarios

7.14

(5 votos/515 visitas) - Estadísticas >>