CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - El Bar (2017)

Poster

'Bares, qué lugares...'

23/03/2017 - Por

(2/5)

El Bar (2017)
Director: Álex de la Iglesia
Intérpretes: Blanca Suárez [II] (Elena) / Mario Casas (Mario) / José Sacristán / Carmen Machi (Trini) / Terele Pávez (Amparo) / Secun de la Rosa (Sátur) / Alejandro Awada (Sergio) / Jaime Ordóñez (Israel) / Joaquín Climent (Andrés)
Duración: 102 minutos
Sinopsis: Nueve de la mañana: un grupo de personas absolutamente heterogéneo desayuna en un café en el centro de Madrid. Uno de ellos tiene prisa: Al salir por la puerta, recibe un disparo en la cabeza. Nadie se atreve a socorrerle. Están [...]
Lea más en su ficha

Estreno 24 de Marzo de 2017

CRÍTICA



“Bares, qué lugares tan gratos para conversar, no hay como el calor del amor en un bar…”, nos cantaban hace unos años el grupo Gabinete Caligari. En este peculiar bar, conversaciones tendremos un rato, amores algunos, pero sobre todo acción, humor y tensión, ingredientes habituales del cine de Álex de la Iglesia.

Como todo buen bar que se precie, en este nos vamos a encontrar desde el inicio (y tras un buen primer plano secuencia en pleno centro de Madrid con un dinámico cruce de personajes) con una acelerada (el guión lo requiere) presentación de personajes que suelen ser “fauna” habitual de un bar corriente de Madrid a media mañana. En seguida, De la Iglesia nos va a adentrar de lleno en la acción, a través de un suceso que ocurre a la salida del establecimiento y que hará que el resto de parroquianos que están dentro, permanezcan un buen tiempo, con miedo (o pánico) a salir de él.

Una premisa sumamente atractiva, que mejora conforme vamos conociendo a los personajes, y que nos permite distinguir dos partes claramente diferenciadas de la película: cuando no sabemos apenas nada y todo son especulaciones, y cuando ya sabiéndolo esperamos el desenlace. La primera parte es realmente brillante. La segunda muy floja y previsible.

En estos primeros compases de la película nos vamos a encontrar con secuencias y diálogos divertidos, desarrollo de personajes atractivo y sobre todo una tensión previa muy propia del cine de De la Iglesia ( y de los guiones conjuntos con Jorge Guerricaechevarría) y siempre muy sugerente para cualquier espectador, donde, como dice el slogan de la película, efectivamente tomar un café o una caña en un bar les puede costar la vida.
El problema surge cuando ya no se sabe qué hacer con esa trama inicial y luego todo se limita a secuencias de acción y a la proyección habitual de las bajezas del ser humano cuando se encuentra ante una situación límite.

Inicio prometedor, desarrollo emocionante y divertido y poco más a posteriori. Un esquema que se viene desarrollando (tristemente) en demasiadas películas de Alex de la Iglesia, que no encuentra la llave maestra que le permita elaborar una película más redonda como lo fuese La Comunidad, probablemente su mejor película.


(Más imágenes en su galería)




Hubo una época, además donde el elenco de actores era sumamente acertado, especialmente elegidos para la película concreta y precisamente en La Comunidad encontramos un ejemplo perfecto de esto. Llo cual permitía que la película adquiriese mayor grado de autenticidad y de personalidad al estilo De la Iglesia, y se adaptasen con mayor normalidad a un guión muy especial. Pero posteriormente se optó por añadir a actores que no sólo funcionasen con la historia, sino que además conectasen con un público masculino o femenino por razones de estética y de moda. De esta manera, nos encontramos en esta película con una pareja de protagonistas (Mario Casas y Blanca Suárez [II]) que no dan la talla con los papeles otorgados y siendo su trabajo más intenso conforme se va desarrollando la historia, la misma flojea conforme sus interpretaciones se derivan en lo plano y lo limitado, dejando a la película sin el aire fresco que teníamos al comienzo. Todo lo contrario que el resto de actores secundarios (especialmente Terele Pávez y Secun de la Rosa) que resultan perfectos para sus papeles y permiten equilibrar lo anteriormente mencionado con un trabajo muy notable.

Por tanto, y pese a que en un principio todo parece que va a funcionar a la perfección, encontramos cierto punto de decepción que empieza a ser habitual, que no emborrona en cualquier caso el hecho de estar ante un producto sumamente entretenido, y con el sello particular de De la Iglesia, lo cual siempre es de agradecer, y siempre invita a acudir a una sala de cine, aunque se espere mucho más de su talento y de sus guiones.






sergio_roma00@yahoo.es
twitter: @sergio_roma

 

Visitada: 318 veces







Puntuación de los Usuarios

6.5

(7 votos/684 visitas) - Estadísticas >>