CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - Tierra Prometida (2012)

Poster

'Principios variables'

22/04/2013 - Por Evelio Barbero

(3/5)

Tierra Prometida (2012)
Director: Gus Van Sant
Intérpretes: Matt Damon (Steve Butler) / Frances McDormand (Sue Thomason) / John Krasinski (Dustin Noble) / Rosemarie DeWitt (Alice) / Hal Holbrook (Frank Yates) / Titus Welliver (Rob) / Ken Strunk (Gerry Richards) / Lucas Black (Paul Geary) / Scoot McNairy (Jeff Dennon) / Terry Kinney (David Churchill) / Tim Guinee (Drew Scott) / Sara Lindsey (Claire Allen) / Joe Coyle (Michael Downey) / Dorothy Silver (Arlene) / Cain Alexander (Danny Thomason)
Duración: 106 minutos
Sinopsis: Unas prospecciones realizadas en unos terrenos en el interior de Norteamérica han dado positivo, por lo que la gran compañía de gas que las encargó envía a Steve Butler, uno de sus representantes. Butler afirma que es el hombre indicado para [...]
Lea más en su ficha

Estreno 19 de Abril de 2013

CRÍTICA



‘Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros.’ Esta cita de Groucho Marx define perfectamente el espíritu dominante de la nueva colaboración entre Gus Van Sant y Matt Damon. Aunque ambos, como director y co-guionista (junto a Ben Affleck) consiguieron un gran resultado con El Indomable Will Hunting, su segunda experiencia juntos (esta vez escrita por Damon con el otro hermano Affleck, Casey) tuvo una acogida bastante más tibia y más cercana a la sensación que va a dejar este tercer intento de trabajar juntos. Gus podrá decir (con toda la razón) que no es culpa suya, que le confiaron un guión y que él ha cumplido con su trabajo lo mejor que ha podido, dotando a esta historia de intereses rurales de su oficio y de su estilo habitual.


(Más imágenes en su galería)



Damon tiene menos excusas. Como guionista, esta vez con la colaboración del también protagonista John Krasinski, ha construido una historia sobre la convivencia de valores humanos e intereses empresariales que se sostiene de forma interesante durante los dos primeros actos pero a la que le flojean las piernas a la hora del desenlace por causas poco entendibles como atacar a la propia esencia de su personaje. El hombre que actúa de forma justificada por su propia experiencia se convierte en el domable Matt Damon cuando se encuentra con alguien que juega mejor que él a la hora de ser estratega. O dicho de otra forma: Estos eran mis principios, ahora quizás no los quiera. Y ojo, que la actitud redentora de alguien que finalmente ha visto la luz reconociendo su error no me parece mala per se. Lo que molesta es que parece por lo que muestran que los valores de su personaje están más que curtidos, que es el mejor de su empresa, que no es ni mucho menos el primer pueblo al que llega para vender su producto cual charlatán de feria con su mejor traje y su mejor cara. Para luego besar la lona al primer mamporro. Poca resistencia para unos principios que parecían tallados en piedra.

Es una pena la salida tan facilona y blandengue de una historia que, sin levantar pasiones precisamente, se sustentaba bastante bien, en buena parte gracias a una corte de secundarios como la siempre cumplidora Frances McDormand, el incombustible Hal Holbrook o el embaucador John Krasinski, pero el final amaga con llevarse por delante gran parte de lo conseguido.

 

Visitada: 857 veces






Puntuación de los Usuarios

6.44

(21 votos/3342 visitas) - Estadísticas >>