CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - La Pasión de Cristo

Poster

'Formidable'

28/03/2004 - Por Cyriax

(4/5)

La Pasión de Cristo
Director: Mel Gibson
Intérpretes: Jim Caviezel (Jesus) / Monica Bellucci (Magdalena) / Claudia Gerini (Claudia) / Maia Morgenstern (María) / Sergio Rubini (Dismas) / Rosalinda Celentano (Satan) / Hristo Jivkov (Juan) / Luca Lionello (Judas) / Hristo Shopov (Poncio Pilatos)
Duración: 127 minutos
Sinopsis: La Pasión de Cristo recrea las últimas doce horas en la vida de Jesús de Nazaret desde el momento en el que acude al Huerto de los Olivos (Getsemaní) a orar tras la Última Cena, enfrentándose a las tentaciones de Satanás. [...]
Lea más en su ficha

Estreno 2 de Abril



Crítica



Viernes, entradas las 12 del mediodía.

Salgo del cine donde se ha ofrecido el pre-estreno de "La Pasión de Cristo" con la cara algo desencajada, la mente obstruida y el corazón dolorido.

La sala estaba casi llena y recuerdo haber notado mucho más alboroto de la gente antes del pase que después; la mayoría salimos serios, pensativos, tocados. Esa es la palabra mágica: tocados.

Nunca pensé que Mel Gibson fuera a hacer una película tan bella, y trataré de justificar esta opinión:

Técnicamente es una película muy buena (la fotografía, la escenografía, la muy buena banda sonora al estilo de "Gladiator", el vestuario, los actores (más adelante hablaré de ellos)... los flashbacks muy bien introducidos, la simbología -es una película llena de símbolos-, y la adaptación casi perfecta del "guión" que es la Biblia (El único "pero" que veo es que Mel Gibson se tomó la libertad de introducir al Diablo como malformación, monstruo, serpiente,... literalmente hablando).

Los actores son de lo mejorcito; lo buena que es la actuación, la pronunciación y tonalidad del arameo y del latín que hablan; la expresividad tan real, tan perfecta...

Jim Caviezel es el Jesús deseado, el Jesús de a pie, ese que está, no vive rodeado de la aureola de "hijo de Dios"; la expresividad de Caviezel, la estética, la emotividad que suscita cada imagen de Jesús hijo, amigo, hermano, niño y hombre, de Jesús mancillado, apaleado y crucificado... son algo digno de guardar en la memoria.

Maia Morgenstern (María, madre de Jesús), lleva una gran peso emotivo (su frase "¿por qué no me dejas morir contigo, hijo?" expresa su misión corredentora, aparte de su misión como madre) y está fabulosa. Y Mónica Bellucci quizás esté en su mejor papel, aunque es más expresivo que nada.

Mención especial a la cantidad y calidad de expresiones faciales, miradas y gestos; donde los subtítulos no pueden poner nada, las miradas, gestos y expresiones faciales hacen el resto; Juan, que acompaña a María Magdalena y a María durante el calvario de Jesús, no dice ni una palabra pero con su mirada lo dice todo. Y así con los nombrados Caviezel, Morgenstern, Bellucci y resto de secundarios y extras, la expresividad muda cobra un papel también muy importante a la hora de generar emociones en el espectador.

En cuanto al mensaje, pienso que no es una película ni antisemita ni violenta; antisemita no es porque simplemente denuncia el papel de los sacerdotes Fariseos y de los Romanos en la muerte de Jesús; además, aclara que el pueblo Fariseo estaba "manipulado" por esos sacerdotes, y que no todo el pueblo deseó la muerte de Jesús, pues también los hubo que se jugaron la vida por querer defenderle, incluso por darle agua, un abrazo...

Los romanos se quitaron la patata caliente de encima y quizás fueron los que más culpa tuvieron, los que mayor dolor físico dieron al que luego sería Crucificado.

La violencia existente en el film es violencia justificada, pues lo que la Biblia narra y describe es lo que la película muestra, ese castigo brutal del hombre contra el hombre, y lo que el espectador ve es lo que le va a hacer pensar casi seguro después de que acabe la película: en mi opinión, aquel que sea creyente, saldrá reforzado (yo he salido reforzado); aquel no creyente saldrá haciéndose preguntas de todo tipo, preguntas impulsadas por el sufrimiento y humillación que ha visto dar a Jesús.

Ya para acabar suscribo que "La Pasión de Cristo" es una película formidable, y no sólo eso, sino también una ayuda para el auto análisis y también un claro reflejo de que en Mel Gibson había algo dentro que quería salir, como un espina clavada, y ha salido, -Gibson transmite que él se siente culpable también de la muerte de jesús; de hecho, la mano que pone el primer clavo es suya-.

 

Visitada: 12764 veces






Puntuación de los Usuarios

7.03

(253 votos/26442 visitas) - Estadísticas >>