CINeol

O utiliza la Búsqueda Avanzada




Crítica - La Mitad de Óscar

Poster

'El sonido del silencio'

16/03/2011 - Por Evelio Barbero

(3/5)

La Mitad de Óscar
Director: Manuel Martín Cuenca
Intérpretes: Rodrigo Saenz de Heredia (Óscar) / Verónica Echegui (María) / Dennis Deyrie (Jean) / Manuel Martínez Roca (Manuel) / Elena Saganovska (Elena) / Antonio de la Torre (Taxista)
Duración: 85 minutos
Sinopsis: Óscar es guardia de seguridad en una salina. Tiene 30 años y vive solo. Su vida consiste en ir cada día al trabajo, ponerse el uniforme, colgarse la pistola y sentarse a mirar montañas y montañas de sal. Al mediodía suele [...]
Lea más en su ficha

Estreno en España: 18 de Marzo de 2011

CRÍTICA



El cine está plagado de recursos narrativos, algunos más amables con el espectador, otros más acordes con la forma en que el director de turno trata de contar su historia. De él depende que este segundo supuesto aporte una visión necesaria para lo que quiere contar cruzando una delgada línea que puede y suele separar lo correcto de lo que no. A Manuel Martín Cuenca le ha ocurrido con su nueva película. Tratar de focalizar la soledad del alma a través del sonido del silencio, hecho con el tacto necesario, da una fuerza visual bastante acertada a la propuesta, pero esa delgada línea de la que hablaba, se acaba volviendo en su contra por el uso y abuso a la que se ve expuesta. Es pasar del recurso al recreo, de lo necesario a lo prescindible, de lo correcto a lo banal.


(Más imágenes en su galería)



Tanta trascendencia se muestra exagerada al ver donde acaba el viaje. La puesta en escena desoladora es la esencia para narrar el vacío interior del personaje de un notable Rodrigo Saenz de Heredia, vigilante solitario que lucha internamente contra el secreto que no puede compartir con nadie. Su más que tranquilo lugar de trabajo y las silenciosas visitas al hospital ayudan a entender la carga emocional que arrastra el protagonista. Son los artificialmente estirados planos que, se supone, pretendiendo enfatizar la soledad y los silencios incómodos, los que acaban dando muestras de un cine contemplativo que excede a lo que la historia demanda.

Uno llega a plantearse el motivo real de esos interminables planos mudos. Quizás la historia era demasiado extensa para ser un cortometraje y demasiado corta para llegar a ser un largometraje. El caso es que la historia, que arranca con su punto de interés, se acaba diluyendo en su propia trampa, esa búsqueda del silencio por la que no se puede culpar al director, ya que en su justa medida hubiera sido una forma bastante acertada de contar su drama.

Pese a que el prácticamente desconocido Rodrigo Saenz de Heredia lleva casi todo el peso específico de la película con gran aplomo dada su alta carga emotiva, lo cierto es que la cinta gana enteros con la presencia de dos secundarios de lujo en sus breves papeles. Justo es reconocer la habitual solvencia de Antonio de la Torre, esta vez en una breve aparición, pero el descubrimiento ha sido un Manuel Martínez Roca, que interpretando al compañero jubilado de Oscar transmite los pocos momentos simpáticos que a modo de tregua concede la narración.

La propuesta de Manuel Martín Cuenca se queda en interesante. Habrá a quién el uso indiscriminado del silencio en esta cinta le encante y habrá a quién le produzca rechazo. Es lo que tiene salirse de los convencionalismos narrativos. En cualquier caso, lo peor que puede pasarle, como ha sido mi caso, es llegar a provocar por su abuso un poso de indiferencia.

 

Visitada: 3660 veces






Puntuación de los Usuarios

5.59

(7 votos/6643 visitas) - Estadísticas >>